¿Cuál es el mejor asiento para bicicleta?

El asiento para bicicleta es uno de los accesorios que cobra mayor relevancia al momento de hacer de tus traslados una práctica segura y cómoda.

Sin importar la distancia de tus recorridos algo que deberás tener en cuenta para evitar molestias en el área pélvica (glúteos), es el tipo de asiento de tu bicicleta y la posición adecuada de éste.

Los conocedores indican que, al igual que en una silla, en el sillín para bicicleta, una superficie plana y con cierta rigidez es más cómoda que una blanda y evita las incómodas rozaduras del acolchado. Y es cierto, un asiento blando o muy acolchado podrá ser una tentación, pero evítala, porque un asiento suave se siente bien durante unos 20 minutos, pero después, tus nalgas te lo reclamarán ¡créeme!

La elección del asiento o sillín para bicicleta comienza con algunas consideraciones simples: el género del ciclista, su anatomía corporal, el tipo de ciclismo que practicarás, el estilo de conducción, además de las preferencias que cada ciclista pueda tener.

En esta guía iremos desentrañando cada uno de esos aspectos con el propósito de que consigas el mejor asiento para tu bicicleta y evites los errores comunes a la hora de comprar uno.

Diseño y características de un sillín de bicicleta

Los sillines para bicicleta están compuestos por una serie de componentes que incluyen: los rieles, que será la estructura principal o armazón, en donde se monte la plataforma (Shell en inglés) y la cubierta, y en algunos casos la suspensión.   

Rieles

Los rieles son la estructura que conecta el asiento con la bicicleta a lo largo de la parte inferior del sillín.

Por lo general dos rieles en paralelo con una unión en la nariz y otra en la parte trasera conforman el armazón en el cual se postra el cuerpo del asiento; estos pueden ser de acero, aluminio (el más común) titanio, magnesio o fibra de carbono, pueden ser sólidos o huecos para disminuir el peso del asiento.

Foto: Grabcad

Carcasa, plataforma o shell

La carcasa, plataforma o shell en inglés, es el perfil con el que se crea la forma del sillín de tu bicicleta, para su elaboración generalmente se utiliza plástico moldeado que, en la actualidad, es el más usado en asientos de precios más accesibles; fibra de carbono que, son más caros, pero mucho más ligeros; nylon; caucho, y en algunos modelos antiguos acero, y el imprescindible cuero.

El cuero ha sido considerado como el más cómodo y utilizado a través del tiempo porque se ajusta minuciosamente a la anatomía del jinete en un menor tiempo, además ahorra el uso de revestimiento o cubierta, pues éste, igualmente sirve de carcasa o plataforma y no utiliza revestimiento o forro, pero es caro y aún con cuidados especiales, es menos resistente a la intemperie.

Foto: Vertu

Cubierta o revestimiento

La mayoría de los sillines para bicicleta –a excepción de los de cuero- tienen una cubierta que forma un relleno en la parte superior de la carcasa o plataforma.

Ésta, podría ser espuma de celda cerrada; una combinación de gel / tela / lycra; vinilo; otros materiales a base de polímeros y cuero artificial o cuero real.

Algunos riders compran almohadillas o fundas adicionales para colocar sobre sillines incómodos, sin embargo, estos accesorios probablemente no te ayuden demasiado y con los kilómetros recorridos le pasen la factura a tu trasero.

Foto: Raad

Suspensión

Los componentes de la suspensión con la que pueden contar algunos modelos de sillín para bicicleta, como resortes o elastómeros (tipos de compuestos que incluyen no metales en su composición y que muestran un comportamiento elástico), ayudan a absorber las vibraciones e irregularidades producidas por el camino.

Éstos, se instalan en la parte del extremo trasero del asiento y generalmente son resortes. Cabe mencionar que existen tijas en las que se cuentan con esta función.

Foto: Velo

Asientos con orificio al centro

Algunos sillines para bicicleta presentan orificios o ranuras en el centro de la cubierta o revestimiento, éstos han sido diseñados de este modo para reducir la presión en el área del perineo, favorecer la circulación de la sangre, así como disipar el calor en la zona genital.

Este tipo de asiento lo puedes encontrar en casi todos los modelos para las diferentes disciplinas dentro del ciclismo.

