¿Te gustaría moverte por la ciudad en bici, pero la distancia entre tu casa y el trabajo o escuela te lo impide? Este es un mal del siglo XXI. Debido al crecimiento desordenado de las ciudades, la gran mayoría de nosotros vive lejos de donde trabaja, estudia o se recrea, debiendo pasar más de una hora viajando en transporte público o atrapado en embotellamientos.

Afrontémoslo, por mucho que nos atraiga la idea, un trayecto en bicicleta que sobrepase los 7 kilómetros es poco compatible con los deberes del día a día de muchas personas.

Sin embargo, ¿esto significa que el ciclismo urbano estará proscrito de nuestra vida, relegando la actividad física de fin de semana? ¡Claro que no! Hoy en día existen opciones para quienes a pesar de tener que realizar trayectos largos en transporte público o automóvil, desean recorrer alguno de sus tramos en bicicleta.

Una de estas opciones son las bicicletas plegables. ¿Te imaginas pedalear desde tu casa hasta la estación de tren subterráneo, plegar tu bici para que quede del tamaño de una maleta (además que tenga rueditas), viajar en los vagones sin problema –¡aún durante las horas pico!–, bajar en tu estación, salir y desdoblar tu bici para pedalear hasta tu destino? Deja de imaginar y comienza a leer la opción que Brompton tiene para ti.

Foto: Brompton

Historia de Brompton

La historia de las bicicletas plegables inició mucho tiempo antes de la entrada de Brompton al mercado, remontándose a los albores del siglo pasado. Sin embargo, el rediseño de su fundador, Andrew Ritchie, marcó un parteaguas al mejorar notablemente su calidad, seguridad y funcionalidad.


Ritchie, en aquel entonces jardinero de tiempo completo, comenzó a trabajar en su versión del modelo plegable en 1975. Tras numerosas pruebas y rediseños, consiguió comenzar con una pequeña producción en 1987. Gracias al éxito de su primer producto, un año después la primera fábrica de bicicletas plegables Brompton abrió sus puertas en Londres. Y, desde entonces, año con año la marca ha ido perfeccionando su producto, convirtiendo su nombre en sinónimo de bicicleta plegable.

Bicicletas de Brompton

Brompton es lo que se conoce como una marca de nicho. Dicho en otras palabras, se trata de una empresa que ha decidido concentrar todos sus esfuerzos en el perfeccionamiento del modelo plegable. Tanto en su sitio web, como en los locales de sus distribuidores autorizados, puedes encontrar un abanico de opciones para personalizarla a tu gusto. Algunas de las opciones que puedes elegir es el tipo de manubrio (desde el modelo clásico hasta otros de tipo más deportivo), el número de velocidades (de una a seis), el largo del tubo del asiento, sus llantas, ¡y hasta sus colores!

Calidad de las bicicletas Brompton

Foto: Brompton

Existen mucho prejuicios en torno a la calidad y funcionalidad de estas bicicletas; la gran mayoría formulados por personas que no se han dado la oportunidad de montarlas. Las bicicletas Brompton están elaboradas artesanalmente y con materiales que proporcionan durabilidad, resistencia y ligereza. Gracias a la inteligencia de su diseño –solo comparable con su elegancia– tu peso mantiene unido al cuadro con el resto de la bicicleta, permitiéndote una rodada segura y confortable. Basta entrar a un foro de Bromptidians –así se autodenominan las y los fanáticos de esta marca– para constatar que su rendimiento es prácticamente idéntico al de cualquier otra bicicleta urbana que comparta sus especificaciones de tamaño, peso o potencia.

Garantía de las bicicletas Brompton

Foto: Brompton

Al adquirir una Brompton recibe una garantía de cinco años contra cualquier defecto de fabrica en el cuadro. Para otras partes de la bicicleta la garantía establece una garantía de dos años. Una de las ventajas de esta garantía es que no está circunscrita únicamente al primer dueño o dueña. Puedes vender tu bici y el comprador podrá realizar algún reclamo si aún está dentro del marco de tiempo que ofrecen. ¡Estas bicicletas están diseñadas y fabricadas para durar toda una vida!

Otros productos de Brompton

Foto: Brompton

La línea de accesorios de Brompton es impresionante, no sólo por la diversidad de componentes, sino por la elegancia de su diseño. En su catálogo es posible encontrar portafolios, mochilas y bolsas específicamente diseñados para congeniar con los portabultos de tu plegable (Delantero y trasero). También cuentan con asientos, salpicaderas y lámparas para que sea todavía más personalizada a tu rutina. Y, como cabría esperar de una marca que fabrique este tipo de modelos, también cuenta con bolsas y maletas para guardar dentro tu bicicleta y tomar el transporte público o llevarla contigo por todo el mundo.

Ahora que conoces las opciones que Brompton tiene para ti, es momento de que empieces a calcular en cuánto tiempo recuperarías tu inversión si uno o dos de los tramos que realizas diariamente los hicieras pedaleando en vez de pagar por ir en un camión lleno o quemar gasolina en el tráfico.

Te invitamos a leer nuestras reseñas de algunas configuraciones de estas maravillosas bicicletas: