Aplicación de sellador tubeless

Cómo tubelizar las ruedas de tu bicicleta paso a paso

Última actualización:

Tal y como decíamos en el artículo tubeless vs cámara en el ciclismo de montaña, si lo tuyo no es perder tiempo en el monte cambiando cámaras o arreglando pinchazos, o tal vez compites y un pinchazo para ti significa perder la carrera, o buscas ventajas en zonas técnicas con presiones bajas que te harán adaptarte mejor al terreno, este es tu método (aplica para todo tipo de bicicletas; mtb, gravel y carretera).

Antes de entrar en detalle aclaramos que en este artículo nos referimos como llanta a lo que en algunos otros países se denomina aro (o rin) y como cubierta al neumático.

Válvulas tubeless

Materiales y herramientas para tubelizar tus ruedas:

  • 2 llantas (preferiblemente en buen estado o nuevas)
  • 2 cubiertas (preferiblemente en buen estado o nuevas)
  • 1 rollo de cinta tubeless de ancho adecuado para la llanta
  • 2 válvulas tubeless
  • Líquido sellante
  • Trapos, papel y líquido para limpiar
  • Desmontables (preferiblemente de hierro)
  • Bomba de pie o compresor

Paso 1 – Limpia muy bien la llanta

Si partes de una llanta usada, asegúrate de que sea compatible. Retira el fondo de llanta si lo lleva (corbata en algunos países) y aprovecha para medir el ancho y apúntalo. Una vez que lo hayas retirado limpia muy bien el interior de la llanta de posibles restos de suciedad, pegamentos, etc.

Te recomendamos que la llanta esté en las mejores condiciones, ya que si tiene algún golpe y está deformada puede que no selle correctamente.

Aro tubeless

Si partes de una llanta nueva, tienes posibilidad de elegir tubeless compatible, tubeless universal (UST) o tubeless ready.

  • La llanta tubeless compatible no tendrá los agujeros de los radios sellados, por lo que será necesario que lo realices tú. No te preocupes, no tiene ninguna complicación y a continuación te decimos cómo.
  • Si optas por la UST, podrías pasar directamente al paso 6. Estas llantas son completamente estancas y van montadas junto con una cubierta de las mismas características. Si la compatibilidad entre llanta y cubierta es buena podrás lograr el sello sin necesidad de líquido durante el montaje. El mercado aquí es mucho más reducido, así que tenlo en cuenta.
  • Si optas por una tubeless ready, los orificios de los radios ya vienen sellados con cinta tubeless y en ocasiones incluyen las válvulas correspondientes, así que puedes pasar directamente al paso 4.

Paso 2 – Sella las llantas con cinta tubeless

Para hacerlo, necesitas que la cinta sea del mismo ancho del perfil interior de la llanta. Si traía fondo de llanta y al sacarlo lo has medido, ya tienes la anchura que necesitas.

En caso contrario, lo más efectivo es mirar cuánto mide según el fabricante. Si tienes claro la marca y el modelo, búscalo. Si no, mide el interior, teniendo en cuenta la curvatura para no tener problemas y que la cinta te quede demasiado angosta. Un pequeño truco es colocar una hoja de papel ajustándose al fondo de la llanta para asegurarte de la medida.

Colocado de cinta tubeless

Adhiere la cinta tubeless a lo largo de toda la circunferencia interna de la llanta. Comienza en el agujero de radio más próximo al orificio de la válvula y vuelve a pasar sobre este a fin de que los extremos de la cinta se traslapen. Ten cuidado de estirar y presionar para pegar correctamente la cinta, adaptándola perfectamente a la curvatura interior de la llanta cuidando que no queden pliegues ni burbujas que puedan ocasionar fugas de aire.

Un truco para asegurarnos de que la cinta quede perfectamente pegada, es colocar una cámara de válvula fina, montar la cubierta e hinchar la cámara dejándola puesta unas horas para que la expansión de esta se adapte al contorno de la llanta y fije la cinta aún más.

Paso 3 – Coloca las válvulas en la llanta

Colocación de válvula tubeless

Con un punzón, un destornillador fino o una tijera, haz un pequeño agujero en la cinta sobre el orificio en el que se alojará la válvula. A continuación introduce la válvula con cuidado desde el interior de la llanta hacia afuera. Después coloca la junta plana y aprieta bien la tuerca de la válvula a fin de que selle perfectamente el orificio. Algunas válvulas traen un pequeño tornillo interno en la base que refuerza este apriete y así evitar posibles fugas.

Ajustando la válvula tubeless

Asegúrate de que el sello de goma de la válvula haya sentado perfectamente en la parte interna de la llanta. No hay nada peor que terminar todo el proceso para descubrir una fuga de aire en la válvula.

