Ladrón de bicicletas
Foto: Rainer Fuhrmann

Quién se roba tu bicicleta y cómo lo hace

El robo de bicicletas es un delito que aqueja a las urbes de todo el mundo. Para reducir el riesgo de convertirte en víctima, lo primero es entender cuál es el modus operandi de los ladrones de bicicletas.

Tipos de ladrones de bicicleta

Ladrón de bicicletas

Podemos clasificar a este tipo de maleante en dos grandes grupos. El primero será el ladrón de oportunidad, aquel que aprovecha la ocasión que le ofrecen los sistemas de seguridad deficientes.

El segundo grupo es el profesional. Ese desvergonzado que se dedica de lleno a esta actividad y está ideando la forma de arrebatarnos nuestra amada bicicleta, por más segura que esta esté.

Ladrones de bicicleta oportunistas

Ladrón oportunista de bicicletas

Este tipo de bandido es el más común, sobre todo en ciudades grandes. Siempre preferirá robar algo que no le cueste trabajo. Busca bicicletas que sean presas fáciles con el tipo de herramienta que lleva consigo y que la ocasión sea propicia.

En la mayoría de los casos buscará bicicletas que estén aseguradas con cables de acero, u-locks débiles, cadenas y candados pequeños, que sean fáciles de quebrar. Para el ladrón de oportunidad no hay bicicleta barata o demasiado vieja si la oportunidad se presenta.

El utilizar un buen sistema de seguridad y usarlo de manera correcta será suficiente para mantener tu bicicleta a salvo de este tipo de ladrones.

Herramientas típicas del ladrón de bicis oportunista

Pinzas de corte para robar bicletas
Foto: Knipex

Sus manos

Por increíble que suene, existen sistemas de seguridad baratos, que se pueden violar sin el uso de herramientas. Muchos de estos sistemas consisten en cables de acero trenzado y cadenas con eslabones de calibres delgados.

Alicates para cortar cables

Un alicate o pinzas de corte son suficientes para trozar la mayoría de los cables de acero trenzado en cuestión de unos segundos. Al ser herramientas baratas y fácil de llevar en el bolsillo, esta es la más utilizada por los ladrones de bicicletas oportunistas.

Cizallas pequeñas a medianas

Comúnmente utilizadas para cortar pernos, se fabrican en una amplia variedad de tamaños. Las más pequeñas y comunes para el ladrón de oportunidad son las cizallas de 8 a 12 pulgadas (20 y 30 cm). Esta herramienta puede cortar diferentes materiales como láminas, cadenas y alambre trenzado de acero. Se oculta fácilmente en una mochila y puede cortar cables de acero de todos los calibres y algunas cadenas con facilidad.  

Barreta pequeña

Esta herramienta también es fabricada en una variedad de tamaños. Las barretas, y otras piezas de metal largas a menudo son usadas como palancas para romper candados del tipo u-lock o para torcer y romper cadenas y cables de acero. 

Cuanto más larga sea la herramienta, se podrá ejercer mayor palanca y será más sencillo violar una cerradura. Obviamente entre mayor sea el tamaño, más difícil de ocultar será, pero nuestro ladrón de oportunidad sabe que una barreta que se puede ocultar en una mochila, es suficiente para hacer presa a una bici que está asegurada con un sistema deficiente. 

Martillo

Los mecanismos baratos y de baja calidad pueden romperse en pedazos utilizando un martillo de tamaño estándar. Para el ladrón de oportunidad, es mucho más fácil quebrar un mecanismo de seguridad contra el piso, si este es de concreto. Por lo tanto, una buena técnica de bloqueo que mantenga el mecanismo de seguridad apartado del suelo es una buena solución.

Ladrones de bicicleta profesionales

Esmeril para robar bicicletas
Foto: Andrew Tili

Por otro lado, el ladrón de bicicletas “profesional” suele tener acceso a una gran variedad de herramientas más sofisticadas. Este pillo por lo general apunta a las bicicletas de gama alta e incluso puede robar bajo pedido.

Un ladrón especializado puede vencer cualquier cerradura, si se le da el tiempo suficiente. Para desalentar a este tipo de ladrones se requiere de sistemas de alta seguridad y tener especial cuidado de dónde y por cuanto tiempo dejas tu bicicleta desatendida.

Herramientas típicas del ladrón de bicis profesional

Herramientas para robar una bicicleta
Foto: Andrew Tilin

Cizallas grandes

Si los cortadores de pernos de escasos 20 cm pueden cortar sin dificultad un cable de acero trenzado y grilletes de acero, imagina lo qué puede hacer uno de mayor tamaño. Con una cizalla de unos 40 cm y el tiempo suficiente se puede cortar hasta el grillete de acero de un u-lock con nivel medio de seguridad.

