Hace un par de días tuve el gusto de pedalear junto con 3,000 ciclistas más, en la Ciudad de México. El motivo, celebrar el Día Mundial de la Bicicleta.
Me dio un gusto enorme ver la cantidad de ciclistas que se unieron a la celebración. Quizás lo más valioso fue ver a tantas familias.

A pesar de que no logró nublar la alegría de los festejos, una espesa nube gris se hizo presente. Me refiero a muchos de los automovilistas que decidieron liberar toda su frustración contra ciclistas y oficiales de transito. Afortunadamente no paso a mayores. Se quejaban de que sus calles habían sido tomadas por un montón de ciclistas. “¿Cómo es posible que esos de las bicis tomen nuestras calles?”
En esta ocasión decidí escribir para los automovilistas. A los ciclistas les pido su apoyo para difundir este post con los conductores empedernidos que conozcan.

Los ciclistas no estamos en contra del automóvil. Simplemente creemos que su uso debe ser de manera responsable. Es decir, usarlo solamente cuando sea verdaderamente necesario. La solución a los problemas de tráfico y de contaminación no es construir más puentes ni avenidas más anchas. Está comprobado que si aumentas el espacio destinado a los autos lo único que se logra es generar más autos. Es cuestión de meses para que los nuevos espacios se vuelvan a congestionar.

Algunos beneficios de usar el carro de manera responsable:

  • Ahorro de combustible.
  • Ahorro en mantenimiento y reparación de tu vehículo.
  • Liberación de espacio en vialidades.
  • Reducción de emisiones.
  • Reducción de accidentes.
  • Al haber menos autos se puede recuperar el espacio público.


Fuente: ITDP México

Tal vez para ti, el automóvil siga siendo la mejor forma de moverte. De cualquier forma, esto no te hace el dueño y señor de las calles. Los ciclistas también pagamos impuestos y tenemos el mismo derecho a circular por las vialidades. Igual que cualquier otro vehículo.
Cada ciclista representa un auto menos. Cuando veas a un ciclista circulando por la calle, respétalo. Piensa que no solamente está en todo su derecho de ir por la calle, sino que también está colaborando para que tú y tu familia respiren un aire un poco más limpio.

¿Por qué oponerse a la implementación de infraestructura ciclista? ¿En realidad quieres que tus hijos vivan en una ciudad dividida por grandes avenidas, túneles y puentes?
Cada vez que se construye una nueva vía rápida en tu ciudad también se construye una barrera que la divide. La infraestructura ciclista y otras medidas para restringir el flujo de vehículos tienen como objetivo la seguridad de los peatones y de los ciclistas. Recuerda, ¡todos somos peatones! Todos podemos convivir.