Desde hace unos años sostengo que la bicicleta como medio de transporte es pura economía para sociedades, ciudades y países. Si bien hay argumentos varios para convencer a futuros ciclistas urbanos, como el tiempo, la efectividad, la salud, la ecología y más, todo eso está encerrado en un concepto para mí: la economía.

  • Tiempo ahorrado es dinero y economía
  • Salud ganada es dinero y economía
  • Ecología ejercida es dinero y economía

Mal que nos pese, la economía hoy es algo que ronda todo el tiempo entre nosotros y es un factor principal en nuestra vida diaria.

La economía, buena razón para pedalear

A mi entender el principal argumento para convencer a mucha gente (ciclistas y no) del uso de la bicicleta en recorridos medio-cortos en una ciudad, es la ventaja económica que tiene. Comparado con el coche y el transporte público moverse en bicicleta es más económico, aunque todos los argumentos para elegir una bicicleta son válidos e importantes. Hay otros argumentos como la ecología, que si bien es importante, a mi entender, es intangible y puede costar más convencer en la práctica a futuros ciclistas. Esto es solo una mirada personal.

La industria automotriz en la economía

La industria automotriz está muy relacionada con muchísimos aspectos que nos rodean y también con la economía de mucha gente. Lamentablemente la fabricación, compra y venta de coches fue y sigue siendo un aspecto sustentador de economías (por todo lo que genera también indirectamente).

En 2011 en Argentina se vendieron cerca de 900,000 coches 0KM, en Brasil más de 3 millones. No podemos dejar de tomar en cuenta que esa industria favorece económicamente a mucha gente; ya sea empresario, político, empleador o empleado.

Es complejo luchar basándonos únicamente en el hecho de que no nos guste o por todos los males que trae el auto. Nada es imposible. A pesar del furor por el uso de la bicicleta y del ciclismo urbano, no hay que perder de vista el importante peso económico de la industria automotriz, especialmente en nuestros gobernantes. Hay que ser realistas para saber desde donde pelear y saber para donde ir.

Puntos a favor de la bicicleta

Desde el punto de vista económico, existen un sin fin de puntos favorables que deben ser analizados por gobiernos, empresas y ciudadanos que tienen el poder de cambiar la situación actual en favor de la bici incluyendo:

  • La reducción en altísimos costos como resultado de accidentes que nos trae el tránsito motorizado
  • El importante ahorro en salud pública como producto del uso de la bicicleta
  • La inversión en políticas ecológicas y relacionadas a la reducción de emisiones de CO2
  • La producción, fabricación, venta y comercialización en grandes cantidades, de todo tipo de bicicletas y accesorios puede ser un motor para economía
  • La mano de obra que se puede ganar en reparación, producción y recuperación de bicicletas

Claro, no hay que ser inocente, y tampoco utópico, la bicicleta no usa petróleo (sí para producirse) y estamos hablando de un importante negocio en el mundo. Pero tampoco podemos pretender, como decía antes, cambiar de un día para el otro este mundo en el que muchos están a gusto y otros pocos poderosos deciden sobre el negocio del petróleo.

Debemos concientizarnos con este tema y transmitirlo. Obviamente considerarlo en el futuro para saber que piensan nuestros gobernantes y que políticas tienen en mente en los próximos 50 años.

Pero también sería bueno pensar que la bicicleta es un disparador de economías especialmente para países que necesitan salir de crisis económicas con inversiones no tan grandes.