Como ciclista urbano te enfrentas a un tráfico implacable, conductores, peatones y ciclistas distraídos, autos mal estacionados y vías que dejan mucho que desear. Por eso hoy quiero compartirte tres cualidades que todo ciclista urbano debe tener.

1. Conciencia

Para poder circular de manera segura es necesario ser conscientes de nosotros y de nuestro entorno. Es necesario saber que eres parte del flujo vial y de que hay otros usuarios. Todos en diferentes medios de transporte, pero con el mismo derecho a usar la vía pública. Cuando eres consciente de esto la pirámide de la movilidad cobra sentido.

11.9thHStreetFestival.NE.WDC.21September2013
Foto: Elvert Barnes

Respeto a las banquetas y zonas destinadas al peatón

Seguramente has escuchado el dicho “Si te subes a la banqueta bájate de la bicicleta”. Cuando eres consciente de tu entorno y sobre todo de los demás usuarios del espacio público te darás cuenta que así como el ciclista es vulnerable a los autos, los peatones son vulnerables a las bicicletas y que tienen el mismo derecho a transitar sin tener que estarse cuidando de los ciclistas. No estaría nada mal que el proceso para obtener una licencia de conducir incluyera varias horas sobre la bici. ¿No crees?

No todos los ciclistas tienen la misma destreza

Ser consciente es reconocer que no todos tenemos la misma destreza, ni experiencia en la bicicleta. Hay que respetar siempre el espacio vital de los demás ciclistas. Si te encuentras con un ciclista más lento que tu (especialmente en la cicloví) no lo presiones y respeta su espacio. Si es necesario rebasarlo (siempre por el lado izquierdo), primero asegúrate de que sepa que lo vas a hacer.

2. Asertividad

Aunque a veces pareciera que la única manera de sobrevivir al tráfico de la ciudad es ser agresivo, esto puede resultar bastante arriesgado. El zigzaguear y ganarle el paso a los demás a veces no termina nada bien. De igual manera, un ciclista demasiado precavido también puede convertirse en un peligro, tanto para el mismo como para los demás. La manera más segura de moverte en tu bici es hacerlo de manera asertiva, es decir, con convicción y conociendo tus derechos y responsabilidades.

Ciclista urbana tomando el carril

Toma tu carril

Si vas a circular por la calle lo más seguro es tomar tu carril. La bicicleta es un vehículo y por lo tanto el ciclista tiene el mismo derecho a ocupar un carril completo. Es importante fijarte antes de incorporarte al carril y hacerlo con confianza. Más de un automovilista te gritara o tocara el claxon, tu mantén la calma, en estos casos lo mejor es responder con un saludo y continuar tu camino. Una buena recomendación es darle una leída al reglamento de tránsito de tu ciudad, recuerda que la información es un arma poderosa.

Al llegar a un alto colócate frente a la fila de autos

La mayoría de los accidentes comunes pueden evitarse. Un error bastante recurrente por parte del ciclista es esperar a que el semáforo se ponga en verde del lado derecho de los autos. En este punto es difícil que el conductor te pueda ver. La manera más segura de esperar a que la luz verde se encienda es poniéndote frente de los autos. Así te haces visible y estas listo para continuar por tu carril.

3. Criterio

Desarrollar un buen criterio es vital para un ciclista urbano. Día a día te enfrentaras a situaciones en las que tendrás que decidir si seguir una regla al pie de la letra o si puedes ser un poco flexible. Hay que considerar que la mayoría de nuestras ciudades y las normas que las rigen aun tienen al auto como prioridad, por lo tanto hay que tener siempre presente nuestra seguridad.

Ciclovía bastante reducuda

Hay ocasiones en las que una bici en movimiento es más segura

Lo ideal es respetar las normas señalamientos viales, sin embargo, hay ocasiones en que ésta no es la opción más segura para el ciclista. Por ejemplo, cuando se pedalea de noche hay que tener criterio para decidir si es más seguro esperar a que el semáforo se ponga en siga o es preferible cruzar la intersección con precaución. Especialmente si la calle esta sola y mal iluminada lo más prudente puede ser detenerte, ver que no vengan carros y continuar.

No siempre la ruta más corta es la más indicada

Un buen criterio te ayudara a planear tus rutas. Es muy probable que en tu camino exista una ciclovía, esto no quiere decir que tomarla sea la opción más segura. Lamentablemente, en muchas ciudades, aun no se logra una infraestructura ciclista que garantice tu seguridad. Incluso hay algunas que son una trampa mortal. En este caso puede resultar bastante más seguro circular por el calle que por la ciclovía.

Como podrás darte cuenta en los ejemplos y en muchas otras situaciones que encontraras en las calles necesitaras de estas tres cualidades. Hay circunstancias en las que requieres más de una que la las otras, pero las tres son importantes para pedalear con más confianza y seguridad. La mejor manera de desarrollarlas es la práctica, así que no hay más que subirte a la bicicleta.