Avanzar por senderos sobre una bicicleta tiene su reto. No solo es dejarse ir. Es analizar todo lo que viene delante de nosotros para poder disfrutar de una rodada fluida. Para esto es indispensable aprender a leer el camino. En este artículo te diremos los secretos para poder leer el camino en un sendero para ciclismo de montaña.

Vista al frente

Single Track en la montaña

Tanto al subir como al bajar debemos aprender a leer el camino y escoger en el momento exacto hacia donde queremos ir para que no nos trabemos.

Sin importar que se trate de un camino ancho o un sendero estrecho, nuestra mirada siempre debe ir mínimo 5 metros adelante de la llanta delantera. Muchos cometemos el error de ir mirando la llanta delantera y el primer obstáculo que esté cerca. Esto es un gran error, ya que no estamos aprovechando todas las habilidades que tiene nuestro cerebro. Al ver 10 metros después de la llanta delantera, nuestro cerebro crea un “mapa de reconocimiento” y registra todo lo que tenemos adelante, anticipando la vía más rápida o segura para enfrentar los obstáculos que se aproximan.

Enfócate en la ruta selecta

Concentración en el ciclismo

Aplicando la táctica anterior, de la mirada al frente, lee el camino. Mira a donde quieres ir, evitando mirar hacia donde no quieres ir. Por ejemplo; si adelante de nosotros del lado izquierdo hay unas rocas predominantes y del lado derecho está libre el paso, debemos mirar hacia el camino libre y enfocarnos en él. De esta manera nuestra mente va procesando el mapa de reconocimiento de cómo enfrentar lo que sigue adelante del camino libre.

Se observador

MTB extremo

Observa mientras vas avanzando sobre la bicicleta los detalles del camino, observa si hay rodadas muy marcadas, síguelas; significa que alguien ya paso por ahí y no tuvo complicación, pudo enfrentar el obstáculo que se aproxima.

Por ejemplo si vamos subiendo por un camino resbaloso y nuestras llantas se van patinando, debemos buscar un punto del camino donde tengamos más tracción para no resbalar, podemos ver que de algún lado puede haber tierra seca o piedras, estas nos darán la tracción y agarre que necesitamos para no resbalar.

Otro ejemplo, si vamos bajando y vemos de un lado muchos escalones naturales o raíces y del otro lado un tramo fluido, tal vez más empinado pero sin tanto obstáculo. Es preferible aprovechar la fluidez de la bajada y sacarle provecho a la bicicleta. Puedes escoger el camino más fácil para no perder velocidad. Escoger el camino a tiempo dependera de que tan observador eres.

 

Busca una línea

Un buen rider debe saber escoger la mejor línea dependiendo de sus habilidades sobre la bicicleta. Seleccionar una línea se refiere a escoger el camino que mejor convenga para pasar o sortear obstáculos tanto en la subida como en la bajada.

Escoge varias líneas y práctica

No te conformes con una sola línea. Traza , cuantas sean necesarias para tener varias opciones. No solo basta marcarlas en nuestra mente, practícalas todas.

Ciclista con bici CX

Improvisa

En el ciclismo de montaña es muy importante desarrollar la habilidad de improvisar. Si conocemos la ruta posiblemente ya sabemos con lujo de detalle cuales son las posibles líneas o nuestra lectura del camino. Pero si alguna condición tanto climática como física cambia, debemos saber improvisar y escoger al momento el mejor lugar donde podamos pasar sin detenernos; lo más fluido posible.

Ahora ve a la montaña, es momento de practicar la lectura del terreno.