Quien no ha escuchado sobre ese amigo de un conocido que, es la envidia de todos por su colección de bicis, en ella, acumula: la de ruta, la de montaña, la plegable, aquella de downhill, con la que se rompió la muñeca, y aquella otra que fue de su abuelo, y por supuesto, su nueva fixie que únicamente saca los domingos para pasear.

Al parecer todos tenemos un amigo así o, al menos hemos oído de alguien cuya colección de bicis es la envidia de propios y extraños, pero la colección de bicicletas de Craig Morrow, de verdad que te va a sorprender.

4,000 unidades para demostrar su amor por la bicicleta

Craig Morrow es el dueño de Bicycle Heaven, el museo de bicicletas más grande del mundo. 4,000 bicicletas con un valor estimado en más de $3 millones de dólares ($52,724,070.00 pesos mexicanos), conforman su colección y llenan el gigantesco espacio de un almacén situado en el distrito de Chateau en Pittsburgh, Pensilvania, en donde los amantes de la bici pueden conocer esta fabulosa colección.

La colección más completa del mundo

Bicycle Heaven

Foto: Bicycle Heaven

En cuanto a bicicletas, esta colección lo tiene prácticamente todo, sí, incluso tiene muchas, pero muchas más, que la colección del diseñador y ciclista Michael Embacher. ¿Recuerdas? aquel austriaco cuya colección sirvió para editar esa hermosa “biblia” del diseño de la bicicleta que llamaron “Cyclepedia”, 100 maravillosos modelos de bicicletas de los últimos 90 años.

Bueno, pues eso no es nada comparado con la colección de Morrow. En ella hay originales de los primeros modelos de bicicletas; modelos de bicicletas que se han vuelto de culto; bicicletas dedicadas a los Beatles y otros exponentes del rock, y algunas otras de edición limitada, así como las rarezas más difíciles de conseguir en la actualidad.

De entre los modelos claves de su colección, se incluyen la bicicleta original de Pee-Wee Herman, diseñada específicamente para la película de 1985, “Pee-Wee Herman’s Big Adventure”.

Pero según Craig, la “Bowden Spacelander” es la atracción más grande del museo y un coleccionable único. Ya que de esta futurista bicicletas, originalmente sólo se fabricaron 500 unidades, y hoy, quedan únicamente 40 en el mundo, de las cuales, Morrow, posee 17 que, expone con un orgullo y acompaña con una pequeña etiqueta que señala su precio de 48,000 dólares ( poco más de 843,000 pesos mexicanos) por unidad.

De acuerdo con Craig, él comenzó a coleccionar bicicletas cómo una forma de rendirle homenaje a este vehículo que lo ha acompañado prácticamente toda su vida; muchas de sus bicicletas han sido restauradas por el propio Morrow, quien las ha ido adquiriendo a través de los años buscando en ferias y mercados de pulgas, hasta llegar a lo que hoy es la colección particular más grande del mundo.

Mochilas para ciclistas hechas de bolsas de aire y cinturones de seguridad de autos

Airpaq

Foto: Airpaq

Airpaq está poniendo los componentes de seguridad que fueron usados en automóviles, de vuelta al trabajo para ayudar a proteger y transportar las pertenencias y equipo de los ciclistas.

La fabricación de productos con materiales renovables es un ingrediente primordial dentro del “diseño verde”, y la incorporación de materiales reciclados puede ser otro paso hacia la sostenibilidad dentro del diseño de productos, pero la reutilización lo lleva a otro nivel.

Tomar materiales usados previamente y convertirlos en un nuevo producto usando cantidades mínimas de procesamiento y energía es un gran acierto, y el proyecto de Airpaq, no sólo es sustentable y ecológico, sino que también hay algo de poético, ya que la conversión de partes de autos para fabricar mochilas que son pensadas para ser usadas por ciclistas. Es algo a lo que yo le llamaría limpiar el karma y reencarnar en algo mayor.

La mujer que tuvo que robar su propia bicicleta para recuperarla del ladrón que la hurtó

Desafortunadamente, historias sobre robo de bicicletas hay muchas, basta con mirar las redes sociales para inmediatamente después salir corriendo a checar que tu bici sigue ahí donde la dejaste y cerciorarte de que esté bien asegurada. Pero historias de personas que han recuperado su bici robada son muy pocas, e historias de personas que han tenido que robar su propia bici para recuperarla esas sin son muy raras.

Se delata en Facebook

Post bici robada

Jenni Morton-Humphreys, según relata el blog Indy 100, fue víctima de ladrones que le robaron su bicicleta en Bristol, Inglaterra; entristecida por la pérdida de su amada bici, interpuso una denuncia, pero también hizo una publicación en Facebook, con la esperanza de que alguien le diese alguna pista sobre el paradero del vehículo. Y sucedió. Un usuario se puso en contacto con Jenni a través de la red social, contándole que había visto a la venta en un anuncio su bicicleta.

