Un paseo en bicicleta por el mundo comienza con un solo golpe de pedal.

Scott Stoll