¿Cansado de perder tu tiempo atorado en el tráfico, de los gasolinazas y de respirar aire de mala calidad? Sin lugar a duda las ciudades mexicanas y sus políticas de transporte se han ido desarrollando en función del automóvil. Es decir, están diseñadas para que los ciudadanos se muevan en carro. Según datos del ITDP México la tasa anual de motorización en México crece el 9.2% mientras que la de población únicamente crece el 1.26%.  Además una encuesta realizada por IBM demostró que la Ciudad de México tiene el índice de malestar por viajes traslado hogar – trabajo/estudio más alto entre varias ciudades en el mundo. El uso indiscriminado del automóvil trae consigo consecuencias de salud, sociales, económicas, ambientales entre otras. Sólo ponte a pensar, ¿Cuánto dinero pierdes al estar inmóvil durante un embotellamiento? ¿Cuantas partículas nocivas respiras minuto a minuto? Afortunadamente hay mucho que tu y yo podemos hacer para que esta situación cambie. Una manera muy sencilla de contribuir es cambiar el auto por la bici. A continuación te presento una guía práctica que te ayudara a hacer el cambio.

1. Bicicleta y Equipo
Lo primero que necesitamos para olvidarnos del auto de una buena vez es una bicicleta confiable, que este en buen estado y que sea de talla adecuada. Este punto pudiera parecer bastante obvio, pero es muy importante tomar en cuenta ciertas consideraciones.

1.1  La Bicicleta
Idealmente, lo primero que tenemos que tomar en cuenta es la distancia promedio que vamos a recorrer en un día normal. No es lo mismo pedalear unas cuantas cuadras que varios kilómetros.
También es importante tomar en cuenta el tipo de terreno que vamos a recorrer en el día a día. Hay que considerar si nuestra ruta es plana, con algunas subidas, pavimentada, empedrado o inclusive terracreía.
La distancia y el tipo de terreno a recorrer nos darán la pauta para seleccionar, de entre toda la gama de bicicletas, la que más se adapte a nuestras necesidades.

1.1.1 Talla Adecuada
Sin importar el tipo de bicicleta que elijamos se recomienda asegurarse de que el cuadro sea de talla adecuada. La mayoría de los cuadros de bicicleta son fabricados en diferentes tallas y la mejor manera de seleccionarlo es directamente en la tienda con ayuda de alguno de los asesores y probarla.
Una vez que la talla del cuadro ha sido seleccionado se puede continuar a ajustar la altura del asiento. Este punto es de suma importancia porque un asiento demasiado bajo hará que cada pedaleada nos cueste más trabajo e incluso tener consecuencias en las rodillas.
El tener una bicicleta adecuada nos ayudará a que nuestro trayecto sea más cómodo, eficiente y sobre todo más seguro. ¡Créanme, la bicicleta adecuada realmente hace la diferencia! Para mayor información los invito a que lean Lo que todo mundo debe saber antes de comprar una bicicleta.

2. Equipo
Cuando se utiliza la bicicleta como medio de transporte nos convertimos en un componente más del tráfico y ocupamos nuestro espacio en el flujo vial. Estaremos interactuando con todo los demás vehículos y peatones por lo que recomiendo invertir en los accesorios básicos, tanto para nuestra seguridad como de nuestra bicicleta.

2.2 Casco
El casco es un accesorio esencial para cualquiera que se sube a una bicicleta, es el equivalente al cinturón de seguridad. Existe infinidad de estilos, colores y tamaños.
Para que el casco cumpla su función de manera adecuada es importante que sea de una talla adecuada.
Generalmente los cascos se venden en tallas chica, mediana, grande y extragrande y pueden ajustarse a la medida de cada quien. Un casco de medida adecuada no se debe mover  y siempre tiene que estar protegiendo nuestra frente y nuca.
Hay quienes no lo usan porque dicen que se ven ñoños, pero recuerden que lo que protegen con el casco es su cerebro.

2.3 Luces y reflejantes
Una manera muy sencilla de evitar accidentes es asegurarnos de que conductores y peatones nos vean. Muchas de las bicicletas ya incluyen un juego de reflejantes, pero para el ciclista urbano esto no es suficiente. Los reflejantes solamente funcionan cuando una fuente de luz es proyectada hacia estos.  Por lo tanto esto no garantiza ser vistos. Lo ideal es equipar nuestra bicicleta con un juego de luces delanteras y traseras. Existe una gama enorme con diferentes precios, modelos y tecnologías. Más que alumbrar nuestro camino, las luces nos permiten ser vistos por los conductores, ciclistas y peatones que crucemos en nuestro camino.

