Kit completo para reparar cámara

Aprende a parchar la cámara de tu bici en 6 pasos

Última actualización:

Uno de los problemas más frecuentes cuando se anda en bicicleta son los pinchazos. Estos pueden ocurrir en cualquier momento, por lo que hay siempre hay que llevar un kit básico con todo lo necesario para reparar la cámara y saber como hacerlo.

Una simple pinchadura puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza si no se cuenta con las herramientas y refacciones necesarias. A continuación te decimos como reparar la cámara de tu bicicleta en 6 sencillos pasos.

Somos consientes que en distintos países se pueden utilizar términos distintos, así que para efectos de este artículo utilizaremos los siguientes:

Diagrama conceptos parchado

Cómo parchar la cámara de tu bicicleta

Material básico:

  • Palancas para Desmontar Llanta
  • Parches para cámara
  • Pegamento para parches
  • Un pedazo de lija

La forma más fácil y cómoda de reparar una cámara pinchada es desmontando toda la rueda para poder sacar la cámara y la cubierta para poder revisar ambas partes cuidadosamente y maniobrar mejor.

Alternativamente se puede reparar la cámara sin desmontar la rueda de la bicicleta. El espacio de trabajo será bastante limitado utilizando este método. Sin embargo, si tu bicicleta no utiliza bloqueo (cierre rápido) y no tienes la herramienta para desmontar la rueda esta será tu única opción.

En distintos países se les puede llamar de diferentes maneras a las partes de la bicicleta, por lo que para efectos de este artículo nos referimos a rueda como todo el conjunto incluyendo; rin, cámara y cubierta. En donde el

1. Desmonta la cubierta y extrae la cámara

Independientemente si desinstalas la rueda o no, el siguiente paso será extraer la cámara utilizando las palancas para desmontar la cubierta. Para esto hay que empujar con los pulgares la cubierta a fin de despegarla de las paredes del aro.

Desmontando la cubierta

Una vez que esté despegada, empuja y engancha el talón o borde de la cubierta con una de las herramientas para desmontar la cubierta y haz palanca presionando en dirección de los radios (rayos).

La mayoría de las palancas para desmontar incluyen un gancho para sujetarla de alguno de los radios. Si tus palancas no cuentan con gancho deberás sujetarlo, con la mano, contra un rayo. Hay que tener mucho cuidado de no pellizcar la cámara.

Insertando el primer desmontador

Repite el procedimiento con la segunda palanca aproximadamente a 10 cm de la primera, pero esta vez deslízala firmemente alejándola de la primera palanca, hasta que toda la circunferencia lateral de la llanta quede fuera del aro. En este momento podemos tomar la cámara y jalarla para extraerla.

En caso de que la rueda aún esté instalada tendrás que maniobrarla, con cuidado, entre la rueda y la tubería de la bici.

Usando el segundo desmontador

Algunos juegos de palancas incluyen tres palancas, lo que puede ser de gran utilidad cuando la cubierta resulta difícil de desmontar solamente con dos de ellas. El procedimiento es similar, solo hay que enganchar las dos primeras palancas y realizar el desmonte con la tercera.

2. Localiza la pinchadura

Existen perforaciones que son bastante obvias y algunas otras son casi invisibles a simple vista. Si estás en casa o tienes acceso suficiente agua y a una cubeta, el método más fácil para localizar una pinchadura será sumergirla para ubicar las burbujas por donde se escapa el aire. La realidad es que no siempre tendremos acceso a un lugar para sumergir la cámara.

En estos casos, que serán la inmensa mayoría, tendrás que hacer uso de tus sentidos del tacto, del oído y hasta del olfato. Lo primero que tendrás que hacer es inflar la cámara y acercarla a tu rostro tratando de escuchar, sentir y hasta oler el aire (tiene un olor a caucho) que escapa de la cámara.

Si tienes una pluma a la mano, se puede marcar con una cruz el punto exacto, procurando hacer los trazos más largos que el área que cubrirá el parche.

Marcando la pinchadura

3. Inspecciona la cubierta

Es muy importante inspeccionar la cubierta, ya que existe la posibilidad de que el objeto que perforó la cámara aun se encuentre incrustado en ella o esta haya sufrido algún daño considerable.