Foto: DHgate

Tipos de sillín para bicicleta

Los asientos para bicicleta varían principalmente en términos de su ancho, además del tipo de ciclismo que vas a practicar. Así, los sillines para ciclismo de ruta son más estrechos que los asientos para otro tipo de ciclismo, que se van ensanchando hasta llegar a las bicicletas tipo crucero, que son mucho más amplios.

Asientos para bicicleta de montaña

Estrecho, con acolchado medio, ligero, y con forma trasera redondeada y con perfil bajo, que en conjunto esté reforzado para hacer frente a las rudas sesiones en la montaña y caminos de terracería.

En los senderos de montaña alternaras constantemente tu posición de conducción, por lo que será recomendable un asiento con una cubierta o revestimiento duradero y un acolchado medio, además de una forma estilizada que te ayudará a moverte con mayor facilidad, pero más ancha que en el sillín de ruta.

Foto: Yafee

Sillines para bicicleta de ruta

Ligero, estrecho en ambos extremos, pero siendo la nariz la que más estrecha será, y con un recubrimiento con muy poco relleno o acolchado.

En pedaleo de ruta es poco el tiempo en que tus huesos descansan sobre el asiento, mientras que tu posición de conducción es más encogida y requieres de la menor cantidad de materiales extraños entre tus piernas para evitar rozaduras y conseguir una mejor transferencia de fuerza.

Si te estás iniciando en el ciclismo de ruta, lo más recomendable es que pruebes primero con un sillín un poco más suave en lo que tu cuerpo se adapta a la rigidez de un asiento de ruta –en toda la expresión de la palabra-.

Foto: Selle Italia

Asientos para bici de touring

Los asientos para bici de touring están diseñados pensando en la comodidad y cuentan con acolchado, pero no necesariamente es una característica imprescindible, pues muchos cicloviajeros prefieren el asiento de cuero, su extremo posterior es ancho, lo que permite sostener los huesos adecuadamente y, en algunos modelos, cuentan con suspensión adicional en forma de resortes.

Son excelentes para pedalear larga distancia y, a menudo, están diseñados para absorber parte del impacto y las vibraciones de los caminos rurales. Los sillines específicos para mujeres pueden entrar en esta categoría, ya que también tienen un asiento más ancho para adaptarse a la anatomía femenina, una nariz más corta y por lo general, sus modelos cuentan con una cavidad central y en el caso de los de cuero, con orificios que ayudan a la ventilación del área del perineo.

Foto: Brooks

Sillines para bici recreacional

Los asientos tipo cruiser (crucero) se caracterizan por su capacidad de amortiguar las irregularidades del camino, son anchos para distribuir proporcionalmente tu peso en todo el sillín y algunos modelos incluso pueden tener suspensión en forma de resortes, cuentan con buen acolchado.

Como estás haciendo un relajado recorrido recreativo, no necesitas un sillín para carreras que distribuye tu peso de otra manera. Este tipo de sillines son muy utilizados en las bicicletas del tipo crucero y para niños.

Foto: Pure City

Asientos para bicicleta de mujer

Debido a claras diferencias anatómicas como: caderas y huesos isquiones (pelvis) más anchos y cuerpos generalmente más pequeños, las mujeres se benefician de diseños pensados expresamente para ellas.

Necesidades que los fabricantes traducen en diseños de asientos para bicicletas de mujeres más anchos para un mayor soporte pélvico, y aunque no necesariamente, más acolchados.

Foto: Selle Italia

Determina qué asiento necesitas para tu bicicleta

Define tu estilo de pedaleo

Determinar tu estilo de pedaleo dependerá proporcionalmente de dos elementos: el tipo de bicicleta con la que cuentas y cómo la conduces.

De tal manera que, si usas bicicleta de ruta, tu pedaleo será más intenso y no descansarán mucho tus huesos sobre el sillín, mantendrás una posición más aerodinámica (recogida) por lo que requerirás la menor cantidad de material extraño entre sus piernas como sea posible, para conseguir una transferencia de potencia máxima y un roce mínimo.

Foto: Terry Bicycles

De igual manera, si lo que te gusta es la bicicleta de montaña, lo más común será que te mantengas de pie en los pedales y constantemente alternes de posición, por lo que querrás un sillín con cierto acolchado para los huesos, una cubierta duradera y una forma estilizada que ayudará a un mayor movimiento sobre él.

