Gravel Bike Camp en Dolomitas

Gravel Bike Camp por Q36.5

Última actualización:

En la foto de fondo de la invitación dos ciclistas impolutos surcan una pista de tierra entre bosques de coníferas. De fondo el sol de otoño se filtra entre las ramas que dejan vislumbrar los Dolomitas.

Sobre la idílica postal, en el centro y escrito en negrita:

GRAVEL BIKE CAMP Q36.5
4 DÍAS DE GRAVEL EN TIROL DEL SUR

Cuatro días de ciclismo entre viñedos y montañas, montando una 3T Exploro y probando lo mejor que existe en equipaciones de ciclismo. Y por si fuera poco, alojados en un hotel precioso, con deliciosa comida italiana, piscina, sauna y masajista deportivo al terminar la jornada (esto debería haberme dado una pista).

Ciclista gravel en Tirol del Sur

Una experiencia que a priori me iba a resultar placentera, si no fuera por un pequeño detalle, la firma Italiana de ropa de ciclismo se toma este deporte muy en serio.

Déjame que te ponga en contexto para que conozcas a los organizadores de esta increíble experiencia.

Q36.5, quarere (investigación en latín) y 36.5° (temperatura corporal de un cuerpo sano en Celsius).

Creada por Luigi Bergamo, Q36.5 es un fabricante italiano de tejidos y prendas de ciclismo ultratecnológicas. Su principal objetivo es el de mantener la temperatura corporal óptima y conseguir que tus resultados sean más rápidos y eficientes.

El fabricante no se anda con tonterías, adornos, ni postureo. Su filosofía se reduce a conseguir el mejor resultado en el ciclismo de alto rendimiento, creando prendas sobrias donde ningún elemento sobra.

Dolomitas, el campo de pruebas ideal

Ciclistas viendo las Dolomitas

Para quien no ha escuchado sobre Dolomitas, se trata de gigantescas estructuras geológicas cuya roca muda de color según la luz o el clima. Se elevan por encima de los 3000 metros de altura, desde la que se descuelgan amplios valles vestidos de verde bosque y pradera. Todo salpicado con lagos, lagunas glaciares y preciosos pueblos alpinos de cabañas y chalets de piedra y madera.

Así es el campo de pruebas de Q36.5 y durante los 4 días del Gravel Bike Camp se convierten en campo de juego para los participantes de esta experiencia. La definición, “paraíso” se queda corta.

Primera noche, llegando a Lago Di Caldaro

Por trabajo no he podido asistir a las dos primeras jornadas y tras el pesado día de viaje me recibe el cálido salón comedor del Hotel Haus am Hang.

Distribuidos en mesas de 8 personas los participantes del campamento están a punto de comenzar la cena de 5 platos de cocina de autor italiana. Me pido una cerveza bien grande y me uno a mis compañeros de los próximos días.

Cena en el Q36.5 Gravel Bike Camp

El cansancio, la cerveza, la comida increíble y la expectativa de salir a rodar en los alrededores, me hacen “flotar” en una nube de placer. A mitad de la cena un tipo alto y espigado se acerca a nuestra mesa y Daniele, mi contacto en el grupo nos presenta: –Hey Mario, él es Álvaro, de la bicikleta… ¿Sabes?, él ha recorrido América en bicicleta.

Mario me mira, amable, correcto y sin concesiones -Ah, perfecto… mañana vemos de qué pasta estás hecho-.

En off: Sonido típico de aguja de tocadisco rasgando el disco súbitamente y todo el flow plácido y agradable que llevo, se corta de cuajo.

-¿Y este quién demonios es?-

Un poco más tarde, ya desde la cama de mi habitación reviso la documentación que nos enviaron previamente y me doy cuenta de que Mario Kummer, entrenador y guía del campamento tiene un gran curriculum.

Por mencionar algunos de sus logros, Mario ha sido campeón del mundo de persecución por equipos. También fue doble campeón del mundo en contrareloj por equipos. Por si fuera poco tuvo una carrera de siete años como profesional, cinco participaciones en el Tour de Francia, etc, etc, etc.

Donde me he metido… a ver… hay otros dos guías… seguro que son seres humanos normales.

Elena Valentini, campeona nacional de ciclocross e Iván Santaromita. Me ahorro los títulos, solo diré que fue ciclista profesional durante catorce años. Perfecto, estoy muerto. Q36.5 es para ciclistas de verdad.

Día 1 – recorriendo los caminos de Tirol del Sur

Asciendo por la misma pista de tierra que sale en el folleto de invitación. Un camino idílico, rodeado de pinos. De fondo las espectaculares Dolomitas, que ya presentan alguna mancha de nieve.

Salgo, igualito que los modelos de la foto, equipado perfecto con el Maillot Woolfy, el culote Gregarius Cargo Adventure y unas flamantes zapatillas Unique Adventure. Sin embargo, mi expresión en vez de serena y concentrada, es un amasijo de músculos faciales retorciéndose mientras me chorrea sudor desde el casco.

Elena lidera sin despeinarse e Iván, regodeándose, va alegremente de arriba a abajo como un perro de caza, ocupándose de que los rezagados no nos perdamos. Mientras yo lo doy todo intentando seguir al pelotón.

Doy mil veces gracias a los dioses, al menos me ha tocado por azar en el grupo “lento” y no el de Mario, que salió al último y ya nos sacan algún kilómetro de distancia.

Mientras tanto sigo chorreando sudor, me doy cuenta de que el maillot y el culote están completamente secos.

Conociendo la sede de Q36.5

Sede de Q36.5

Antes de la tortura de las cuestas, tuvimos la oportunidad de visitar el nuevo centro neurálgico de la firma en Bolzano. Aquí, entre otras prendas de la nueva colección otoño invierno, tuvimos la oportunidad de conocer su última novedad y joya de la corona, la chaqueta Interval Térmica.

Chaqueta Interval Termica

Como su nombre lo dice, esta chaqueta está diseñada para las rodadas invernales. Empleando mapeo corporal, once diferentes tejidos y combinando distintos materiales, la Interval es capaz de atrapar aire caliente cuando lo necesitas y liberarlo cuando no lo necesitas. Adicionalmente, dispone de inserciones reflectantes para maximizar la visibilidad.

Entre sus características destacan sus paneles frontales de doble capa, diseñados para cortar el aire frío y un chaleco integrado con cremallera que permite un aislamiento del cuerpo en las temperaturas más bajas. Además cuenta con una cremallera exterior que impide el paso del viento.

Gracias a años de investigación, Q35.6 ha logrado algo que es sumamente difícil; mantener una temperatura adecuada a lo largo de toda la ruta, aún en esos momentos de máximo esfuerzo.

Lago di Caldaro

Afortunadamente para mis piernas, el siguiente y último día recorreremos el valle que rodea Lago di Caldaro. La travesía del día nos lleva a conocer los viñedos escalonados a lo largo de las laderas, sus pueblos de aires austriacos (esta región fue parte de Austria hasta la primera guerra mundial) y las extensas plantaciones de manzanos de la zona más baja.

Gracias Q36.5, ahora sé que tengo que entrenar más

Bicicleta 3T Exploro

Con unas de las montañas más bellas del mundo, comida italiana, apasionados del ciclismo, lo mejor en material y equipaciones. Solo puedo agradecer haber sido invitado a esta increíble experiencia gravel, equipado con lo último en tecnología para el ciclismo. Ya estoy deseando regresar… Eso sí, habrá que ponerse en serio con el entrenamiento.