Las bicicletas urbanas tipo holandés están pensadas para llevarte a todos lados, de manera cómoda, conveniente, usando cualquier tipo de zapato y vestimenta. Además, estas bicis son resistentes y necesitan poco mantenimiento, lo que las hace ideales para uso en la ciudad.

A este tipo de bicicletas también se les conoce como bicicletas de ciudad, commuters o utilitarias ya que frecuentemente son usadas para los oficios (panaderos, lecheros, carpinteros, etc). Esto puede resultar confuso ya que existen muchos otros tipos de bicicletas que también pueden usarse como bicis de ciudad. En este caso nos referimos a bicicletas urbanas a las bicicletas tipo holandés o dutch.
No se inventaron en Holanda, pero han sido y siguen siendo bastante comunes en ciudades de este país y de ahí que se les ha bautizado con este nombre.

Características de las bicicletas urbanas

Manubrio de bici tipo porteur

Manubrio/manillar

Una de las características distintivas de las bicis urbanas/holandesas es su manubrio. Por lo general estas bicicletas utilizan manubrios tipo porteur o north road los cuales se curvan hacia el o la ciclista permitiendo una postura cómoda, con los brazos relajados y la espalda completamente recta. Este tipo de manubrios también mejoran el control cuando se tiene canastilla o parrilla delantera, muy común en las bicis urbanas.

Cuadro

Sus cuadros son muy resistentes y suelen ser más pesados que otros. Al estar diseñados para soportar carga, el material por excelencia es el acero, aunque es posible encontrar algunos cuadros fabricados en aluminio. En cuanto a la geometría, hay cuadros que utilizan tubo superior horizontal y otros con cuadros step-over, con un tubo superior bajo que facilita subir y bajar de la bici aún con carga. Un modelo clásico es el Omafiets, que traducido en español quiere decir bicicleta de abuelita.
Otra característica de las urbanas son sus salpicaderas y por lo menos un rack trasero.

Ruedas

Bicicleta urbana tipo holandés con canastas

Sus ruedas también son resistentes. Hace algunos años lo común eran los aros de acero, pero con el tiempo han sido sustituidos por los de aluminio. Los rodados más usados por las bicis holandesas son los de 28″ y de 26″. Los modelos más enfocados a la carga suelen usar rodado 26″ y se equipan con llantas más anchas para soportar mejor el peso y brindar un rodado más suave. Por otro lado, las bicis enfocadas al transporte usan rodado 28″ y llantas más angostas lo que las hace más eficientes en la ciudad. Al estar optimizadas para la ciudad, estas bicis normalmente incluyen un dinamo, ya sea de botella o de maza, para generar electricidad para sus luces.

Velocidades

Historicamente las bicis holandesas eran principalmente de una sola velocidad o con tres cambios internos. Hoy en día puedes encontrar modelos de 1 a 7 cambios internos.
Al no usar desviador, es muy común que cuenten con cubrecadenas completo por lo que requieren muy poco mantenimiento. Es posible encontrar algunos modelos económicos que usan desviador.

Ventajas y desventajas de las bicicletas urbanas

Chava en bici urbana tipo holandés

Ventajas

  • Son muy cómodas
  • Necesitan poco mantenimiento
  • Prácticas para transportar algo de carga

Desventajas

  • Son pesadas
  • No son bicis veloces
  • No son recomendadas para ciudades con muchas pendientes

¿Para quién son ideales las bicis urbanas?

Chavo en bici urbana tipo holandés
Las bicicletas urbanas tipo holandés son ideales para quien busca una bicicleta cómoda y funcional para sus trayectos en la ciudad. Es perfecta para quien busca pedalear de manera relajada, ya sea para ir al trabajo o simplemente para disfrutar de un paseo por la ciudad.
Por ser muy pesada no se recomienda para alguien que la tenga que estar subiéndola y bajándola por las escaleras regularmente.