La inspección deberá hacerse tanto en el exterior como en el interior de la cubierta, utilizando la vista y el tacto. Mi sugerencia es que tomes un punto de referencia en la cubierta (puede ser la marca a un costado) e ir girando lentamente mientras buscas el objeto que causo la perforación o cualquier otro daño.

Una vez que localizaste el objeto retíralo con cuidado de no lastimarte. Puedes utilizar unas pinzas de punta para facilitar este proceso, si las tienes a la mano.

Revisando la cubierta

4. Prepara la cámara antes aplicar el parche

A fin de que el pegamento se adhiera mejor es necesario lijar ligeramente la superficie de la cámara en donde se colocará el parche. El área a lijar deberá ser un poco mayor al área que cubrirá el parche. Para facilitar este paso podemos apoyarnos en el cilindro de la bomba de aire, en tu bidón o inclusive en alguno de los tubos de la bicicleta.

Muchas cámaras tienen unas líneas a lo largo de las uniones, en caso de que el parche se vaya a aplicar sobre una de estas uniones es muy importante que las borres totalmente con la lija.

Si no haces esto, es posible que se forme un hueco por el que se escapará el aire. Además, durante este proceso es importante que ya no toques esta área con los dedos, ya que se puede contaminar con tierra o grasa que nos impedirán una adherencia óptima.

Lijando la zona a parchar

5. Aplica el parche

Existen dos tipos de parches. En primer lugar están los tradicionales parches en los que es necesario aplicar una capa de pegamento en la cámara antes de adherir el parche. En segundo lugar tenemos los parches que no necesitan pegamento, conocidos como glueless, los cuales se adhieren directamente a la cámara.

Para aplicar un parche tradicional, lo primero que harás es aplicar una capa de pegamento sobre toda el área que lijaste. Se recomienda aplicar suficiente pegamento directamente sobre la perforación y después distribuirlo hasta cubrir un área mayor a la que cubrirá el parche con el extremo del tubo de pegamento. De esta manera no terminarás con los dedos llenos de pegamento, ni contaminarás la zona.

Aplicación del pegamento

Después de unos cuantos minutos (el tiempo varía según la marca, así que lee las instrucciones revisa las indicaciones de tu kit de parchado), ya que el pegamento esté seco, toma uno de los parches y desprende únicamente el papel metálico que cubre la cara adhesiva del parche. Ten cuidado de que no se ensucie.

A continuación aplícalo, de una sola vez, sobre el área en la que aplicaste el pegamento. Hay que presionar bien el parche a fin de que toda la cara adheridle haga contacto con la cámara y aplica presión comenzando del centro hacia los extremos a fin evitar la formación de burbujas. ¡Listo la cámara está parchada y lista para usarse!

En el caso de los parches glueless, solamente deberás retirar el papel que protege la cara adherirle del parche y aplicarla sobre la perforación. Igual, asegurándote de remover cualquier burbuja que se pudiera formar.

Pegando el parche

6. Instala la cámara

Una vez que ya quedo reparada la cámara, habrá que instalarla en la rueda.
Para facilitar está tarea infla un poco la cámara, a fin de darle cuerpo. Continúa introduciendo la cámara dentro de la cubierta. Esto reduce la posibilidad de pellizcar la cámara entre el talón de la cubierta y el flanco del aro.

Cámara dentro de la cubierta

Posteriormente inserta uno de los talones de la cubierta en el aro, revisando que la cámara esté perfectamente metida entre la llanta y el aro. Si todo está en la posición correcta basta con insertar el talón contrario dentro del aro.

Personalmente se me facilita un poco comenzar este paso del lado contrario al de la válvula. Dependiendo del tipo de cubierta, este paso puede ser un poco más difícil, ya que algunas llantas son más duras que otras o tiene menos holgura.

Asegúrate de que los talones estén bien sentados dentro del aro y que la válvula esté en posición perpendicular a la circunferencia del aro. Si todo está en orden, infla a la presión adecuada.

Montando la cubierta

Como muchas otras cosas en esta vida, es probable que las primeras veces te cueste un poco de trabajo. Por tal razón, es muy recomendable practicar estos 6 pasos en la comodidad de tu casa. Así, al memento de tener que reparar un pinchazo en el camino, ya sabrás que hacer y evitarás dolores de cabeza.