Consideraciones al cambiar el manillar de tu bicicleta

Foto: Single Bike
Última actualización:

Existen tres puntos que son claves para el contacto entre el ciclista y su bicicleta, estos son: los pedales, el sillín y el manillar.

Y no obstante que los tres son muy importantes, los ciclistas generalmente invertimos tiempo y dinero en seleccionar los dos primeros, olvidándonos generalmente del manubrio de nuestra bicicleta.

Foto: Chapter 2

La importancia de un manillar adecuado para tu bici

Elegir el tipo de manillar tendrá un gran efecto en tu comodidad y rendimiento sobre la bicicleta, pues éste, es parte fundamental para determinar tu posición de pedaleo y la distribución de tu peso cuando estás conduciendo tu bicicleta, por lo que inevitablemente, contar con el manillar para bicicleta adecuado, tendrá un impacto fundamental en nuestro rendimiento al pedalear nuestra bicicleta, ayudándonos a ser más rápidos, más precisos en la conducción, así como el evitar posibles lesiones por una mala posición al conducir.

¿Por qué quieres cambiar el manubrio de tu bicicleta actual?

Las razones para cambiar o actualizar el manillar de nuestra bicicleta son variadas, pues éstas transitan desde conceptos puramente estéticos en nuestra bicicleta, hasta razones como la comodidad, el rendimiento y seguridad sobre la bicicleta e, incluso aspectos relacionados con correcciones ortopédicas.

Aquí analizaremos las más comunes y necesarias.

La talla (Ancho del manillar)

Debido a que el ancho de los manubrios con los que equipan una bicicleta nueva, son una estimación basada en la anchura media de los hombros de la persona promedio que monta una bicicleta de su talla. Y como ninguno de nosotros es realmente una persona promedio, cambiar por esta razón nuestro manillar, además de ser una buena idea, también es relevante para personas de hombros estrechos o mujeres que han comprado una bici unisex sobre una específicamente diseñada para ellas.

Pues como la mayoría de las mujeres poseen hombros más estrechos en comparación con los hombres de la misma altura, es inteligente querer cambiar a un manillar más estrecho.

Los manillares que son demasiado anchos pueden ejercer presión sobre el cuello y los brazos, y hacer que andar en bicicleta se sienta un poco como conducir un camión.

Ahora, en el caso contrario, o sea, con manillares demasiado estrechos, es necesario que tengas en mente que éstos te harán sentir apretado, pero en ciertos casos, vale la pena el manubrio estrecho porque éste, contraerá tus codos al cuerpo, lo que te dará, una aerodinámica significativamente mayor, aumentando la velocidad a la que desplazas.   

Foto: Quad Lock

La regla de oro al seleccionar el ancho del manillar de bicicleta correcto es: medir la distancia entre las dos partes óseas en tus hombros –en términos más científicos la distancia entre tus dos articulaciones acromioclaviculares-.

Dicha medida te proporciona una línea de base que: si mide 38 cm, busca manillares de 38 cm de ancho. Sin embargo, las preferencias personales y el estilo de conducción también juegan un papel importante en esta decisión. Así, por ejemplo, si la aerodinámica es importante para ti, tal vez optes por un tamaño más abajo de tu talla.

Por otro lado, a algunos ciclistas les gusta la estabilidad que ofrecen los manubrios ligeramente más anchos, por lo que podrías optar por un tamaño de hasta unos 40 cm de ancho. No obstante que esto significaría que tienes que mover los brazos para alcanzar los mandos de frenos y cambios, provocando cierta tensión en los omóplatos, y causándote molestias con los kilómetros acumulados.

Comodidad

La comodidad al conducir la bicicleta es crucial para todo ciclista, por lo que debes tener en cuenta lo siguiente:

Cuanto más te inclines sobre el manillar de la bicicleta, más peso y presión pones en tus manos. Sin embargo, el manubrio de las bicicletas de ruta proporciona una variedad de posiciones que ayuda a disminuir la presión de tus manos y proporciona algo de descanso a la espalda, esto, dependiendo de cómo sujetes el manubrio.

Por el contrario, las bicicletas de montaña vienen con un manubrio plano o vertical que permite que tus manos sólo tengan una posición. Lo que posiblemente puede parecer una limitante, pero también tiene sus ventajas, pues eso te proporciona una posición más erguida durante la conducción y libera presión en tus manos, lo que suele ser apropiado para aquellos que sufren de problemas de espalda.

Conducción precisa

El ancho de tu manubrio también influye en la precisión con la que conduces y eso te da la posibilidad de sortear obstáculos.