2.4 Candado
Los robos de bicicleta están a la orden del día y por lo tanto tenemos que proteger nuestra bicicleta con un buen candado. Los expertos sugieren que el valor de nuestro candado deberá ser el 10% del valor de nuestra bicicleta. Hay muchos tipos y formas de candados de donde escoger. Es importante señalar que ningún candado es infalible, pero generalmente los ladrones prefieren una presa fácil. Así que pregunten en su tienda de bicicletas preferida y analicen sus opciones.

2.5 Racks y canastas
Los racks, canastas y alforjas no son elementos indispensables para nuestra bicicleta, pero sin lugar a duda hacen nuestra vida mucho más fácil y nos permiten pedalear más cómodos.
En algún momento todo ciclista urbano tiene que llevar algo de carga, ya sea los libros de la escuela, laptop, un cambio de ropa, que se yo.
Como alternativa recomiendo que se hagan de una buena mochila o de esas que les llaman mensajeras. El chiste es que les permita maniobrar libremente la bicicleta.
Personalmente yo prefiero la canasta y racks ya que con la mochila uno suda un poco más.

3. Planeación
Especialmente cuando uno se va a enfrentar al tráfico por primera vez lo más recomendable es planear nuestro viaje. Preferentemente nuestro primer destino deberá ser un lugar al que vamos frecuentemente y por lo tanto conocemos su ubicación y si cuenta con un lugar apropiado para estacionar la bicicleta. Con el tiempo uno agarra más y más confianza y puede aventurarse a nuevos destinos.

3.1 La Ruta
Uno de los puntos importantes de que nuestros primeros viajes sean a lugares con los que estamos familiarizados es que conocemos diferentes vías para llegar a este punto. Preferentemente les recomiendo que procuren evitar las avenidas y calles muy transitadas por dos razones.
Primera, por estas calles transitan una mayor cantidad de vehículos privados y del transporte público. Entre más vehículos aumenta la probabilidad de accidentes. En  segundo lugar, los niveles de contaminación es considerablemente mayor en calles de tráfico pesado.
En pocas palabras, si trazan su ruta por calles secundarias su trayecto será más seguro y con una exposición menor a todas esas partículas nocivas para la salud.
Como sugerencia podrían aprovechar algún domingo para recorrer su ruta aprovechando que hay menos tráfico y que no tienen prisa de llegar. ¡El Google maps es una excelente herramienta para planear nuestras rutas!

3.2 Equipaje
Como ya se menciono lo más seguro es que tengamos que transportar cierta carga, sea cual sea nuestro destino vale la pena reflexionar cual es la manera más segura de transportarla. Es importante que la carga no obstruya nuestra vista y que nos permita maniobrar y pedalear libremente. También hay que cuidar que esta no interfiera con las ruedas ni que se atasque con la cadena de la bicicleta.

3.3 Vestimenta
¡Con esto no quiero decir que saquen las licras! Podemos vestirnos como nos guste siempre y cando podamos pedalear cómodos y que nuestra vestimenta no se atore en la cadena o ruedas.
Existen muchas maneras de evitar problemas vestimenta-bicicleta. Hay quienes optan salir con ropa deportiva y cambiarse al llegar a su destino final, existen protectores de cadenas para evitar que los pantalones y faldas se atoren en la cadena o queden todos llenos de grasa. ¡Hay muchos trucos que nos pueden ayudar! Para las mujeres les recomiendo que chequén los 5 Consejos para Pedalear con Estilo.

4. El Viaje
Por fin llego la hora de ir a la escuela, el gimnasio, o al trabajo en bicicleta. La primer recomendación es que salgan con anticipación. De esta manera no sentiremos la presión de llegar tarde y aprovechas para ver cuanto tiempo te toma llegar a tu destino. Recuerda que eres un vehículo más así que respeta los señalamientos y sentidos de las calles. Y muy importante, disfruta de tu viaje. Aprovecha tu trayecto para despejar tu mente. Aquí hay algunos consejos para evitar sustos.

5. El Destino Final
Finalmente, al llegar a nuestro destino hay que asegurar nuestra bicicleta. Hay que encadenar la bicicleta a una estructura fija. Procura asegurar tanto el cuadro de la bicicleta como las llantas. En algunos lugares es posible estacionar la bicicleta dentro de algún estacionamiento, cochera o patio, pero si no es así lo recomendable es amarrar la bicicleta en un lugar visible y lo más transitado posible. Si hay alguien que le pueda echar un ojo pues pide que se lo echen.

Espero que esta guía practica les sea de gran utilidad. Recuerden que no se trata de convertirse en enemigo del auto. Como todo tienen sus contras y beneficios el chiste es usarlos responsablemente. No podemos seguir dependiendo de los combustibles fósiles. Tu y yo podemos ayudar a que el movimiento ciclista crezca. Entre más seamos más ruido haremos y seremos escuchados. ¡Vamos todos juntos por las ciudades que nos merecemos!