Cicloturismo en México: 10 rutas maravillosas

Cicloturismo por México
Foto: Didier Weemaels

¿Necesitas aventura en tu vida? ¿Por qué no encontrarla al hacer un viaje en bicicleta?

Muchas personas no entenderán el porqué alguien realizaría un viaje en bicicleta. Hay quienes te dirán que “es muy agotador y peligroso”. Pero, para muchas otras, es la mejor forma de viajar.

La vida en la bicicleta es muy simple, y al viajar, de repente esos mil pensamientos que a diario rondan tu cabeza se desvanecen. El estrés, la angustia y el mal humor desaparecen, aclarando tu mente para enfocarte en cuatro prioridades: beber para saciar la sed, comer cuando tienes hambre y dormir para recuperar las fuerzas y continuar el viaje en bicicleta para disfrutar del camino absorbiendo todo lo mejor de la experiencia.

Al hacer un viaje en bicicleta, realmente descubres las necesidades básicas de la vida. Esa es también la verdadera aventura. El estrés de la civilización, que nosotros mismos hemos engendrado, cae de nuestros hombros, y uno se vuelve más tranquilo y se centra en lo que realmente es importante.

Acampando en bicicleta

Concentrarte en lo esencial es increíblemente bueno: te sentirás liberado de cosas sin importancia y podrás pensar en las cosas importantes de la vida. Estarás fuera de la cotidianidad de la rutina, y eso te dará libertad de pensamiento y te hará feliz.

Así que seas un aventurero o no, date la oportunidad de hacer tu primer viaje en bicicleta o, si ya lo has hecho, pon a punto tu bicicleta, empaca las alforjas y descubre que todos tenemos algo de aventura en nuestras vidas.

Lo puedes hacer en compañía de alguien o, en solitario, pero ten por seguro que revelará  cómo tu esfuerzo en la bicicleta te dará sus frutos al realizar alguna de estas rutas para viajar en bicicleta por el maravilloso México.

1. Xilitla – San Luis Potosí

Tirolesa en bicicleta
Fuente: El Norte

Un lugar enigmático que, sin duda cautivará desde el arquitecto con las bases más modernistas hasta al librepensador más surrealista.

Enclavado en la espesura de la selva potosina, junto con cascadas y pozas, naturales y creadas, se encuentran Las Pozas de Xilitla, un conjunto artístico, arquitectónico y escultórico surrealista creado por Edward James.

Y por si eso fuera poco, aquí se encuentra la tirolesa en bicicleta –sí, leíste bien: en bicicleta- más larga del mundo. Un periplo en bicicleta que, partiendo desde el Zócalo de la Ciudad de México, representa un viaje de 348 kilómetros con ciertas pendientes hasta llegar a los 2n882 msnm.

Tipo de bicicleta: Touring, Gravel o Montaña son ideales para este viaje. 

Dificultad: todos los niveles. 

Lugar: San Luis Potosí. 

Mejor fecha para realizarla: casi todo el año, aunque hay zonas por las que pedalearas como: Reserva de la Biosfera Barranca de Metztitlán, en donde la temperatura puede cambiar sin previo aviso y es extremosa.  

2. La Baja Divide – Baja California Sur

Acampando en Baja California Norte
Foto: Highlux Photography

Ideal para los cicloviajeros que aman los retos, la Baja Divide, es una ruta de 2,736 kilómetros de recorrido, que atraviesa toda la península de Baja California. La ruta completa parte desde San Diego en el Estado de California hasta San José del Cabo en Baja California Sur, aunque bien se puede comenzar desde el lado mexicano o realizar alguno de los tramos.

La ruta de la Baja Divide utiliza caminos y vías existentes, 95 por ciento de las cuales están sin pavimentar, y que van desde: caminos de tierra a sendas en condiciones de arena que requieren neumáticos más anchos – los expertos recomiendan utilizar neumáticos de 3 “- mientras que las frecuentes espinas de cactus obligan al cicloviajero a utilizar un sistema de rueda sin cámara o ir preparado para reparar pinchazos.