Cuanto más ancho sea el manillar, más apalancamiento tienes. Y una palanca sólo funciona cuando la persona que tira o empuja la palanca tiene una base estable desde la cual trabajar. A medida que amplías el largo de tu manubrio, extiendes los brazos y, al hacerlo, pierdes el apalancamiento.

Lo ideal es que tus manos estén alineadas con los hombros mientras te inclinas sobre tu manubrio.

Debido al tipo de manubrio con caída, con el que cuenta una bicicleta de ruta, no tienes muchas posibilidades de levantar la rueda delantera sobre los obstáculos –pero es posible-. En una bicicleta de montaña, el levantar la rueda es una de las piedras angulares para conseguir un excelente manejo. Por lo que deberás tener en cuenta este punto para saber si necesitas cambiar el tipo de manubrio o no, pero una vez más, mucho será dependiendo también del tipo de conducción que estés buscando.

Lo que debes considerar antes de cambiar el manillar de tu bici

Como ya hemos visto, las diferencias entre el manubrio de las bicicletas de ruta y las bicicletas de montaña son claras, unos son planos o verticales y los otros tienen caída y te proporcionan diferentes posturas. Pero en medio de ambos hay variantes.

A los cicloviajeros, por ejemplo, generalmente les gustan los manubrios planos, pero hay quienes buscan manillares con caída, los ciclistas del ciclocross les gustan los manillares con caída y a los triatletas el uso de aerobarras. Pero, no hay que olvidar, que el tipo de manubrio que vayas a elegir dependerá del tipo de bicicleta que pedalees y el cómo la conduzcas.

Una vez que tengas claro lo anterior, hay ciertas consideraciones mecánicas que tienes que tener en cuenta antes de cambiar el manillar de tu bicicleta.

Foto: Chapter 2

Compatibilidad de la potencia con nuevo manillar

Este es un punto de suma importancia, pues los manillares con diámetro estándar miden 25,4 mm. Esto se refiere a el punto central donde se unirá con la potencia. Sin embargo, algunas marcas llegan a fabricar manubrios de hasta 31.8mm de diámetro para mejorar la rigidez. Si este es el caso, necesitarás una potencia con un tamaño de abrazadera coincidente con el diámetro de la parte central de tu nuevo manillar o viceversa, si el manubrio es de un diámetro más estrecho, también tendrás que cambiar la potencia para que coincidan.

Ten en cuenta que la medida del centro del manubrio no siempre es el diámetro en la totalidad del manillar, pues esto varía de un modelo a otro. Hay modelos que en el centro son más anchos que en sus extremos.

Medida de los mandos de freno y cambios

Otra consideración que debes tener en cuenta es la siguiente, ¿la medida de los mandos es compatible con el diámetro del nuevo manillar?

Tipo de mandos de freno y cambios

Teniendo lo anterior en mente, es necesario que sepas que, no siempre serán compatibles los mandos de freno y cambios al nuevo manillar.

Por ejemplo: en palancas de cambios y frenos ya existentes en un manubrio para bicicleta de montaña, no le quedarán a un manubrio de ruta, y si intentas abrir las abrazaderas que generalmente están hechas de aluminio las romperás y quedarán inservibles.

Y en el caso de los mandos para manubrio de ruta, al intentarlos poner en un manubrio de montaña, estos quedarán grandes y no es recomendable que pongas calzas porque lo más posibles es que de una u otro forma se muevan de su posición. Lo recomendable es que sean compatibles sus tamaños.

Foto: Bike Porter

Evalúa si el cambio de manillar es viable

Teniendo en cuenta todo lo anterior, tus preferencias de conducción y conociendo de antemano las particularidades de cada manillar del que aquí hemos hablado, es importante que evalúes si por ejemplo: tienes que cambiar palancas de frenos y de velocidades, y en ocasiones, debido a lo especializados que son ahora los componentes, hasta el mismo sistema de frenos, ¿vale la pena la inversión? ¿No te conviene invertir directamente en una bici más actual?

O si lo que quieres es actualizar a mandos duales, también hacerte la misma pregunta, ¿realmente el costo beneficio del nuevo manillar y sus mandos justifican el cambio?

Ahora, si es una bici que significa mucho para ti, pues sí, realmente una actualización hará que disfrutes de ella por unos años más. Pero, siempre teniendo en cuenta que no salga más caro el manubrio que toda la bicicleta.

Incluso si fuera al revés, que tus componentes fueran compatibles con el nuevo manubrio, ¿vale invertir en un nuevo manubrio?

Al final, eres tú quien tendrá la última palabra, pero es importante que conozcas todos los pros y contras que pueden surgir en tu caso particular.