Curva en Pumptrack

Qué es un pump track y cómo disfrutarlo al máximo

Última actualización:

Un pump track es un circuito cerrado de asfalto, tierra o madera (portátil) con curvas peraltadas, montículos (o badenes) y saltos en el que debes aprender a bombear para aprovechar tu propio impulso y las inercias que se generan.

Aunque nosotros nos centraremos en cómo disfrutarlo con la bici, este tipo de circuitos vale casi para cualquier cosa que lleve ruedas (y no tenga motor): patines, monopatín… Además, no hay edad ni nivel para este tipo de disciplina, la diversión está asegurada.

Monopatín en pumptrack

Este tipo de actividad puede hacerte pensar que es sencilla y que apenas te hará sudar. Nada más alejado de la realidad, ya que tiene una alta exigencia física y técnica. No es como el típico carril bici o ciclovía que recorres simplemente pedaleando. El movimiento de bombeo o pumpeo (como se le llama en el argot ciclista), será suficiente para hacer que el corazón se acelere.

Ciclistas en pumptrack

Como hemos dicho al principio, aquí no se debería pedalear. Incluso suele haber competiciones donde los participantes quitan la cadena para demostrar que ganan aprovechando su impulso y su inercia correctamente.

La bicicleta ideal para el pump track

Lo bueno de esta disciplina es que no importa con qué bici la practiques, todas son válidas. Aunque una de tamaño más manejable quizá sea la ideal. Nada te impedirá disfrutar del pump track con tu bicicleta de Enduro, XC o BMX.

Y aunque quizá una bicicleta rígida de dirt sea la elección por excelencia, contar con un pequeño recorrido en el amortiguador trasero sin duda te hará sentir más confianza y seguridad en los saltos.

Manual en pumptrack

Sin embargo, regular la dureza de las suspensiones al máximo ayudará a que alcances una mayor velocidad en el circuito. Piensa que la bici no va a sufrir grandes golpes, solamente en las recepciones de los saltos que realices.

Sí que es importante la presión de las ruedas, ya que deberán estar bien hinchadas (3 ó 4 kg/cm², 42 – 56 PSI) y tener un dibujo más bien liso para que la fricción con el terreno no sea exagerada y puedas fluir sin perder agarre en las curvas. Por lo general se usan ruedas de 26 pulgadas, aunque si usas tu BMX probablemente lleves ruedas de 20 pulgadas. Tampoco será inconveniente si tienes una de 27,5″ ó 29”, ó incluso de menor tamaño como 18”.

En realidad no sería necesario tampoco llevar frenos o cambio de marchas, pero valora ponerlos en caso de que tengas la fortuna de contar con un pump track en el lugar donde vives, ya que si te desplazas en bicicleta hasta allí vas a tener que rodar entre el tráfico y serán de gran ayuda.

Seguridad en el pump track

Niño con protección en pumptrack

Para poder disfrutar del pump track con confianza deberías usar de forma obligatoria el casco. Además, nunca están de más las protecciones como rodilleras, coderas y guantes.

Nuestra recomendación es que el casco sea de preferencia integral. En una ocasión vimos un choque entre dos personas y uno de los usuarios se rompió los dientes y la nariz al llevar un casco abierto. 

Así que es mejor prevenir y aunque pienses que tú controlas, puede que otra persona se cruce de carril por equivocación y tengas un choque inesperado.

Normatividad en el circuito

Reglas del pumptrack

Toda pump track serio tendrá una serie de normas. Por lo general las encontrarás colocadas en un lugar visible en la entrada del circuito. Léelas si es la primera vez que vas a un circuito de este tipo o si necesitas refrescar la memoria.

También se te advertirá que el uso de la instalación supone un riesgo que deberás asumir tú bajo tu propia responsabilidad; que usar el casco es obligatorio y todas esas cosas de sentido común de las que tenemos que ser conscientes.

Revisa siempre el sentido de la marcha y adecúala al resto de los usuarios. No se te ocurra ir en dirección contraria o te marques un “transfer” si hay más personas dentro del circuito.

La técnica para disfrutar del pump track

Dependiendo de tu nivel físico y técnico te damos unas ideas para aprovechar al máximo esta disciplina.

NIVEL BÁSICO:

El bombeo en el pumptrack

Si es la primera vez que visitas un pump track y tus habilidades sobre la bici son mejorables, puedes intentar ganar algo de velocidad antes de meterte al circuito, pedaleando un poco antes de la salida. 

Sin duda lo importante es crear la inercia necesaria asumiendo el movimiento de pumpeo a la perfección. Para ello, deberás flexionar rodillas y codos al entrar a los montículos para absorber el movimiento y estirar en la parte de arriba. Este movimiento logrará lanzarte y te permitirá ir aumentando tu velocidad.

En cuanto a las curvas, cuanta mayor velocidad adquieras y más arriba subas en el peralte, mayor inercia alcanzarás en su salida. Si aún no tienes la confianza para subir demasiado al peralte, puedes intentar rodar por la parte más baja con algo menos de velocidad e ir aumentando ritmo y altura según vayas ganando confianza.

Habilidades báscias pumptrack curvas

Si tu forma física no es muy buena, no hace falta que des dos o más vueltas al circuito. Es mejor que descanses y te centres en intentar realizar los movimientos descritos anteriormente lo mejor posible en una sola vuelta, sin dar pedales lo máximo posible. Parece una tontería, pero se necesita esfuerzo y realmente te cansas.

NIVEL AVANZADO:

Trucos en el pumptrack

Si has recorrido varios pump tracks o aunque sea tu primera vez tienes ciertas habilidades con tu bici, puedes pasar los montículos de manual. Esto es, haciendo equilibrio sobre la rueda trasera. Si no dominas esta técnica, un pump track no es el lugar idóneo para aprender. Deberás practicar en un terreno liso previamente.

Si posees la habilidad de saltar, puedes intentar unir dos o tres dubbies (montículos) o marcarte algún truco.

Habilidades que te otorga el pump track

Curvas peraltadas en pumptrack

Entrenar en un pump track y el perfeccionar la técnica del bombeo te será de gran ayuda en tus salidas con la bici de montaña. Podrás aprovechar las irregularidades del terreno para ganar velocidad sin tener que dar pedales. Especialmente cuando circulas por un sendero estrecho con obstáculos (piedras, raíces, etc), en los que al pedalear podrías golpear con los pedales y poner en peligro tu seguridad. De este modo, tendrás el peso centrado y sabiendo dónde apretar o aflojar podrás seguir ganando la inercia necesaria para superar esos obstáculos.

Además, practicar los peraltes te hará ganar confianza en las curvas que te encuentres en el monte. Si puedes entrenar tu “lado malo” al girar, será lo ideal para mejorar. No obstante, tampoco te confíes, porque aquí la pared es bastante alta y las curvas están preparadas para seguir ganando velocidad. En cambio en la montaña puedes tener más inclinación o la curva puede ser más cerrada, por lo que siempre deberás tener precaución y sentido común.

Encuentra un pump track cerca de ti

Pumptrack lleno

Sin duda, el pump track es una buena actividad para realizar al aire libre, ya sea en solitario para entrenar y combinarlo con otros deportes o modalidades de ciclismo; o para practicar con tus amistades.

Además, en los días de lluvia en los que no te apetece salir a embarrar tu mountain bike, puedes aprovechar a darte unas vueltas. Muchos pump tracks están construidos con asfalto poroso que te permite mantener la adherencia que necesitas aún en esos días lluviosos. Evitarás quedarte todo el día delante de la televisión. 

Fotografía i2fotos