Ten en cuenta que necesitarás abastecerte de agua al menos para dos o tres días como mínimo. Un GPS es necesario para la navegación, ya que la mayoría de los caminos y rutas a lo largo de la Baja Divide no aparecen en los mapas.

Tipo de bicicleta: Gravel, Touring, Montaña. 

Dificultad: intermedia con experiencia previa en cicloviajes. Es recomendable tener experiencia en navegación con GPS y mapas.

Lugar: Baja California Norte, México. 

Mejor fecha para realizarla: debido a que mucho de su terreno es desértico, es prudente evitar el verano. Pero diciembre es una buena fecha para realizarla.

3. Acatlán de Osorio- Puebla

Acatlán de Osorio
Foto: Puebla Dos22

Un destino ideal para el ciclismo de montaña, en el que podrás cruzar zonas desérticas para a una de las zonas más importantes de la mixteca. Hay una zona de camping en la que podrás contactar con otros ciclistas que realizan recorridos por la zona para conocer plantas medicinales, un safari fotográfico, y si lo prefieres, puedes realizar una caminata para escuchar las leyendas del poblado de Acatlán.

Si partes desde la Ciudad de México (242 kilómetros), prepárate para pedalear un importante desnivel en lo que subes la zona serrana  (aproximadamente 997 metros de desnivel), pero te recomiendo que emprendas tu camino por Cuautla, Morelos, ya que es una zona donde probablemente encuentres a otros ciclistas y la carretera federal es más amigable que ir directo por la autopista.

Tipo de bicicleta: Gravel, Touring, pero la ideal es de Montaña. 

Dificultad: intermedia con experiencia previa en cicloviajes. 

Lugar: Puebla.

Mejor fecha para realizarla: a excepción del invierno, cualquier época del año es buena para este vieja. 

4. Pirámide de Chichen Itza – Yucatán

Pirámide de Chichen Itza
Foto: Secretaría de Turismo

Ideal para el Indiana Jones que todos llevamos dentro, pues en la península de Yucatán se encuentran las pirámides de Chichen Itza. Esta zona arqueológica es una de las Siete Maravillas del Mundo. Por lo que no te puedes perder la posibilidad de explorar en tu bicicleta lo que queda de la civilización maya.

Comenzando en la Ciudad de México, el recorrido es de 1,450 kilómetros, pero no hay duda que es uno de los más bellos que puedes hacer en bicicleta. En él recorrerás varios estados de la República Mexicana, en donde encontraras miles de aventuras esperando por ti.

Tipo de bicicleta: Gravel, Touring

Dificultad: intermedia con experiencia previa en cicloviajes y buena condición física. 

Lugar: Yucatán.

Mejor fecha para realizarla: cualquier temporada es apta, solamente ten presente que hay estados, por los que cruzarás, en donde la temporada de lluvias es cosa seria.

5. Maruata – Michoacán

Maruata Michoacán
Foto: AVIS

Contemplar las olas del mar también es cosa de ciclistas. Y, el estado de Michoacán tiene una de las costas al lado del Océano Pacífico, más hermosas del mundo.  

Vegetación tropical, clima cálido y más de 260 kilómetros de playas vírgenes donde puedes acampar o quedarte en cabañas ecológicas. Es un destino más para descansar, practicar la pesca, el buceo, el esnórquel o, simplemente ver la inmensidad del océano.

Viaje con al menos 842 kilómetros de pedaleo –dependiendo del lugar de dónde partas- por una variedad de terrenos que van desde cuestas serranas, hasta caminos planos al nivel del mar.

Tipo de bicicleta: Gravel, Touring e incluso Ruta, son aptas. 

Dificultad: intermedia con experiencia previa en cicloviajes y buena condición física. 

Lugar: Michoacán.