Herramientas eléctricas 

Un esmeril eléctrico o amoladora angular portátil es una herramienta común y de suma eficacia para el ladrón profesional. Aunque son ruidosas y producirán chispas al cortar, si la bicicleta se encuentra en un lugar con poca visibilidad y/o tráfico de peatonal el ladrón no dudará en utilizarla.

Ni el candado más resistente es infalible a un esmeril. Sin embargo, un sistema con alto nivel de seguridad opondrá más resistencia y tomará más tiempo para cortar. Esto, combinado con un buen uso del sistema de seguridad y el asegurar la bicicleta en un lugar apropiado podrán desincentivar al ladrón.

Herramientas hidráulicas

Originalmente utilizadas para levantar cientos de kilos de pesos, este tipo de herramientas son capaces de ejercer suficiente presión para violar los candados con mayor nivel de seguridad.

Los gatos de botella hidráulica son utilizados por ladrones profesionales de bicicleta que saben perfectamente que no hay sistema o mecanismo de seguridad que se les resistan. Introducidos en el espacio entre el cuerpo y el grillete de un u-lock, este mecanismo es capaz de ejercer suficiente presión para destruir el candado más seguro.

Sin embargo, no todo está perdido, pues con que sigas un procedimiento adecuado de aseguramiento en el que evites dejar espacios que sirvan para que puedan ser introducidos y ejerzan su presión sobre el mecanismo de seguridad, será suficiente. 

Disminuye la probabilidad de sufrir el robo de tu bicicleta

Herramienta para robar una bicicleta
Foto: Dan Roe

No hay manera de garantizar que nuestra bicicleta estará a salvo. Lo único que podemos hacer es disminuir la posibilidad de que nuestra bicicleta sea robada. Para lograr esto es importante considerar tres factores fundamentales:

  1. Un sistema de seguridad con nivel adecuado
  2. Usar el sistema de manera adecuada
  3. Dejar la bicicleta en un lugar seguro

Nivel de seguridad adecuado

Candado para asegurar bicicletas sin certificación de seguridad
Foto: Bikelock safety Portland

Las principales marcas utilizan niveles de seguridad para clasificar sus productos. El nivel de seguridad que decidas utilizar para tu bicicleta siempre deberá ir en función de que tan segura es tu ciudad, cuánto tiempo dejarás la bicicleta desatendida y de que tan atractiva puede resultar tu bicicleta.

Cada fabricante utiliza su propia escala para clasificar sus productos, por lo que es recomendable comparar diferentes marcas tomando como referencia su clasificación Sold Secure.

Sold Secure es una organización independiente que se dedica a probar y calificar el nivel de seguridad de candados (y otros productos) de distintas marcas. Dicha organización clasifica los candados para bicicleta en tres categorías, según su resistencia al ataque con distintas herramientas:

  • Bicycle Gold: nivel máximo de seguridad
  • Bicycle Silver: nivel medio de seguridad
  • Bicycle Bronze: nivel bajo de seguridad

Nuestra recomendación es utilizar únicamente sistemas con clasificación Gold o Silver (dependiendo de tus necesidades). Si aún no tienes un buen candado te invitamos a revisar nuestra selección con los mejores candados para bicicleta. Aquí encontrarás sistemas Gold y Silver, además de consejos para determinar el nivel des seguridad que necesitas.

Utiliza tu sistema de seguridad correctamente

Para sacar el mejor provecho de tu sistema de seguridad hay que utilizarlo de manera correcta. Si no, ni el candado más seguro del mundo será capaz de proteger a tu bicicleta.

Con uso correcto nos referimos a asegurar las partes más valiosas de tu bicicleta (cuadro y rueda trasera como mínimo) y que ese el candado esté sujeto a una estructura solida. En caso de que tu bicicleta utilice bloqueo en la rueda delantera, es recomendable complementar con un segundo candado o un cable de acero únicamente para la rueda delantera.

Asegura tu bicicleta en un lugar seguro

Además del uso adecuado del sistema de seguridad que hayas elegido, es de suma importancia considerar el sitio en el que dejarás tu bicicleta.

De preferencia deberás elegir un sitio que sea visible, en el que haya una circulación constante de personas. De preferencia puedes elegir un sitio con cámaras de seguridad.

Recuerda que el tiempo es un factor determinante para el ladrón. Entre más ojos estén sobre tu bicicleta, la ventana de tiempo será menor.

Conclusión

Ahora que tienes una mejor idea del modus operandi de los ladrones de bicicleta, podrás tomar mejores decisiones para reducir el riesgo. Recuerda: utiliza un candado con buen nivel de seguridad, utilízalo correctamente y encadena tu bicicleta en un lugar adecuado.