Paso 4 – Monta la cubierta

Una vez que los orificios de los radios han sido sellados con cinta y la válvula ha sido instalada es momento de montar la cubierta. Hay cubiertas que cuestan más trabajo que otras, si estás teniendo dificultades puedes ayudarte con los desmontables.

Comienza a montar ambos talones de la cubierta empezando desde la zona de la válvula, pero deja el extremo contrario a la válvula sin cerrar completamente para poder añadir el líquido sellante por esa zona.

En caso de que vayas a colocar espuma antipinchazos, monta solamente uno de los costados de la cubierta para poder insertar la espuma.

Paso 5 – Coloca la espuma antipinchazos (OPCIONAL)

Colocación de nube antipinchazo

Si has seguido el paso anterior y te has decidido por añadir una nube /mousse /espuma antipinchazos, tendrás solo uno de los costados de la cubierta colocado. Introduce la espuma entre la llanta y la cubierta y procede a cerrar el otro costado de la cubierta dejando una abertura para introducir el líquido sellante.

En cubiertas con aro rígido o poco flexibles, es posible que te cueste colocar las cubiertas. Ayúdate de unos desmontables de hierro mejor que los típicos de plástico para hacerlo más cómodamente.

Paso 6 – Añade el líquido tubeless

El siguiente paso es rellenar la rueda con sellador. Sigue las instrucciones del fabricante a la hora de introducir la cantidad de líquido sellante que necesites. Si no pone nada o tienes dudas, algunos estándares sugieren una cantidad de unos 80 – 100 ml por rueda de 27.5” en ciclismo de montaña. Reduce o aumenta en unos 20 ml si tu cubierta es de 26 o 29”.

Aplicación de sellador tubeless

Ten en cuenta que tendrás que reponer el líquido dependiendo de cuánto tiempo de uso le des y los terrenos o condiciones por los que te muevas. Lo más habitual es cada 3 meses.

En algunos casos puedes hacerlo a través de la válvula, ya sea directamente del envase o con ayuda de una jeringuilla y un tubo que se acopla a la válvula. Alternativamente podrás asegurarte de la cantidad que te queda abriendo un poco la cubierta y volviendo a rellenar igual que hemos hecho la primera vez.

Paso 7 – Cierra la cubierta

Instalación de la cubierta

Después de haber llenado la cubierta con la cantidad necesaria de sellador, gira la rueda 180º de tal manera que el líquido tubeless quede en la parte que está cerrada por ambos flancos y cierra la cubierta completamente. Puedes ayudarte de los desmontables de ser necesario. 

Paso 8 – Hincha la rueda

Coloca una bomba (preferiblemente de pie) en la válvula y cruza los dedos para que selle todo correctamente y a la primera. Según vas incrementando la presión, escucharás cómo va talonando la cubierta, no te asustes. Asegúrate de que esté talonando adecuadamente observando los bordes de la cubierta próximos a la llanta. Normalmente la cubierta tiene una línea paralela que sobresale y te indica si está correctamente talonada.

Hinchando el neumático

No tengas miedo de llegar a la presión máxima indicada en el costado de la cubierta y usarla a esa presión durante tu primera rodada. Esto ayudará a distribuir correctamente el líquido sellante por toda la cubierta. En casa, ten la precaución de ir girando de vez en cuando las ruedas, para que el líquido vaya repartiéndose por toda la superficie interior de la cubierta.

Paso 9 – ¡A disfrutar de tus nuevas tubeless!

Disfrutando de las nuevas tubeless

Revisa antes de salir que las ruedas estén manteniendo la presión. Después de hacerla rodar un poco, ya puedes ajustar a una presión que sientas cómoda y acorde a las condiciones de tu ruta.

Siempre es buena idea llevar una cámara de repuesto por si acaso destalonas. Sin embargo, esto es especialmente importante cuando estás probando unas nuevas tubeless.

¿Qué hacer si no logras un sello en tus ruedas?

A veces, aún poniendo todo nuestro empeño, no conseguimos un sello adecuado. Para identificar la posible causa deberás observar y asegurarte que:

  • La llanta realmente es compatible con este sistema
  • La llanta y la cubierta son compatibles entre sí
  • Puedes hacer un buen sello inicial (si la bomba de pie no funciona, quizá requieras de un compresor)
  • La llanta no esté doblada o fisurada en la unión
  • No fugue por la válvula, aprieta fuerte (también puede que la junta de goma cónica no se adapte perfectamente al agujero)
  • La cinta haya sellado todos los orificios de los radios correctamente
  • No tengas alguna perforación que el sellador no es capaz de cerrar (especialmente si has usado unas cubiertas viejas)

Fotografía por i2fotos