Mejor fecha para realizarla: cualquier temporada es apta.

6. Las Pozas azules de Atzala – Guerrero

Pozas Azules
Foto: Roberto Chávez Tapia

Atzala, en náhuatl (idioma originario) significa: “en medio de las aguas”, y justo así te sentirás en este enigmático lugar. 

Muy cerca de Taxco, Guerrero, aquí el atractivo principal es un parque acuático natural. Siete pozas de agua color turquesa rodeadas de cascadas y paredes rocosas que pueden ser escaladas (siempre con equipo de seguridad). Cuenta con un área para acampar, en la que cobran por persona (la última vez que fui costó $80.00 MXN, pero probablemente el costo haya aumentado). Y si lo tuyo no es la tienda de campaña, también cuentan con hospedaje. 

El agua de las pozas es fría, pero gracias a al cálido clima que impera en la zona pronto te acostumbras y nadarás como un pez. Es necesario que sepas que, está prohibido el uso de cremas de protección solar, bronceadores, jabones y cualquier tipo de sustancias tóxicas. Lo anterior es para preservar y respetar al medio ambiente del lugar.

Si partes desde la Ciudad de México, lo puedes hacer utilizando la vieja ciclopista de Ferrocarril de Cuernavaca y te espera un recorrido de unos 196 kilómetros, aproximadamente. Al pedalear por ciclopista es importante estar atentos en algunos de los poblados por los que atraviesa, de preferencia ve acompañado. Pero recuerda que una sonrisa, y un respetuoso saludo abre mil puertas.

Tipo de bicicleta: Gravel, Touring, Montaña e incluso Ruta, son aptas. 

Dificultad: todos los niveles, pero se necesita buena condición física para enfrentar las subidas que habrá en el camino (hasta 850 metros de ascenso). 

Lugar: Taxco, Guerrero.

Mejor fecha para realizarla: de noviembre a mayo.

7. Monte Albán – Oaxaca

Monte Albán, Oaxaca
Foto: Sandra Regalado

Localizado a 10 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, Oaxaca, y a 510 de la Ciudad de México está el sitio arqueológico de Monte Albán, sitio con una rica historia que data de 500 años a.C., ya como ciudad importante en la región de los Valles Centrales de Oaxaca, pero la zona ha sido habitada y urbanizada desde al menos 1200 años antes de Cristo. Aquí además de la zona arqueológica y sus espléndidos paisajes, se come muy bien y por supuesto también hay mezcal.

Hay donde acampar, pero estando tan cerca de la ciudad de Oaxaca, te recomiendo que te quedes ahí, ya que la propuesta de comida y alojamiento (también hay zonas para acampar) es vasta y para todos los bolsillos, y su oferta cultura es amplia y de nivel internacional. En fin, un viaje a Oaxaca en bicicleta es una de las cosas que uno tiene que hacer al menos una vez en su vida. 

Yendo desde la Ciudad de México, el camino es multifacético, pero sin duda lo vas a disfrutar. 

Tipo de bicicleta: Gravel, Touring, Montaña e incluso Ruta, son aptas. 

Dificultad: intermedio. 

Lugar: Oaxaca de Juárez, Oaxaca.

Mejor fecha para realizarla: de octubre a mayo, pero si uno que otro aguacero no te incomoda, incluso en época de lluvias es bueno para pedalear por sus caminos.

8. San Miguel de Allende – Guanajuato

San Miguel de Allende - Guanajuato
Foto: Velvet Magazine

San Miguel de Allende es una ciudad de la época colonial en el altiplano central de México, es conocida por su arquitectura barroca española, su activa escena artística y sus festivales culturales. Y en al menos los últimos 10 años es sitio de interés para muchos jóvenes atraídos por su enfoque cosmopolita.

A 280 kilómetros de la Ciudad de México, llegar a San Miguel de Allende, no requerirá de mucha experiencia, pero si de mucho corazón y unas buenas piernas, una vez que pases, San Juan del Rió, el camino desciende hasta Querétaro, y después habrá otro pico hasta pasar la Barreta y se acabaron las subidas y todo es puro gozo.

