¿Por qué te duele el trasero al andar en bicicleta?

Andar en bicicleta no debe doler, por el contrario. Si lo hace, es señal de que algo no está del todo bien.

En el ciclismo, como en cualquier otra actividad física, al principio de practicarla, es normal que se presenten ciertos dolores, sobre todo en los músculos. Eso, más que preocuparte, en muchas de las ocasiones es una señal de que los músculos están trabajando, pero es indispensable aprender a distinguir entre un dolor: producto del esfuerzo y aquel que es señal de una lesión.

Si se trata de dolor en las nalgas (trasero) cuando eres principiante, no te asustes, en la mayoría de las ocasiones esto es normal, como ya lo mencioné: es señal de que los músculos se están ejercitando. Sin embargo, hay algunas otras razones que a continuación examinaremos, que generalmente con un asiento adecuado; un ajuste en la configuración de tu bici, el estilo de montar la bici  y con la ropa adecuada – si pedaleas grandes distancias-, se resolverán.

No eres tú es el sillín

En esto del ciclismo urbano –y en todas sus modalidades-  encontrar el sillín perfecto para tu bici es como encontrar el compañero de vida ideal: puede ser un largo viaje y probablemente tendrás algunas desilusiones en el camino. Y como todo en la vida, algunos encontrarán el asiento perfecto (o alma gemela) de inmediato; para otros, el viaje puede tomar años. No te desanimes y busca hasta encontrar, ya que de ello dependerá que tengas una relación saludable con tu bici.

El asiento adecuado es muy importante para hacer de tus traslados en bicicleta seguros y cómodos, pero sobre todo, evitar ese molesto dolor en el trasero. Un asiento inadecuado, así como una pareja inadecuada no sólo te traerá molestias, también puede acarrearte padecimientos físicos y hasta lesiones, evitarlos es más sencillo de lo que crees.

Sin importar la distancia de tus recorridos algo que deberás tener en cuenta para evitar rozaduras, y molestias en el área pélvica (genitales; perineo; glúteos, nalgas, trasero, etcétera) es el tipo de asiento y su posición (altura y ángulo o inclinación).

Pero antes de continuar dejemos algo bien claro: Tienes que estar sentado sobre tus huesos y no sobre tu tejido blando. Este es un error muy común en el ciclista novato, siempre quiere un asiento acolchado en extremo, y eso, conforme acumulas kilómetros afecta a tu trasero.

Errores comunes

Es común posicionar nuestro asiento con una escasa altura, esto puede dar una falsa sensación de control y seguridad, sobre todo si eres nuevo en esto de andar en bici, pero no sólo dañaras tus rodillas, sino que también dejarás de aprovechar adecuadamente toda la energía que produces con tu pedaleo. Por otro lado, subirlo en demasía  hará que la posición de la cadera sea demasiado alta provocando que el asiento se clave directamente en la uretra y todo el tejido blando de esa región (en hombres traerá problemas de próstata y en mujeres insensibilidad en los genitales, entre otros males).

La altura correcta

La altura del asiento  es una de las cosas más importantes a tener en cuenta, ya que nos ayudará a tener una posición correcta y estable de la cadera. Además ayudará a evitar lesiones en las rodillas y aprovecharás mejor la energía de tu pedaleo. Un consejo para conocer la altura adecuada en que debes poner tu asiento, es pararte con la bicicleta a un costado y posicionar el tope del asiento a la altura de tu cintura.

El asiento correcto

Contar con el asiento adecuado es un punto para tener en cuenta. Si tu asiento no es cómodo, tus traslados no lo serán. Los conocedores  indican que, al igual que en una silla, una superficie plana y con cierta rigidez es más cómoda que una blanda y evita las incómodas rozaduras del acolchado. Es cierto, un asiento blando o muy acolchado podrá ser una tentación, pero evítala, porque un asiento suave se siente bien durante unos 20 minutos pero después, tus nalgas te lo reclamarán ¡créeme!

Hay distintos tipos de asientos que servirán para distintas clases de ciclismo, nos enfocaremos en el asiento para bicicleta urbana,  puede ser acolchado en gel. Éste da mejores resultados que los tradicionales de espuma.  En cuanto a la superficie, la parte trasera del asiento será mejor que sea ancha –pero considerando que tus huesos embonen en él- que angosta, ya que esto favorece la oxigenación de los genitales.

El ángulo  del asiento también es un factor configurable al que hay que prestar atención, es importante su inclinación. Lo normal es tener el asiento completamente horizontal con la punta ligeramente levantada, pero podemos adaptar la inclinación hasta que no notemos incomodidad; dolores ni rozaduras, siendo esa la adecuada para nosotros (también la potencia adecuada en el manubrio es primordial para obtener una buena posición durante el pedaleo y no recargues de más tu peso ya sea en tus manos en tu trasero).

Recuerda que una posición cómoda evitará lesiones y con eso disfrutaremos de nuestros traslados en bicicleta, no es necesario comprar el asiento más costoso si no el que se adecue a nuestra anatomía.

