Uber planea la disrupción de la movilidad intermodal

Bicicleta eléctrica de Uber

Uber lanza JUMP, su bicicleta eléctrica, en la Ciudad de México lo que la convierte en la primera ciudad latinoamericana en utilizar la plataforma multimodal de Uber.

¿Qué hace a JUMP diferente a otros sistemas de bicicletas públicas?

Es una alternativa de movilidad intermodal

Mujer con bici Jump

Hoy más que nunca, la tecnología ha permitido generar cambios exponenciales en la manera en la que hacemos muchas cosas de la vida cotidiana. Al integrar a la bicicleta como una alternativa para sus usuarios, Uber está abriendo la posibilidad de poder planear y llevar a cabo viajes intermodales a través de una sola aplicación. En la Ciudad de México, será posible iniciar tus trayectos en una Jump y combinarlo con un Uber X, por ejemplo. Pero esto podría ser solamente el principio de algo más grande y disruptivo en la forma en que nos movemos y planeamos nuestros traslados en esta ciudad.

En la ciudad de Sídney, Australia, Uber ha integrado a su app información sobre transporte público, en tiempo real. Además, trabajan con el Gobierno de Nueva Gales del Sur para integrar el pago de pasajes del transporte público a la aplicación. El objetivo final es ofrecer la oportunidad de planear, realizar y pagar tus viajes desde una misma aplicación.

JUMP arranca con miles de usuarios potenciales

Bicicletas de Uber

La bicicleta compartida de Uber llega a la Ciudad de México con una clara ventaja. Uber cuenta con miles de usuarios activos mensuales en la Ciudad de México, lo que significa que este mismo número de personas tiene la posibilidad de acceder a esta nueva alternativa de transporte sin necesidad de nuevas suscripciones e instalación de más aplicaciones.

Está diseñada para hacer tu trayecto más eficiente

Mujer en bicicleta Jump

Tal vez te preguntes: ¿qué sabe Uber de bicicletas? JUMP fue fundada originalmente en el 2010 como Social Bicycles y desde entonces se ha enfocado el desarrollo de innovación en hardware y software para sistemas de bicicletas compartidas.

En 2018, Uber integra las bicicletas eléctricas JUMP en un proyecto piloto en San Francisco, en el que las bicicletas podían ser reservadas desde la aplicación de Uber. Después de haber demostrado su potencial Uber adquiere JUMP Bikes y comienza a ofrecer sus bicicletas y scooters como nuevas alternativas de transporte en Europa. Toda esa experiencia se traduce en un diseño que incorpora detalles únicos para el commute en una ciudad como la CDMX.

Bicicleta eléctrica de Uber
  • Es una bicicleta asistida de 3 velocidades, motor 250 watts en la rueda delantera y velocidad máxima de 25 km/h.
  • La autonomía de su batería es de 50 km aproximadamente.
  • Su cuadro cuenta es de diseño bastante robusto y una geometría bastante cómoda.
  • Cuenta con una canastilla frontal que te permite transportar tu carga de manera segura.
  • El cuadro integra un cubre cadena, el cual te permite vestir como tú quieras y no te ensuciarás de grasa.
  • La bicicleta está equipada con luces de LED (delanteras y traseras) y una campana.
  • La cereza en el pastel es su soporte para celular que te permitirá navegar por la ciudad y llegar a tu destino siguiendo la ruta más eficiente y segura.

Su diseño incluye medidas antirrobo

Características bicicleta Jump

No existe bicicleta imposible de robar y las bicis compartidas tampoco son inmunes a este mal. Para desincentivar el robo de las unidades, la bicicleta JUMP, incluye algunas características especiales:

  • La bicicleta incluye un candado integrado en la parte trasera.
  • El diseño incluye piezas especializadas para esta bicicleta y no son compatibles con otras.
  • Obviamente, todas las bicicletas están equipadas con GPS para poder rastrearlas en todo momento.

En resumen, la diferencia principal, y quizá la más emocionante, para los Chilangos que usan la aplicación de Uber es la integración a un sistema que facilita la intermodalidad desde una sola plataforma.

Presentación bicicleta JUMP de Uber

Por lo pronto, quienes usan el servicio de Uber podrán salir de casa, evitar el tráfico de las horas pico en bicicleta, y si llueve podrán optar por subirse a un Uber X. Ahora tendrán una alternativa más para moverse en su ciudad. Más aún, si Uber logra integrar al transporte público a la ecuación, no habría duda que alcanzarían la disrupción tan necesaria para cambiar el paradigma de movilidad en muchas de las urbes en Latinoamérica.

Cómo funciona JUMP

Cómo funciona Jump de Uber
  1. A través de la app de Uber, los usuarios deberán seleccionar la opción de “Viaje” en la parte superior de la pantalla y posteriormente la opción “Bicicleta”.
  2. Después, la app identificará la bicicleta más cercana al usuario y podrán reservarla.
  3. Una vez apartada la bicicleta, los usuarios tendrán hasta 10 minutos para acercarse al punto de recogida, escanear el código QR de la unidad e iniciar su viaje.
  4. Al concluir su traslado, los usuarios deberán dejar la bicicleta evitando bloquear banquetas o rampas de accesibilidad.

El servicio estará disponible para los usuarios de 5:00 a 00:30 horas. Por el momento, la operación iniciará en las zonas de Polanco, Anzures, Juárez, Condesa, Roma y Cuauhtémoc. Pero el objetivo es ir extendiendo la zona de servicio progresivamente.

Es importante señalar que todos los viajes están asegurados por AXA. El seguro protege al usuario y a terceros mientras esté usando una bicicleta JUMP.

Los retos que Uber tendrá que enfrentar

Bicicleta de Uber en CDMX

Para lograr un sistema de intermodalidad urbana efectivo, y que también sea lo más amable con el medio ambiente, Uber deberá desarrollar soluciones viables a los siguientes retos:

  • El polígono inicial de operación, definido por la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México, es bastante reducido. Para que JUMP se convierta en un verdadero actor de la movilidad intermodal será importante ampliar su cobertura.
  • Habrá que ver si Uber puede mitigar el robo de unidades, problema que ha sufrido Mobike y ha llevado a Grin a detener operaciones en la ciudad.
  • Será importante encontrar la manera en que el proceso de recolección, recarga y reubicación de las bicicletas sea más sustentable. Según The Guardian, este proceso descompensa muchos de los beneficios medio ambientales de moverse en scooters y bicicletas eléctricas compartidas.
  • Persiste el debate en cuánto a las baterías, sus materiales y su deshecho.