El desconocido ayudó a la mujer a fijar una reunión con el vendedor, al que le aseguró que se trataba de su hermana pequeña, interesada en comprar la bicicleta.

Jenni avisó a la policía, pero encontró que no estaban dispuestos a acompañarla a su cita con el ladrón. Es más, le recomendaban encarecidamente que no siguiese adelante con su plan.

Decidida a recuperar su amada bicicleta, se armó de valor y acudió sola a la reunión. Donde pronto se vio cara a cara con el hombre que le había robado una de sus pertenencias más preciadas.

Enfrentando al ladrón

En cuanto corroboró que efectivamente se trataba de su bicicleta, Jenni, puso en marcha su estrategia. Durante varios minutos se dedicó a hacer preguntas sobre el vehículo al ladrón, tratando de distraerle. Al rato expuso sus dudas sobre la comodidad del asiento y pidió permiso al vendedor para probarlo allí mismo. El hombre accedió, separó sus manos de la bici por primera vez y le puso en bandeja su gran oportunidad.

Con el corazón a mil y la adrenalina por las nubes, la mujer pedaleó con todas sus fuerzas, alejándose del criminal sin mirar atrás.

Lo mejor fue que no sólo recuperó su bicicleta, sino que además comprobó asombrada que el ladrón se había tomado la molestia de hacer alguna que otra pequeña reparación. La luz delantera que, no funcionaba en el momento del robo, había sido reemplazada por una nueva. Aunque finalmente sus disgustos y su angustia han merecido la pena, Jenni espera ahora que las autoridades sean capaces de dar con el delincuente; para que nadie tenga que sufrir la misma odisea que ella ha superado con éxito.

Bogotá obtiene fondos del BID para construcción de una carretera para bicicletas

Ciclistas en ciclovía

En este proyecto están involucrados con apoyo técnico y financiamiento el Banco Interamericano de Desarrollo, la Agencia de Cooperación Alemana GIZ y la Red de Ciudades C40, para la construcción de la Avenida Quinto Centenario, la primera carretera de varios carriles para bicicletas, con 27 kilómetros de longitud, que irá desde el Parque El Tunal (sur) hasta la Calle 170 (norte), beneficiando a toda la ciudad al pasar por siete localidades (Tunjuelito, Rafael Uribe, Antonio Nariño, Los Mártires, Teusaquillo, Barrios Unidos y Suba).

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es una organización financiera internacional, creada en el año 1959, con sede en Washington (EEUU). Su propósito es el de financiar proyectos viables de desarrollo económico, social e institucional y también promover la integración comercial regional en América Latina y el Caribe.

Niña de 12 años asciende a los 3 puertos de Mont Ventoux en un solo día

Chica en bici

Foto: Cycle Plus

Destinada para que los mejores ciclistas de elite se pongan a prueba en el Tour de France, esta niña con tan solo 12 años de edad, desafía las duras condiciones de esta etapa y pedalea los tres puertos en un solo día.

Amber Junker Brameld, es el nombre de esta ciclista que ha hecho lo que muchos adultos aficionados no han podido hacer en toda su vida. Completar los tres ascensos del Mont Ventoux en un solo día.

La ascensión del Mont Ventoux en bicicleta se puede hacer por tres carreteras distintas, pero durante el Tour de France, -la mayoría de las veces- la ascensión se hace desde Bédoin.

Esta reputación como cima mítica del Tour atrae a ciclistas de todo el mundo y la joven Amber Junker Brameld, ha pedaleado las tres distintas carreteras en un solo día.

Por la vertiente sur, desde Bédoin; 1,610 metros de desnivel en 22 km de distancia. Esta es la ascensión más difícil y famosa. La carretera que llega a la cima tiene una pendiente media del 7.6%. La subida es fácil hasta Saint-Estève, pero los 16 kilómetros restantes tienen una pendiente media del 10%. A los últimos kilómetros hay ráfagas violentas de viento.

Un aficionado bien entrenado puede hacer esta ascensión en 2 o 3 horas, mientras que los profesionales tardan 1 o 1,5 horas.

Por la vertiente norte, desde Malaucène; 1,570 metros de desnivel en 21 km de distancia. Un poco más fácil que la subida desde Bédoin, y más protegida del viento.

Por la vertiente este, desde Sault; 1,220 metros de desnivel en 26 km de distancia. Después del Chalet Reynard, la subida es la misma que la de la vertiente sur. Pendiente media del 4,4%.