Nomad Martin con su bicicleta

8 objetos imprescindibles en tus viajes largos en bicicleta

A la hora de planificar un viaje en bicicleta, sobre todo uno de larga duración, la selección del material que llevarás en tu equipaje es algo crucial. Una mala elección del equipo cicloviajero puede convertir la aventura más épica de tu vida en una auténtica pesadilla a pedales.

En este artículo te presento 8 objetos que seguro te sacarán de más de un apuro en tus rutas de largo recorrido. Si quieres saber por qué todos estos artículos siempre viajan en mis bolsos de bikepacking, prepárate un café y continúa leyendo, ¡empieza la aventura!

Calavera en la bicicleta

1. Unas Straps de distintas medidas

Las straps son unas cinchas de goma con hebilla de nilón o metal con las que literalmente puedes fijar cualquier cosa a tu bicicleta. Se pueden sujetar directamente al cuadro, al portaequipajes o a la horquilla con ayuda de otros accesorios.

Con la popularización del bikepacking cada vez son más comunes y la verdad es que son todo ventajas. Sus aplicaciones son infinitas, son ligeros, se enrollan en sí mismas y son prácticamente irrompibles.

Hoy en día puedes encontrar diferentes marcas en el mercado que ofrecen diferentes medidas, materiales y colores.

2. Un multi cargador USB

Multi-cargador USB

En un viaje largo es habitual pernoctar en los lugares más inhóspitos; campings, estaciones de tren, gasolineras, centros de salud, escuelas, edificios abandonados… Todos ellos tienen un denominador común: las tomas de corriente, en caso de encontrarlas, suelen ser escasas.

La combinación de esa realidad, con la de que cada vez consumimos más aparatos electrónicos, puede acabar en que pedalees sin batería durante varios días.

Un multi cargador USB con el cual puedas cargar diferentes dispositivos a la vez te permitirá salir de nuevo a la ruta con toda tu electrónica con las pilas a tope.

3. Botellas de diferentes tamaños y materiales

Hoy en día el mercado de accesorios destinados a transportar líquidos en la bicicleta es enorme. Botellas, bidones, bolsas de hidratación, depósitos integrados, entre muchos otros.

Los kilómetros y la experiencia en viajes largos han hecho que me posicione, en la que creo, es la solución perfecta y a continuación te la comparto.

Para mí la mejor forma de transportar agua y líquidos en general es en botellas. Hasta este punto todo parece simple, pero aquí viene el truco: botellas de diferentes materiales y anchos de tapón.

¿Por qué? ¡Simple! Las botellas de plástico transparente (BPA free), además de ligeras, te van a permitir regular muy bien el consumo de agua. Esto es especialmente útil en casos cuando hay que racionarla.

Botellas de agua

Por su parte, las botellas de metal (generalmente aluminio o acero inoxidable) se pueden utilizar con líquidos calientes e incluso podrás calentar agua o cocinar una sopa en caso de emergencia, en el mismo envase (no se funden con el calor). Por otra parte el hecho de que una de tus botellas sea termo te salvará la vida en la mayoría de días del frío invierno.

Los diferentes anchos de tapón (orificio de la botella) te brindan la versatilidad de llenar todas las botellas desde cualquier tipo de suministro que encuentres en ruta (fuentes, lagos, caños, pozos, etc). Los puntos de abastecimiento no siempre son de acceso fácil y podrás utilizar cualquier tipo de filtro para rellenar todas tus botellas.

Finalmente, a la hora de beber siempre vas a poder escoger cuál es la botella que te resulta más cómoda para el consumo regular. Podrás ir rellenando tu botella favorita sobre la marcha con las otras botellas.

4. Algunos metros de cordino

Como seguramente ya sabes, existen múltiples artículos de ferretería que nos pueden ser de gran ayuda en un viaje largo. La cinta americana o las bridas ya son un clásico en muchos kits de herramientas. Sin embargo, aquí te traigo uno que quizás no sea tan popular, pero que te aseguro que tiene todas las ventajas necesarias para ya nunca salir sin él; se trata del cordino.

Tan solo unos metros de cordino pueden llegar a sacarte de una situación inesperada y además, facilitar muchas de las actividades en el día a día cicloviajero. El cordino fino de escalada es ligero, ocupa muy poco volumen en tus alforjas, es muy resistente y lo mejor de todo, es reutilizable (al contrario de la cinta y las bridas mencionadas).

