Si eres de los que ponchas llantas cada vez que sales a la montaña, algo no estás haciendo bien. No es normal estar reventando cámara en cada rodada. por ello, te vamos a dar los mejores trucos para evitar ponchar llanta mientras practicas ciclismo de montaña.

Verifica la presión de las llantas

El gran secreto de todo buen rider. Siempre revisar la presión en la que usamos las llantas. Recordemos que no es lo mismo rodar en ciudad asfaltada o en un lugar con terracería, o en pleno cerro con miles de piedras filosas. Cada rodada tiende a presentar un nivel diferente de presión y no hay que excluir el manejo que le des a tu bicicleta. No hay fórmula mágica, pero sí existe la prueba y el error. Además, hay que recordar que cada llanta es distinta. Algunas piden más PSI y otras incluso puedes llevarlas a 20 sin presentar ningún problema.

El truco ideal es encontrar la presión más baja que soporte el uso que le demos a la bicicleta. Debemos reducir el rebote (como si fueras balón) de la llanta; riesgos de pochar cámara; aumentar agarre y tracción. Todo esto sin que genere los efectos negativos de usarla muy por debajo de lo normal: pellizcos de cámara, que se sienta temblorosa en curvas y derrapes, o que tengas demasiado lastre con el suelo.

Es importante adquirir una bomba de aire para piso que tenga medidor. Esta será la mejor herramienta para poder establecer el aire que tú necesitas para tu bicicleta.
Insistimos; tus conocidos pueden usar un tipo de presión para sus llantas pero eso no significa que pueda servirte a ti.

Utiliza líquido sellador en la cámara

Sí ruedas en un lugar que generalmente tiene arbustos o plantas con espinas o exceso de piedras filosas. El líquido sellador dentro de la cámara será tu mejor aliado. Hay unas cámaras que venden específicamente para poder inyectar el sellador en su interior.

Se identifican fácilmente ya que la válvula tiene una rosca que se desatornilla fácilmente para poder hacer el procedimiento. El procedimiento es sencillo, con una jeringa de plástico absorbe líquido sellador e introduce la jeringa en la válvula de la cámara.

Así cuando ponches por espinas, automáticamente el sellador entrará en función y bloqueara la salida de aire. Evitando así que tu cámara se desinfle. Es una gran ventaja porque así no estarás cambiando o pegando parches en la cámara a diestra y siniestra.
Si no puedes conseguir la cámara que tiene fácil acceso en la válvula, también puedes hacerlo con la cámara normal y la jeringa, esta vez con la aguja de metal, teniendo extrema precaución de no picar el neumático y considerar comprar una aguja que sea de punta ancha para que el sellador no tape la aguja.

Coloca una cinta antipinchaduras entre cámara y cubierta

Existe en el mercado una banda o cinta que va entre la cubierta y la cámara. Su función es aislar los objetos punzantes de la cámara, Es flexible y ligera, sin embargo es un poco de peso extra a tu llanta. Sí ruedas en un lugar seco y lleno de piedras filosas o lajas, este accesorio será uno de tus aliados para tener una rodada limpia y sin ponchar.

También podrías aplicar esta cubierta y además tener la cámara con sellador y sin duda es un pack ganador.

Cambia a tubeless

El ya conocido sistema que evita que uses cámara en tu bicicleta. Hace unos años era más complicado que tu bicicleta trajera rines compatibles con tubeless. Pero los fabricantes de bicicletas le han echado ganitas y ahora todas las gamas medias y altas es un hecho que traen rines tubless o tublesready. Incluso podemos encontrar alguna de gama baja.

Si tu rin es tubeless es necesario utilizar un líquido sellador que será el que en caso de un pinchazo bloquee la salida de aire y pierdas muy poco aire en ello. lo cual se traduce poder concluir la rodada sano y salvo.

El tubeless te ayudará a disminuir el riesgo de pinchar cámara, puesto que no usas. Sin embargo no significa que nunca te podrás ponchar. Ya que, aunque te ayuda demasiado, aún así puedes tener escape de aire y terminar ponchado. Esto por diferentes cuestiones como mala presión de aire, degollamiento de válvula, mal cerrado la argolla del pivote, mordida de llanta con alguna llanta punzante o por caer fuertemente sobre la llanta en cuestión.

El tubeless, además es muy efectivo para evitar estar cambiando cámara o poniendo parches a media rodada. Y aunque no traigas cámara no necesariamente significa que tu llanta sea menos pesada. Incluso puede llegar a ser un poco más pesada que cuando se usa cámara, todo depende del tipo de rin y cubierta.

Si tu bicicleta no tiene compatibilidad puedes hacerla tu mismo ya que algunos fabricantes tienen un kit para convertir tus llantas en tubeless. El kit incluye, la banda que bloquea la salida de aire de los agujeros de la cabecilla de los radios, líquido sellador y la válvula para poder sellar el aire por dentro.

Revisa la compatibilidad entre rin y cubierta

Aunque existe la forma de convertir casi cualquier bicicleta en tubeless. Debemos de verificar la compatibilidad entre el rin y la cubierta. No todas las cubiertas se pueden hacer tubeless ya que necesitan una presión adecuada para poder sellar en el rin con la cámara. Para ello necesitamos un compresor o bomba de pie que ofrezca los PSI necesarios para poder talonar la llanta. Si la llanta no da el ancho para soportar la presión, le costará mucho trabajo sellarse y o tendrá más facilidad en safarse y dejar salir el aire, haciendo que te ponches más de lo que te poncharas con una cámara.

Checa constantemente tu rin o radios.

Si en alguna rodada te ha pasado que ponchaste, cambiaste cámara y enseguida volviste a ponchar, seguramente tu rin o radios están dañados o en muy mal estado. Es importante revisar que los radios estén en su lugar y que estos estén bien apretados para evitar que ellos sean los culpables de las ponchaduras directas a tu cámara. Verifica que tu rin no tenga algún golpe o doblez que permita que al curvear o pasar por piedras libere aire si es que lo tienes tubeless o pueda morder la cámara.

Revisa la cubierta / neumático

Muchas veces en la cubierta se queda un pedazo de espina, alambre o vidrio y es casi imperceptible. Para evitar esto es necesario que con un guante grueso o trapo lo pases por el interior de la cubierta para sentir o eliminar aquel objeto intruso que está ponchando tu cámara.

Estos son los pequeños trucos y tips que harán que ponches menos en tus salidas en montaña.