Bahías de Huatulco, un pedacito de cielo enclavado en la costa de Oaxaca. Por ahí cuentan las leyendas que durante la época de la colonia Huatulco fue saqueada por piratas, pero lo que jamás lograron robar fue su inigualable belleza. Además de sus paradisiacas playas, su gran biodiversidad y actividades acuáticas, Huatulco es también un verdadero paraíso para recorrerse en bicicleta. Por eso aquí te compartimos una guía que preparamos en colaboración con Expedia.mx especialmente para ti.

Huatulco siempre tiene algo para todos. Ya sea que estés en busca de arqueología o naturaleza. Aquí te compartimos tres propuestas para que disfrutas Huatulco a tu manera.

Una foto publicada por Huatulco Oaxaca (@huatulcooaxaca) el

Playas en bici

Una foto publicada por Yo AMO Huatulco (@yoamohuatulco) el


No hay mejor manera de descubrir la los secretos escondidos de un lugar que recorrerla en bicicleta. En bicicleta uno puede sumergirse en sus aromas, sonidos y el vivir cotidiano de los lugareños.
Un buen recorrido cultural comienza con un buen desayuno en La Crucecita, la zona centro de Huatulco. Después de haber recargado baterías es momento de subirse a la bicicleta y recorrer las calles del poblado rumbo al sur para encontrar Bahía Chahué. Esta bahía se conforma por tres playas: Chahué, Esperanza y Tejón.
Cualquiera de estas playas son idóneas para echarse un buen chapuzón y tirarse al sol a disfrutar. Si lo tuyo son los deportes en playa entonces debes parar en Playa Chahué para aprovechar la oportunidad de jugar un partido de fútbol o vóleibol con los locales.

Una foto publicada por Yo AMO Huatulco (@yoamohuatulco) el

Después de bajar la comida es momento de volver a pedalear. A unos 5km al noreste se encuentra Bahía Tangolunda. A diferencia de Bahía Chahué, aquí encontraras hoteles un poco más grandes, modernos centros comerciales y un campo de golf profesional. Sin duda, su mayor atractivo son sus cinco playas: Ventura, Manzanillo, Tornillo, Tangolunda y Rincón Sabroso.

Una foto publicada por Yo AMO Huatulco (@yoamohuatulco) el

Para terminar este recorrido la recomendación es regresar a La Crucecita y sentarte a disfrutar de una deliciosa nieve en la plaza central, mejor conocida como el parque, mientras cae la noche.
Para cerrar el día y después haber abierto el apetito aquí podrás encontrar una gran variedad de restaurantes que van desde antojitos, comida internacional, hasta los más deliciosos platillos de la gastronomía oaxaqueña.

Arqueología en bici

Una foto publicada por Deborah Gale-Salas (@dzgrandma) el


A escasos 12 kilómetros de La Crucecita se encuentra el Parque Eco-Arqueológico Copalita. Cómo su nombre lo dice en este parque se funde la flora y fauna de la región con vestigios zapotecos que datan del año 900 a.c. al 1000 DC.

Baja de la bicicleta para caminar por los senderos del parque y adéntrate en su riqueza histórica. Una de las ruinas que destacan en esta zona es su juego de pelota, pero se han descubierto otra serie de edificaciones como una plaza central, cementerio y conjuntos habitacionales que sugieren que esta ciudad era importante y que aquí habitaba la clase gobernante.

Aquí también se encuentra un moderno museo en el que se exhiben artefactos encontrados en la zona así como otros característicos de otras regiones de Oaxaca. La visita a este museo sin duda te dará una visión más amplia de cómo habría sido la vida y tradiciones en esta ciudad.

El parque no solamente es rico culturalmente hablando. La riqueza natural que existe aquí es invaluable. Aquí puedes encontrar arboles medicinales, aves y reptiles únicos de esta región. Los atractivos naturales incluyen humedales, selva y el delta del Río Copalita.

Naturaleza en bici

Si lo que realmente quieres es olvidarte del mundo moderno, aunque sea por unas cuantas horas no hay como subirte a la bicicleta e internarte en el Parque Nacional Huatulco. Ubicado al oeste de Santa Cruz y menos de 5km de La Crucecita.

El parque, con una superficie de 118.9 kilómetros fue declarado Área Natural Protegida en 1998 y es habitad de un gran número de especies endémicas de flora y fauna. Este lugar es idóneo para un paseo en bicicleta y disfrutar del aire fresco y los cantos de la gran variedad de aves que aquí viven.

Además de su exuberante vegetación, el parque incluye una serie de bahías con playas vírgenes en las que después de una buena pedaleada te brindan la oportunidad de gozar de sus aguas y disfrutar de la brisa del mar. Para muchos, la joya de la corona se la lleva Bahía Cacaluta.

Esta bahía es bastante amplia y se caracteriza por su forma de corazón y una isla justo al frente, la cual sirve como barrera para moderar los vientos y mantener una suave y agradable brisa durante todo el día. La bahía se conforma por dos playas. La más famosa y considerada por muchos la mejor playa de todo Huatulco, es Playa Cacaluta. Esta playa tiene aproximadamente 1Km de arena blanca y muy seguramente la has visto en fotografías o por lo menos en la famosa película “Y tu mamá también”.
La segunda playa es más pequeña con 70 metros de longitud y a pesar de tener arena con un poco de grava y restos de coral no deja de tener un encanto especial.
Eso sí, si decides darte una escapada al Parque Nacional no olvides llevar provisiones suficientes y bastante agua para pasar un día inolvidable.

Una foto publicada por Yo AMO Huatulco (@yoamohuatulco) el

Ya sea que viajes por tierra o por aire recuerda empacar tu bicicleta de manera adecuada. Si no, no te preocupes en Huatulco hay varios lugares donde rentar una bicicleta, por ejemplo Easy Bikes Huatulco. No pierdas la oportunidad de descubrir estos y otros lugares que Huatulco tiene para ti.

Artículo patrocinado por Expedia.mx