Otras causas

Ahora, también existen dolores en las nalgas y el área del perineo que pueden ser generados por otras fuentes. Por ejemplo, si ya no eres principiante y aún continúa sufriendo tu trasero por el dolor,  posiblemente se deba a algunas de estas razones.

Cuando pedaleas muchos kilómetros: Rozaduras por el sudor

Puede suceder incluso si tienes el mejor asiento y la bici en la talla adecuada, pero sobre todo si pedaleas por tiempo prolongado o por muchos kilómetros en un clima caluroso. El asiento, tu ropa y los cristales –microscópicos- de sal de tu sudor, se confabulan en tu contra para servir como papel de lija en tu trasero. Es aún peor, cuando es húmedo o de plano llueve,  porque la piel mojada es particularmente vulnerable al roce.

Esto lo puedes corregir de algunas maneras: una de ellas es descansar del asiento un par de días y mantener el área limpia y seca.

Para evitar la recurrencia, toma algunas medidas para eliminar todos los puntos de fricción con esa piel sensible.

Invierte en pantalones cortos (short para el ciclismo o culotte) con un revestimiento de gamuza u otros materiales –pueden ser sintéticos- en la zona genital y parte de las nalgas, que siendo de la talla adecuada para ti, sirven muy bien de recubrimiento.

Utilizado correctamente, el relleno de gamuza -u otro material- en tus pantalones cortos de ciclismo es la mejor defensa contra el dolor y rozaduras. Ten presente que cuando usas este tipo de prenda: nada de ropa interior, usarla en combinación con tu short de ciclismo, sólo es buscarle problemas a tu trasero.

Considera utilizar una crema o chamois, ideados para el ciclismo, ya que su uso sirve de lubricantes para el trasero, y muchos de ellos contienen lavanda, eucalipto, aloe, y otros agentes antibacterianos naturales que ayudan a prevenir las infecciones. En el caso de las mujeres, tengan cuidado de usar los que son exclusivos para el hombre, porque algunos de ellos en contacto con la vagina pueden generar picazón y ardores –existen las especiales para mujer-.

Cargar mucho peso sobre el dorso

Sí, lo acabo de vivir, 63 kilógramos a la espalda en una mochila –obvio para bicimensajería- me dejaron, hace un par de días, con un dolor en el área que, hace mucho, pero mucho tiempo no había sufrido. El cargar ese peso por 10 kilómetros, fue suficiente para dejarme el  doloroso recuerdo de que el cuerpo es frágil y yo, ya no soy joven.

Todo se debió a que el exceso de peso comprimió mi área pélvica contra el asiento y eso fue suficiente para una rozadura y dolor en el trasero, que me duro tres días.

¿Cómo evitarlo? Muy sencillo, no carguen tanto peso en su espalda para que no les comprima el trasero contra el asiento. Así de sencillo.

Síndrome piriforme

En algunos casos –los menos-,  es posible que experimentes dolor en el trasero debido a algo que se le conoce de acuerdo con Media Graphic, una empresa editorial en el ramo médico, como Síndrome Piriforme, que es: una afección en el músculo piriforme, que se ubica en la región de las nalgas y, que irrita el nervio ciático y causa dolor, hormigueo y entumecimiento del trasero,  y que puede correr por la pierna y pie, muy parecido al dolor de ciática. Este tipo de dolor continuará aun cuando hayan probado los remedios que aquí les sugiero, así que lo más inteligente es parar unos días de usar la bicicleta y acudir a su médico cuanto antes.

Además de lo anterior, una manera eficaz de hacer frente a los posibles dolores de trasero es: fortalecer con ejercicios específicos, sentadillas y otros ejercicios que fortalezcan las caderas y glúteos. Construir caderas fuertes y estables representa una mejor estabilidad en la rodilla y un golpe de pedal más fuerte y saludable, con lo que podrás aprovechar todo el poder de tus glúteos y crear un trasero como roca que, además lucirá muy bien en ese short de lycra o jeans ajustados.

Estas solamente son recomendaciones, que nunca sustituirán tú propia experiencia, la cual sólo se obtiene pedaleando. Ninguno de mis consejos, podrán sustituir la asesoría de un médico calificado, no dejes de consultarlo en cuanto sientan dolor por más de dos días.

  1. Hola… pues se que no viene mucho al articulo pero he visto que siempre tienen buenos consejos y quisiera preguntar…estoy pensando en hacer un viaje de más o menos 400km en bicicleta que consejos prácticos me pueden brindar para esta travesía muchas gracias sus artículos ya han sido de gran ayuda

