Guía básica para comprar pedales de bicicleta

Los pedales son uno de los elementos más importantes de tu bicicleta, pues es esta pieza el punto de contacto con el que el ciclista transmite toda la fuerza de sus piernas a la bicicleta. Los pedales son donde da inicio toda la magia -el ciclo- del pedaleo.

Gracias a la fuerza que aplicamos a los pedales hacemos mover las bielas y con ello -y gracias a una serie de engranajes que conforman el sistema de transmisión-, conseguimos poner la bicicleta en movimiento. Por lo que, además de imprescindibles para poder pedalear, los pedales son esenciales para transmitir de manera óptima toda la energía de nuestras piernas, y sobre todo, reducir significativamente el riesgo de lesiones y caídas.

Con esta guía nos aseguraremos de conocer los tipos de pedales para bicicleta que hay disponibles en el mercado, así como todas sus particularidades y funciones, al igual que la manera de escoger los mejores y más adecuados a nuestras necesidades de acuerdo a la disciplina dentro del ciclismo que practicamos.

Foto: Ritchey/Pedales de ruta automáticos

Tipos de pedales para bicicleta

Para cada tipo de ciclismo hay un pedal a la medida. Sin embargo, es posible agruparlos en 3 grandes grupos:

  • Pedales simples o sin fijación (plataforma)
  • Pedales simples con jaula o punteras y correas o straps (clip)
  • Pedales automáticos (clipless)

Cada uno de estos modelos de pedales se adapta perfectamente a cada estilo de ciclismo, así como a los diferentes tipos de conducción, pero a la hora de comprar un nuevo par de pedales conviene saber lo siguiente.

Foto: Simon Doyle

Pedales de plataforma

Foto: Luna Cycle/Pedal de plataforma

Estos pedales son los más básicos de entre todos los tipos y, lo más seguro, es que los conozcas desde que aprendiste a andar en bicicleta. Estos pedales de estructura plana proporcionan una superficie amplia, homogénea y estable para apoyar tus pies perfectamente en ellos.

Su finalidad es poner tus pies sobre ellos y comenzar a pedalear, así de sencillo, sin mecanismos, ni nada que se interponga entre ellos y tus pies, y si acaso llegas a caer de la bicicleta, tus pies no queden enganchados, lo que los hace muy prácticos para el ciclismo BMX, ciclismo urbano, algunas modalidades de ciclismo de montaña, entre otros.

Puedes usar zapatos deportivos (tenis) de cualquier tipo o zapatos de vestir –preferentemente que no tengan suelas de cuero, o si las tienen, que ya estén gastadas para evitar resbalones- y no necesitas ningún equipo especializado para usarlos.

Y no porque sean los más simples significa que les falte desarrollo tecnológico, los de mayor gama tienen rodamientos avanzados, materiales ultra ligeros y diseños que proporcionan un agarre impresionante para llevar tu pedaleo hasta la cuesta más alta.

Pedales de bici con tocles (toe clip) y straps

Foto: Christopher/Toe clips

Estos son los primeros pedales que fueron ideados para el alto rendimiento, y su finalidad es mantener fijos tus pies al pedal a través de correas o straps, o bien, con jaulas o punteras (toe clips).  

Debido al avance tecnológico están cayendo en desuso porque las calas (cleats) cumplen su propósito con menos desventajas, y realmente su única ventaja contra ellas es que te permiten asegurar tus pies al pedal sin zapatillas especiales: solo te montas en la bici, te ajustas, y a pedalear hasta el infinito.

Si comparas los mejores pedales clipless a los mejores de clip, el campeón es obvio, pues unos pedales de clip pueden volverse un dolor de cabeza si te caes de la bicicleta y tu pie queda atorado en la jaula o correa. Por tal motivo, nunca deberías pedalear en las montañas con pedales clip, y si vas a hacer saltos o maniobras riesgosas, es mejor que uses unos pedales de plataforma o clipless.

¿Qué son las punteras o jaulas?

Ahora, si te estás preguntando ¿qué son las mentadas punteras: jaulas o toe clip, por su nombre en inglés? Aquí va una breve descripción.

Las jaulas o punteras, son pequeños marcos que se incorporan –generalmente a base de pequeños tornillos- a la parte delantera de los pedales de la plataforma y rodean los dedos de tus pies. Cuentan con una angostas correas que son ajustables que rodea el empeine para conseguir una fijación más precisa.

Foto: Aliexpress

Pedales automáticos o clipless

Foto:Shimano/Pedales automáticos

Diseñados para fijarse a las calas o cleats de tus zapatillas de ciclismo, los pedales clipless o automáticos buscan hacerte uno con tu bicicleta. La principal ventaja de fijarte a los pedales con calas es obtener una mayor eficacia al pedalear, cada movimiento que hagas con tus pies se transmitirá directamente en las bielas, y esto te permite darlo todo en cada pedaleada con la seguridad de que no vas a resbalarte.

Clipless ciertamente es un nombre confuso para estos pedales, ya que en realidad, no es que sean más libres, porque se enganchan mecánicamente, pero el origen del nombre en inglés se debe a que sustituyeron a los pedales de clip.

