¡No dejes tu bici en casa! ¿Estás por irte de viaje y te encantaría llevarte a tu fiel compañera?
El viajar con tu bicicleta puede convertirse en una situación bastante estresante. La incertidumbre de no saber si tu bici llegara sana y salva a su destino puede ser desgarradora. Lo viví en carne propia la primera vez que viaje con mi bicicleta. ¡Fue el viaje más largo de mi vida! Por fortuna, volar con tu bici puede ser relativamente sencillo si se hace de la manera adecuada. A continuación te compartimos una guía práctica para volar con tu bicicleta.

Razones para volar con tu bicicleta

  • Una de las mejores formas de conocer una ciudad es en bicicleta
  • Tienes pensado iniciar un viaje en bicicleta en otro país o ciudad
  • Te vas a estudiar o trabajar al extranjero y quieres llevarte tu bici
  • Amas a tu bici tanto que nunca sales sin ella

1. Consulta con la aerolínea

Lo primero que tienes que hacer es consultar y comparar los términos y condiciones específicos de las aerolíneas que vuelan hacia tu destino. Las condiciones pueden variar de aerolínea en aerolínea y generalmente son dependientes de si tu vuelo es nacional o internacional.

  • Revisa si tienes derecho a llevar una pieza de equipo deportivo sin costo adicional o si tienes que pagar un extra por llevar tu bici.
  • Revisa las restricciones de dimensiones y peso.
  • Revisa si la aerolínea tiene normas especificas para transportar bicicletas.
  • Si tienes conexiones asegúrate que puedas llevar tu bici y las condiciones en todos los segmentos de tu vuelo.

2. Opciones sugeridas para transportar tu bicicleta

Maleta rígida $$$

Este tipo de maletas ofrecen el mayor nivel de protección contra impactos y sin duda evitaran que tu bicicleta se dañe si se le coloca peso encima por accidente.
Es importante señalar que esta no es la opción más ligera y son más voluminosas que otras opciones cuando no está en uso. Una desventaja es que por el tipo de material se corre el riesgo de que esta se resbale de la banda transportadora al momento de ser cargada al avión, especialmente en días lluviosos.

Maleta blanda $$

Las maletas blandas son una opción un poco más económica que las maletas rígidas. A pesar de no brindar el mismo nivel de protección que las maletas rígidas, sus costados acolchonados protegerán tu bicicleta de manera excepcional.
Su gran ventaja es que son bastante más ligeras que las rígidas y se pueden doblar al llegar a tu destino. Inclusive puedes llegar, armar tu bici, enrollar tu maleta y salir rodando del aeropuerto. Además, con este tipo de maleta el riesgo de que se resbale por la banda es menor.

Caja de cartón para bicicleta $

Esta es una opción bastante más económica que cualquiera de las anteriores. Simplemente hay que ir a tu tienda de bicicletas favorita y pedirles que te regalen una. Con un poco de suerte te entregaran la caja con todo el material con el que viene empacada una bici nueva: protectores de tijera, tapones para proteger los ejes y protectores para el cuadro.
Esta alternativa ofrece muy buena protección, su punto débil es el temporal de lluvias. Si se moja en exceso el material se suaviza y puede romperse. Una vez escuche una historia de un chavo que recibió su bici pieza por pieza al llegar a su detino ya que después de una tormenta la caja literalmente se deshizo.

IMG_1970
Foto: Bob Harrison

Bolsa de plástico transparente $

Aunque pareciera que esta no es la manera más inteligente de transportar tu bicicleta parece que el empacarla en una bolsa transparente es bastante seguro. La teoría detrás de esto es que cuando el personal de la aerolínea ve que esta manipulando una bicicleta lo hace con más cuidado. En un par de ocasiones he tenido que documentar mi plegable sin empaquetarla (no siempre me funciona el viejo truco del dispositivo de movilidad personal), por fortuna siempre ha llegado sana y salva. En Europa es bastante común inclusive se venden bolsas especializadas como la CTC Bike Bag.
La desventaja es obvia, aunque según las estadísticas es raro, los accidentes pueden suceder.

Fuente: Two Wheel Travel

3. Herramientas necesarias

Necesitaras algunas herramientas para desarmar la bici para empacarla y para armarla al llegar a tu destino. Alternativamente puedes acudir a algún taller para que te ayuden o en algunos aeropuertos, como el de Portland, encontraras estaciones de armado. En la mayoría de las bicicletas una llave de pedal y un juego de llaves Allen serán suficientes. ¡Ojo! Esto depende de la tornillería especifica de tu bicicleta.

4. Prepara tu bici para el vuelo

El primer paso es desarmar la bicicleta. Esto principalmente tiene el objetivo de reducir las dimensiones del paquete y a su vez evitar que tanto la bici como su contenedor corran riesgo de dañarse. Generalmente las piezas que hay que desmontar son:

  • Pedales
  • Manubrio
  • Rueda delantera (en caso de que hayas elegido caja o bolsa)
  • Rueda trasera (en el caso de maletas rígida, blanda o que la caja sea demasiado corta)
  • Desviador trasero.

Una vez que desarmaste tu bicicleta protege el cuadro con plástico de burbujas. Pon especial atención en partes que pudieran llegar a perforar el empaque, como tijeras, dropouts, tubo de asiento, potencia.
De igual manera es recomendable proteger el manubrio, asiento y desviador trasero para evitar que se dañen o que raspen el cuadro con el movimiento. No olvides sacar un poco de aire de las ruedas. En algunos casos también será necesario girar la potencia un poco para que entre mejor en la caja.

A continuación mete tu bicicleta en tu maleta, caja o bolsa. En el caso de la caja y la bolsa asegúrate de que no tenga hoyos o que haya partes de la bici saliendo ya que pueden atorarse y dañarse.
Finalmente asegúrate de que quede todo bien cerrado y etiquetado con tus datos. Te recomiendo que le pegues estampas de FRAGIL. ¡Ahora sí, ya esta todo listo, a volar!