    1. Hola.
      Bueno, en el sitio hay literatura al respecto, pero puedo complementarla, no sin antes felicitarte por ese viaje que emprenderás. ¡Perfecto!
      Y ya en el tema, ¿has pensando en?
      *Tu condición física
      Antes de empezar la travesía, debes plantearte que, hacer un viaje en bici, no tiene por qué implicar altas velocidades, ni muchos kilómetros pedaleados en etapas maratónicas, 100km por día, son excelentes y muy fáciles de pedalear, recuerda que en este tipo de viajes de lo que se trata es de disfrutar.
      *La bicicleta para el viaje
      Si bien en cualquier bicicleta se puede hacer, sería bueno que contemplaras el tipo de bicicleta que necesitas para hacer todo más fácil.
      *Prepara la ruta y el viaje
      Aunque una de las bellezas de este tipo de viajes es la libertad y la improvisación sobre la marcha. El planear la ruta y las horas que destinarás a pedalear te harán el viaje más sencillo. Por supuesto que siempre estará sujeto a cambios de último momento, pero es bueno partir de un plan.
      *El equipamiento (herramienta, refacciones, tienda de campaña, bolso de dormir)y tu equipaje (ajuar, comida).
      Este punto me parece importante, pues el llevar justo lo que necesitas te evitará pedalear con carga que no necesitas y todo será más sencillo.
      Échale un ojo a las secciones en el sitio y ahí encontrarás mayor información para hacer d tu viaje todo lo que buscas y un poco más.
      Saludos y felices y seguras pedaleadas durante todo tu viaje.

  2. Perdón que pregunte esta pavada en este articulo que si bien no era lo que buscaba me ha servido muchísimo!

    hace unos dos meses que comencé a utilizar bici para moverme en la ciudad, de hecho al trabajo tengo unos 24km (ida y vuelta) y he notado que la cola o los glúteos se me han deformado (si me miro de frente al espejo, noto que me ensanche hacia los costados) ¿esto puede ser por la bicicleta?

    Muchas gracias y perdón nuevamente por la pregunta tonta en un articulo tan interesante.

    1. Hola.
      No mujer, no te preocupes, pavada sería quedarse con la duda.
      No creo que tenga relación. Sin embargo, para saber que está sucediendo, depende de factores como la anatomía de tu cuerpo (al menos hay 5 tipos diferentes para el cuerpo de la mujer), genética (herencia), alimentación y algunos otros.
      Ahora, posiblemente lo que te esté sucediendo es que con el ejercicio las líneas redondeadas que generalmente acompañan al cuerpo de la mujer se están endureciendo, pero es difícil saber si es esto lo que te sucede. Además de que con la edad nuestro cambia (incluso haciendo ejercicio).
      Yo te recomendaría que pongas atención en si has aumentado tu ingesta de alimentos que, también puede ser que con el ejercicio estés aumentando tu consumo de calorías y no las estás gastando todas en la bici.
      Gracias a ti, cuídate mucho y espero poder contestar tus dudas en otra ocasión.
      Saludos.

    1. Hola, John.
      Pues mucho dependería del país y ciudad en la que radiques, pero para comenzar sería bueno que te acerques a los grupos de ciclismo de tu localidad y les preguntes si hay ahí gente que dé cursos. Mientras tanto, te comparto un enlace a una nota https://labicikleta.com/como-convertirte-en-un-gran-mecanico-de-bicis/al respecto de cómo convertirse en un mecánico de bicis.
      Otra opción que te puedo compartir es que cheques a través de internet en los sitios de Shimano o Park Tool, para conocer si tienen cursos en tu localidad. Estos cursos además de que te capacitan, tienen valor curricular.
      Y otra opción es la de ser autodidacta y leer algunos libros y manuales sobre mecánica de bicicletas. Algunos de los títulos que me vienen a la mente ahora mismo sería: Big Blue Book Bicycle Repair, de Park Tool; Mountain Bike Maintenance: Repairing and Maintaining the Off-road Bicycle de Rob Van der Plas; The Total Bike Maintenance Book: DIY Repairs Made Easy de Mel Allwood; The Bicycling Guide to Complete Bicycle Maintenance and Repair de Todd Downs.
      En fin son muchos y muy variados; los que te menciono aquí, son libros que en lo personal yo tengo y me han servido. Los puedes adquirir en versión digital o impresa a través de Amazon, pero por ahí hay versiones en PDF, que podrás descargar absolutamente gratis.
      Saludos.

  3. Muy interesante y bien planteado su artículo, confieso que además de ser asiduo a la bici, también lo soy a leer, y me gusta mucho la elocuencia con la que escribe, lo felicito. Había dejado de leerlos por alguien que escribe aquí a quien no critico pero le encanta escribir el o la y poner en todo masculino y femenino, cosa que la real academia critica con la reciente manera “inclusiva” (obsesiva) del gobierno venezolano. Sigan el buen rumbo que nos lleven a las ciclo vías. Feliz día

    1. Hola, Carlos.
      Aun sin tener el placer de conocerte personalmente, me aventuro a decir que me parece que la dicha de la vida te rodea por dónde lo veas: Te gusta la bici y te gusta aún más leer, y esas dos actividades, vaya que son enriquecedoras en muchos aspectos para tener una vida feliz y plena.
      Agradezco mucho tu comentario.
      Espero que sigamos contando con tu preferencia.
      Un saludo desde la Ciudad de México hasta Venezuela.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendado para ti
5 errores comunes al usar los cambios de tu bicicleta