Estamos a pocos días de conmemorar el Día Mundial de la Bicicleta (19 de abril). Fecha que creó en el año de 1985, Thomas Roberts, un profesor de la Universidad del Norte de Illinois; que actualmente celebramos con el objetivo de  fomentar el uso de la misma como un medio de transporte, principalmente para las ciudades así como fomentar los derechos de los ciclistas urbanos.

Pero lo que posiblemente algunos no sepan, es que realmente lo que buscaba conmemorar el profesor Roberts con esa celebración fue: la primera experiencia de Albert Hoffman, químico que sintetizó en 1938 el Ácido Lisérgico (LSD), ingiriéndolo accidentalmente en 1943 –aunque en lo personal no estoy muy seguro de que haya sido accidental- y experimentar los efectos psicoactivos de esta droga mientras volvía a casa a bordo de su bicicleta.

Sin embargo, creo que a pesar de ello, esta fecha es una buena excusa para inventarse un día al año para celebrar lo que yo considero uno de los mejores inventos de la humanidad.

Los 200 años de la bicicleta

Foto por: Imfoto

Y ya que estoy en la búsqueda de los orígenes para celebrar a la bicicleta, y para encontrar un punto de partida, es obligatorio citar al francés Comte Mede de Sivrac, cuando en 1790, inventó el celerífero: una máquina para correr, consistente en dos ruedas alineadas, conectadas por una barra, sobre la cual se montaba el proto-ciclista a horcajadas, impulsándose con los pies, pero que carecía de dirección.

También soy consciente que para mucho de ustedes, los orígenes de la bicicleta se remontan a la época del renacimiento y en particular a la autoría de Leonardo da Vinci. En un apartado de la obra de 1119 páginas llamado el Codez Atlanticus de da Vinci, ya aparecía un dibujo de una bicicleta. Pero que al parecer nunca se materializo, sino hasta 300 años después, cuando en 1815, el volcán Tambora hizo erupción trayendo consigo la devastación y lo que fue conocido como el año sin verano o invierno volcánico.

Debido a la devastación producida por esta erupción, se vivió una inestabilidad en el clima a nivel global, pero que afecto más a los europeos que, perdieron cosechas y, tuvieron que echar mano de los caballos como alimento, por lo que la mayoría, sino es que la totalidad de los corceles domésticos, fueron sacrificados para servir de alimento en Europa.

Esto dificultó la movilidad de los humanos en distancias no adecuadas para caminar. Y es en estos casos, cuando la necesidad aprieta, que la humanidad echa mano de su ingenio, tal y como lo dijo Platón: “la necesidad es la madre de la inventiva”.

Pues al carecer de formas prácticas para recorrer largas distancias, lo que había servido como una mera forma recreativa de moverse y pasar el tiempo con el celerífero, les obligó a retomar esta idea, pero ahora, para dar movilidad a las personas que carecían de caballos.

Y así, casi un año después de la peor hambruna del siglo XIX  y sacrificados los caballos para poder alimentar a los humanos, en 1817 el barón alemán Karl von Drais, creo la Draisina, el prototipo que daría origen a la bicicleta tal y como la conocemos hoy ; debido a que le añadió una dirección a la rueda delantera, su invento, permitió mantener el equilibrio sobre esta máquina y, esto a su vez, permitía tener mayor control del vehículo permitiéndoles llegar más lejos, rápido y de manera más sencilla de un punto a otro.

El primer viaje documentado que realizó el propio Drais en su Laufmaschine o “Máquina andante” en español, fue el 12 de junio de 1817, desde Mannheim – su ciudad-  a un pueblo vecino. El trayecto, de ida y regreso, era de alrededor de 14 kilómetros y Drais lo recorrió en menos de una hora, promediando unos 15 km/h con lo que mejoró los tiempos registrados por los coches jalados por caballos del correo de la época. Y es de ahí que nace la fecha que este año conmemoramos como los 200 años de la creación de la bicicleta.

El mundo celebra a la bicicleta

El genial invento que nació para sustituir a los caballos en la actualidad vuelve a vivir su momento de esplendor y el mundo lo celebra.

Aunado a toda esta historia, las ciudades alrededor del mundo celebran con rodadas, exposiciones, foros, semanas de la bicicleta y actividades relacionadas, los 200 años de la invención de la bicicleta, y hacemos un recuento de algunas de ellas.

México celebra el FMB6

En la Ciudad de México además de celebrar el #bicicentenario, también se llevará a cabo el Foro Mundial de la Bicicleta en su sexta edición del 19 al 23 de abril, con una serie de actividades en las que la bicicleta es una herramienta para integrar, conectar y transformar las ciudades. A este foro asisten personas de diversas partes del mundo, y en el cual algunas ciudades de América y Europa, tienen una participación activa.

Alemania acuña moneda conmemorativa

En torno a la celebración del bicentenario de la bicicleta, Alemania es un país con una participación preponderante, ya que ha acuñado una moneda de 20 euros de plata que, sale a la circulación en junio de este año, además de una magna exposición en el Museo de Artes Decorativas de la Ciudad de Dresden, hasta noviembre, la inyección de recursos para crear infraestructura ciclista y apoyar iniciativas que fomenten el uso de la bicicleta como medio de transporte.

España se postulará para el FMB 2019

España, también tendrá una participación en el FMB6 de la Ciudad de México, y lanzará su candidatura para el Foro Mundial de la Bicicleta del año 2019, además de diversas diversas actividades en la península ibérica entre las cuales a mí me pareció interesante un concurso de microrrelatos: La Bici Es Bella

Con la rodada: Somos ciudad de ciclistas, es la actividad con la que la Ciudad de Armería en España, se une a esta celebración por los 200 años de la bici y que llevará acabo el 19 de abril –Día Mundial de la Bicicleta-.

De igual forma la Ciudad de Guadalajara en el occidente mexicano, realizará la Semana Municipal de la Bicicleta del 17 al 21 de abril.

Y como la bicicleta también impulsa al arte, les dejó con un video con una ingeniosa mirada de cómo pudo ser aquel lisérgico viaje de Hoffman en bicicleta.