Si lo tuyo son los paseos recreativos o el ciclismo urbano con distancias medias o cortas, prueba un asiento con amortiguación. Amplio y con acolchado y / o resortes, una nariz corta que te proporcionará mucha comodidad. También puedes optar por una tija de sillín con resortes u otro sistema de amortiguación, que suavizará aún más tu viaje.

Calcula las dimensiones del asiento que necesitas

Este apartado realmente se refiere a la distancia que hay entre tus huesos isquiáticos, las partes inferiores puntiagudas de tu hueso pélvico de cada lado.

Algunas tiendas de bicicletas tienen sistemas integrales con almohadillas de gel en las que te sientas para medir la distancia entre estos huesos –aunque en México no conozco una tienda con este servicio-. Sin embargo, tú también puedes hacerlo en casa.

Toma una toalla de papel y humedécela, colócala en una banco o superficie plana en la que te puedas sentar y pon sobre ésta, una hoja de papel –puede ser una de papel bond, tamaño carta-, siente sobre ambas e inclínate un poco hacia adelante para aproximarte a tu posición de conducción, luego levanta los pies. Listo, esto debería dejar una buena impresión de tu trasero en la hoja de papel; marca con un plumón justo el centro de la marca de cada lado de la impresión –esta parte estará seca- luego mide la distancia entre los puntos y esa será la medida con lo cual podrás obtener el ancho de tus huesos.

Foto: Ergon

Para comprender esto mejor, tomemos un estándar reconocido por los constructores de sillines.

El ancho de los huesos pélvicos estrechos ronda los 100 mm o menos, los medios de 100 a 130 mm, los traseros anchos de más de 130 mm. Otra longitud que se ha estandarizado para hombres contempla una medida de 110 a 140 mm y para mujeres de 110 a 150 mm.

El ancho de un asiento se mide de borde a borde en la parte superior, y por ejemplo, Specialized,  recomienda un ancho de silla de 130 mm para trasero estrecho, 143 mm para un medio y 155 mm para el ancho. Estas cifras deben tomarse como un referente, ya que no son absolutas porque ningún cuerpo es igual a otro.

Selecciona material más adecuado

Mientras que cualquier asiento acolchado proporcionará comodidad para tus huesos, los 2 materiales de amortiguación más comunes reaccionan de manera diferente bajo el peso.

El gel de amortiguación se amolda muy bien a tu cuerpo y proporciona comodidad a un costo más alto. La mayoría de los ciclistas recreativos prefieren esto por una mayor comodidad en paseos informales. Su inconveniente es que el gel tiende a compactarse más rápidamente que la espuma, que es la otra opción.

Foto: Wheel up / gel

La amortiguación de espuma ofrece una sensación flexible que vuelve a su forma –mientras esté en buenas condiciones- con fácil y rápidamente. Los ciclistas de ruta prefieren la espuma, ya que proporciona más soporte que gel, al mismo tiempo que ofrece comodidad.

Para rutas más largas, los ciclistas de más de 90 kilogramos, o jinetes con huesos pélvicos bien acondicionados, prefiere una espuma más firme, ya que no se compacta tan rápido como la espuma o el gel que es más suave.

Elige un sillín que se vea muy bien en tu bici

Sin importar si eres un entusiasta del MTB, como un rider de ruta o te transportas en bicicleta, todo el mundo queremos conducir cómodamente, sin dolor, sacar lo mejor de nuestra bicicleta y si es posible, que cuente con un aspecto refinado y distinguido.

Y en ese aspecto, la elección de un sillín acorde a tus gustos y necesidades será posible si además de seguir los consejos aquí dados, tienes en cuenta la simetría y apariencia del asiento que hayas escogido respecto a tu bicicleta.

De tal manera que, si lo que buscas es darle un aspecto deportivo a una bici tipo crucero, con escoger un sillín más angosto, éste le brindará un estilo más deportivo a esa bici, o si por ejemplo, lo que buscas es modernizar la antigua bici de ruta del abuelo, un asiento para bicicleta de ruta más moderno, servirá para actualizar el aspecto de esa bicicleta.

Por lo tanto, cuando busques el asiento correcto, es importante encontrar uno que se adapte a la disciplina que estás practicando.

Foto: crestomatía

Recomendado para ti
Luces para bicicleta
Las mejores luces para bicicleta