El sistema funciona al montar un pequeño taco (cala o cleat) de plástico o metal en la suela de tus zapatillas que encaja en un conjunto grapas y resortes ubicados en una de las caras del pedal.

Los pedales automáticos proporcionan un alto nivel de control mientras conduces rápido o ejecutando movimientos como saltar sobre bordillos o sobre troncos. Tus pies no rebotaran en los pedales cuando apliques potencia o mientras conduces a través de baches o caminos sinuosos.

Hoy en día son el tipo de pedal más popular en el ciclismo de ruta, MTB,  y las urbanas de gama alta, así como algunos cicloviajeros también optan por ellos, pero liberarse del mecanismo toma algo de práctica. Razón por la que no debes apenarte si te caes en alto total porque no pudiste desengancharte a tiempo, a todos nos ha pasado.

Su mecanismo (automático) varía de acuerdo a tu disciplina y tipo de conducción preferidos.

Los pedales para la montaña usan dos pernos en la cala para asegurarte al pedal, pues así se mantiene la libertad de desengancharse con mayor rapidez de los pedales, también este sistema considera el barro y la mugre para facilitarte su limpieza. Con estas prioridades, puedes ver que la opción de dos pernos está hecha para un mejor desempeño por terrenos montañosos.

En la ruta, la velocidad es lo que importa, y por esto la cala se sujeta con tres tornillos ya que eso aumenta el área de fijación y da mayor rigidez en el pedal.

En general no fuerces el caminar mucho con este tipo de calas en tus zapatillas, pues tanta rigidez y superficie las hacen algo incómodas a pie, pero para los que planeen caminar un poco más, existen cubiertas especiales que las hacen más cómodas, además de que ayudarán a disminuir el desgaste en ellas que ejercer la fricción con el suelo al caminar.

Pedales doble propósito

Foto: Shimano/Pedales doble propósito

Los pedales mixtos, semiautomáticos o doble propósito, se tratan de pedales con doble cara.

Por un lado presentan una la fijación de pedal automático, en la que es necesario utilizar zapatillas de ciclismo y por el otro, una plataforma que se puede utilizar cómodamente con cualquier tipo de zapatos.

Pedales para diferentes disciplinas del ciclismo

Pedales para bicicleta de montaña

Foto: Market Place/Pedales MTB

Los pedales -automáticos- para bicicleta de montaña necesitan calas con un diseño de 2 orificios, como ya lo mencionamos.

Los tornillos se colocan a través de los 2 orificios que aseguran los cleats a 2 ranuras en la parte inferior de una zapata compatible. Esto le permite deslizar la grapa un poco hacia adelante y hacia atrás para lograr el ángulo y la ubicación adecuados para lograr la máxima comodidad y facilidad de acoplamiento al pedal.

Generalmente a este tipo de diseño de 2 orificios se le conoce como el sistema “SPD” (abreviatura de Shimano Pedaling Dynamics). Shimano fue una de las primeras compañías en desarrollar este sistema y continúa siendo líder en el mercado hoy en día.

Otros fabricantes como Crankbrothers y Time han desarrollado sistemas similares que funcionan de acuerdo a los mismos principios.

Pedales para bicicleta de ruta

Foto: Shutterstock/Padeles de ruta

Los pedales -automáticos- para bicicleta de ruta a menudo necesitan de calas con un diseño de 3 orificios. A esto se denomina una grapa tipo “Look”, debido a la empresa que fue pionera en su uso, o el nuevo sistema SPD-SL.

Estos cleats o calas son más grandes, están hechas de plástico y sobresalen más de la suela del zapato en comparación al  diseño de 2 orificios.

La ventaja de un diseño de 3 orificios es que la cala es más grande lo que la hace capaz de extender la fuerza que se aplica al pedal sobre un área más amplia. Esto reduce la presión en los puntos de conexión y permite una conexión más segura durante cargas de alta tensión al pedalear una bicicleta de ruta.

Si eres un ciclista más informal o estás subiendo y bajando de tu bicicleta constantemente, puedes optar por un sistema de calas con 2 orificios, ya que te permite caminar y entrar y salir más fácilmente de los pedales.

Cómo elegir tus pedales para bicicleta

Cuando elijas pedales para bicicleta, primero debes tener claro el tipo de conducción que vas a realizar. ¿Serás un ciclista de ruta o de montaña? ¿Estás buscando la eficiencia de pedaleo de los pedales automáticos o clipless, o la facilidad y maniobrabilidad que obtienes con los pedales de plataforma? Quizás quieras los beneficios de ambos, por lo que deberías optar por los “doble propósito”.

Ya sea que optes por uno o por otros, asegúrate de que tus pedales, calas y zapatos están hechos para funcionar como el sistema que has elegido. Puedes comprar los zapatos o los pedales primero, sólo ten en cuenta la compatibilidad con el zapato a tu elección. Las grapas pueden venderse con los pedales o por separado.

Foto: Peter Sagan

Recomendado para ti
accesorios para bicicleta
Los accesorios básicos para tu nueva bicicleta