En cuanto a sus posibles usos y aplicaciones son interminables. Desde tender la colada, reforzar la tienda de campaña en días de tormenta, amarrar el casco a la bicicleta, hasta hacer reparaciones de emergencia e incluso darle un poco de onda a tus nuevas sandalias.

Pon unos metros de cordino en tu vida y esta te volverá a sonreír.

Tramos de cordino

5. Unos buenos pedales de plataforma

Una de las preguntas del millón: ¿pedales automáticos o de plataforma? En mi opinión y especialmente para viajes largos: ¡que vivan las plataformas! Sin duda alguna. Ahí van las razones:

Menos es más. Son mucho más simples y carecen de mecanismos que se puedan romper, bloquear o desajustar. Además, se encuentran sin problemas en todo el mundo en caso de tener que reemplazarlos. Lo último que quieres es quedarte sin pedales en medio de un desierto.

Pedales de plataforma para viajar

Se pueden utilizar con cualquier tipo de calzado. En cambio, los pedales automáticos están pensados para ser utilizados con un calzado específico así que vas a depender de él para poder pedalear.

Utilizando pedales de plataforma siempre vas a poder variar y escoger tu calzado en función de las rutas que tengas planeadas. Por ejemplo, sandalias en las zonas de costa o zapatillas de trekking para los senderos más exigentes.

6. Un filtro de agua

En la actualidad, la mayoría de las regiones más espectaculares del mundo para pedalear carecen de agua potable. La contaminación de nuestros días nos obliga a cargar agua de suministros potables o a tener que filtrar el agua de los recursos que encontremos en la ruta.

En este sentido, viajar con un filtro de agua es una opción genial que va a hacer que seas mucho más independiente en tus viajes. Otra de sus grandes ventajas, y pese a la inversión inicial en un filtro, es que tomar la decisión de adquirir uno te ayudará a ahorrar mucho dinero en agua.

Filtro de agua

7. Camisetas de merino

Los viajes largos en bicicleta implican un ejercicio de minimalismo. Todos y cada uno de los items que incluyas en tus alforjas suponen un peso y un volumen. Teniendo eso en cuenta lo ideal sería escoger objetos simples y multifuncionales, que optimicen tu calidad de vida en la ruta.

Por lo que se refiere a la ropa, muchas personas tendemos a no invertir demasiado dinero en ella, ya que es una parte del equipamiento destinada a sufrir mucho desgaste con el paso de los kilómetros. Sin embargo, pese a su precio os puedo garantizar que una camiseta de merino es una de las mejores inversiones que podéis hacer a la hora de seleccionar las prendas para vuestro armario viajero.

Bicicleta y montaña nevada

Las prendas de merino son calientes en climas fríos y frescas en cálidos. Se secan muy rápido y son bastante duraderas. Otra característica importante es que no huelen con la presencia del sudor, algo que en las largas jornadas de pedaleo es un auténtico tesoro.

Pedaleando con una camiseta de merino serás capaz de utilizar la misma camiseta varios días sin tener que dormir fuera de la carpa.

8. Adaptador para la válvula de la cámara

Adaptador para válvula presta

De toda la lista, este es probablemente el objeto que más alegrías te dará tenerlo a mano, especialmente si lo comparas con su tamaño y peso. Disponer de un adaptador para válvula Schrader, especialmente si viajas con neumáticos de volumen considerable, te permitirá regular la presión de tus neumáticos fácilmente en cualquier gasolinera que encuentres en el camino.

Tener la posibilidad de inflar tus ruedas con cualquier compresor también te permitirá talonar bien el neumático en caso de que ruedes con un sistema tubeless.

Lo mejor de todo está en que este artículo tan solo pesa unos gramos y podrás llevarlo en cualquier bolsillo, por minúsculo que sea.

Finalmente, otra ventaja de este diminuto artículo es que no necesitarás cambiar constantemente la boquilla de tu bomba de inflado en caso de que no encuentres cámaras de la válvula correspondiente.

Nomad Martin con calavera

En fin, espero que el artículo que acabas de leer haya arrojado algo de luz con respecto a posibles dudas en cuanto a la elección del equipo que incluirás en tu próxima aventura a pedales.

De todas maneras esto del cicloturismo es un aprendizaje sin fin, una continua evolución. Independientemente de lo que te lleves de viaje, no olvides lo más importante: ¡las ganas locas de pedalear! ¡Buenas rutas!