Una tormenta de bicicletas amarillas se avecina sobre los cielos de la mayor y más poblada urbe de Australia entera.

Es cuestión de días, para que Ofo, la mayor empresa de bicicletas compartidas del mundo, ponga cientos de sus problemáticas bicicletas amarillas a saturar las aceras y cualquier recoveco de las calles de Sídney en Australia, sin responsabilizarse por la controversia que sus bicis están generando en las principales capitales del mundo en donde ya inundan los espacios públicos.

El gigante chino de las bicicletas compartidas


Ofo, tiene 10 millones de bicicletas que conectan a más de 180 ciudades en 18 países, generando más de 25 millones de viajes diarios y, proporcionando una controvertida plataforma de uso público con 200 millones de usuarios alrededor del mundo que, han generado 4 mil millones de viajes con tan sólo 3 años de haber sido fundada la compañía.

Para darnos una idea del poderío amarillo de las dos ruedas, estos viajes por sí solos, suponen más desplazamientos que todos los viajes que han generado todos los sistemas “tradicionales” – de bicicleta pública con cicloestaciones- alrededor del mundo en conjunto.

Ofo: el controvertido sistema de bicis públicas

Como todo lo chino, Ofo, también ha venido a cambiar; se trata de un sistema de servicios de alquiler de bicicletas por minuto que han transformado la estructura y forma de desplazarse de los asiáticos, y que ahora, han salido a invadir el mundo.

Y en medio de la controversia que ha generado que las bicicletas puedan ser abandonadas en cualquier lugar que el usuario quiera: la parada del metro, a las puertas de su oficina o de su casa sin la necesidad de anclarlas en un lugar específico o cicloestación –con el desorden y deterioro que conlleva-, ya se podrán imaginar que lo que en un principio suponía traslados eficientes, convenientes y ecológicos. Hoy, se ha convertido en un obstáculo en diversas ciudades chinas, así como del mundo en donde Ofo se apodera de los espacios públicos.

Para continuar con su auge expansionista, ahora ha planeado poner bajo el yugo de sus velocípedos a Sídney, distribuyendo 200 bicicletas que se suman a las 4 mil bicicletas sin anclaje ya existentes alrededor de la ciudad australiana, listas para invadir los espacios públicos más inverosímiles, o a la mano de cualquier desidioso usuario.

Ofo Australia está encabezada por el director ejecutivo de la compañía, Dai Wei, de 25 años, quien creó el primer esquema de bicicletas compartidas sin cicloestación o punto de anclaje con su club de ciclismo en la Universidad de Pekín en China.

La compañía ha recaudado a través de inversionistas como Alibaba, el gigante del comercio electrónico, alrededor de 700 millones de dólares americanos para expandirse internacionalmente en medio de una carrera por repartir el mercado con compañías rivales de bicicletas compartidas en China.

Recientemente, algunas ciudades en China han impuesto reglas sobre dónde pueden estacionarse este tipo de bicicletas, pero continúan apoyando a los sistemas de bicicletas compartidas. Sin embargo, impuso un tope a las nuevas bicicletas públicas cuando Beijing alcanzó 2,3 millones de bicicletas, y Shanghái alcanzó un máximo de 1,5 millones.

Aplacando al gigante amarillo


Pero para acabar con el desorden que ha generado Ofo en otras ciudades alrededor el orbe, Sídney, le tiene preparado lo que Scott Walker, jefe de estrategia de Ofo en Australia, ha denominado “estacionamiento preferido”, que no es otra cosa que alrededor de 25 a 30 áreas destinadas en las inmediaciones de la ciudad para depositar –con cierto orden- las bicicletas; algunas de estas zonas tienen circuito cerrado de televisión (CCTV) cerca para poder monitorear el vandalismo.

Además de su sistema de GPS y software de funcionamiento con el que cuenta cada bicicleta, éstas también contarán con una “geocerca” que alertará a los usuarios si intentan estacionar una bici fuera de la zona operacional Ofo, que la ciudad ha dispuesto para organizar la entrega de las bicicletas. Estos muros virtuales cubrirán: Martin Place, Ultimo, Surry Hills, Kings Cross, Redfern y Erskineville.

“Ha habido algunos desafíos que enfrentan otros operadores, pero nos tomamos nuestro tiempo para hacerlo bien”, aclaro Walker, al The Sydney Morning Herald.

“Ofo tiene el apoyo de Bicycles NSW (New South Wales) –que es la red de ciclismo más fuerte de Australia-, y la compañía está trabajando con los consejos locales”, afirmó Walker. Lo que desencadenará que el personal de Ofo, recogerá las bicicletas a diario y las regresará a las zonas de “estacionamiento preferidas”, que han sido seleccionadas como posibles puntos de acceso para su uso.

Bici de ReddyGo

“Compartir bicicletas en Sydney tiene un muy buen futuro”, también aseguró Scott Walker. Pues ya existen sistemas similares como: ReddyGo, oBike y Airbike, pero que han generado al menos 29 consultas o quejas sobre sus bicicletas en los tres últimos meses. En el mismo período, 60 mil personas descargaron una aplicación para compartir bicicletas a su teléfono inteligente.

“Si bien apoyamos el concepto de compartir bicicletas, seguimos recalcando nuestras preocupaciones sobre la seguridad, la redistribución de las bicicletas y el acceso a los senderos, y hemos encontrado que los operadores responden a las consultas y quejas públicas”, dijo el portavoz.

La alcaldesa del Interior, Darcy Byrne, quien también se reunió con Ofo, comentó lo siguiente: “Hay fanáticos tanto en las brigadas pro como en las anti bicicletas, pero lo que se necesita para que la bicicleta sea exitosa, es poner las reglas del juego dentro de un parámetro de sentido común”.

Byrne, también dijo que era necesaria una regulación básica después de arrojar bicicletas en parques, plaza, calles y cualquier lugar sin restricciones. “Es importante que exista un conjunto simple de reglas en Sídney, o arriesgamos el buen funcionamiento de los esquemas de bicicletas compartidas que, pueden traer enormes beneficios para todos en la ciudad”.

Bici de oBike

Por otro lado, la alcaldesa de Randwick, Lindsay Shurey, recientemente se ha quejado de que las bicicletas están “esparcidas por los suburbios”, y el consejo de Randwick ha exigido a los operadores que proporcionen un estacionamiento seguro para este tipo de sistemas.

En Waverley, las zonas de estacionamiento Ofo incluirán Bondi Junction, Queens Park, Dover Heights y los suburbios de las playas de Bondi, Bronte y Tamarama.

Los suburbios del interior del oeste que contarán con estacionamiento Ofo, incluyen Annandale, Newtown, Balmain, Leichhardt, Marrickville, Summer Hill y Tempe.

Las bicicletas Ofo no requieren un depósito y costarán $ 1 dólar australiano por 30 minutos de uso.