Hay varias zonas para acampar e incluso balnearios en donde podrás hacerlo, uno de ellos es el parque acuático Xote, que está a 5.5 kilómetros del centro de San Miguel de Allende.

Tipo de bicicleta: Touring,Gravel, Ruta, son aptas, pero si deseas hacerlo en Montaña también es sencillo hacer el viaje. 

Dificultad: intermedio. 

Lugar: San Miguel de Allende, Guanajuato.

Mejor fecha para realizarla: todo el año.

9. Isla Holbox – Quintana Roo

Isla Holbox - Quintana Roo
Foto: Gloria Muñoz Ramírez

La Isla Holbox es una isla del norte de la península de Yucatán en México, en el estado de Quintana Roo. Es parte de la Reserva de la Biosfera Yum Balam y la separa del continente la laguna Yalahau, que alberga flamencos y pelícanos.

La isla se encuentra entre el mar Caribe y el golfo de México, con aguas ricas en fauna marina, como tortugas marinas. Los aspectos destacados de la isla incluyen la tranquila villa Holbox y la playa Punta Coco.

Una vez aquí, puedes dormir en una hamaca con mosquiteros por unos cuantos pesos y alejada del ajetreo de las zonas turísticas, pero puedes llevar tu propia tienda de campaña y rentar el espacio, pero hay otras opciones como una palapa abierta, un alijo entre otras.

Desde Tulum, ciudad de la costa caribeña es fácil de llegar a Holbox, pues sólo las separan 179 kilómetros de un camino completamente plano, así que es fácil pedalear por esa ruta, sólo hay que tener cuidado con el tráfico automotor. Recuerda que tendrás que abordar un ferry que zarpa de Chiquilá, y el costo ronda los $150.00 MXN., por persona.

Tipo de bicicleta: Touring, Gravel, Ruta, son aptas, pero si deseas hacerlo en Montaña también es sencillo hacer el viaje. 

Dificultad: todos los niveles. 

Lugar: Lazaro Cardenas, Quintana Roo.

Mejor fecha para realizarla: todo el año, pero en invierno que no hace tanto calor es bueno para pedalear.

10. Real del Monte – Hidalgo

Real del Monte - Hidalgo
Foto: México Desconocido

Conocida por su historia minera, esta ciudad tuvo su apogeo en el siglo XVIII, debido a su alta producción de plata. Hoy Real del Monte forma parte de los llamados “Pueblos Mágicos” por su riqueza histórica y cultural. También apodado la “pequeña Cornualles”, por la alta migración que vivió por parte de ingleses en el siglo XIX, esta pintoresca ciudad está repleta de historia por donde la veas.  

Sus minas ahora convertidas en museos y sus deliciosos pastes es algo que no te puedes perder. Pero, si además de ciclista, te gusta el fútbol, tienes que ir, pues aquí es la cuna del balompié mexicano, ya que los ingleses que trabajaban explotando las minas de la región, lo trajeron al país.

Desde la Ciudad de México es un viaje de 105 kilómetros y unas cuantas horas de pedaleo que cualquier ciclista aficionado puede hacer si se lo propone. El desnivel del camino es casi nulo, lo que lo hace atractivo para comenzar en el cicloturismo. Además de que hay varias zonas con agrestes veredas para practicar el ciclismo de montaña.

Tipo de bicicleta: Touring, Gravel, Montaña, son aptas, pero si deseas hacerlo en Ruta también es sencillo hacer el viaje, pero ten presente que una vez en la localidad, el empedrado cubre muchas de sus calles. 

Dificultad: todos los niveles. 

Lugar: Mineral del Monte, Hidalgo.

Mejor fecha para realizarla: todo el año, pero en octubre hay el Festival del Paste que no te puedes perder.