Cada vez más estudios apuntan a que la pobreza y la desigualdad social son los factores más importantes de entre todos los que determinan los estados insatisfactorios de salud. Cada día hay más pruebas de que una precaria situación socioeconómica está íntimamente relacionada con el padecimiento de enfermedades crónicas y degenerativas que afectan a quienes menos tienen y más necesitan.

Con lo anterior en mente y con un espíritu altruista bien montado en la bicicleta, la médica y cicloviajera Alejandra Naheli León Ortiz emprende, armada de su bicicleta, un periplo de aproximadamente 1,400 kilómetros para promover la salud en poblaciones de Baja California Norte y Sur.

Foto: Jorge Reyes Dávila

Viajar en bici también es cosa de mujeres

Nacer mujer en un país con una desigualdad de género aplastante, seguro que no es tarea fácil en ningún sentido de la vida en sociedad. La buena noticia es que, hoy en día, para la mayoría de las mujeres en declarada sedición, el que los hombres queramos dominar todo y en todo momento les parece insignificante para sus planes, y han comenzado a incursionar en terrenos que antes hacíamos creer que eran exclusivos de los varones.

Y por si eso fuera poco, mientras que las mujeres que hacen cicloturismo –hey, claro que las hay en México- enfrentan dificultades inimaginables para los hombres. Nos sería casi impensable que una joven con 27 años de edad y médica de profesión, emprendiera un viaje en bicicleta por Baja California, con la esperanza de hacer amigos y el firme propósito de procurar salud para aquellos que menos tienen.

Pues señoras y señores, la hay, y su nombre es Alejandra Naheli León Ortiz, cicloviajera que se prepara para salir a pedalear a finales de octubre del 2018 por toda la “Baja”, en una especie de clínica rodante para la salud con la que llegará a esas comunidades que más lo necesitan.

Foto: Jorge Reyes Dávila

Conoce a Alejandra

Originaria de Tijuana, Alejandra llegó hace dos años a Ensenada, Baja California Norte, para a hacer su servicio social. Ahí comenzó a utilizar a la bicicleta como un medio de transporte urbano que, posteriormente la llevaría a planear un viaje de larga distancia en el que la bicicleta será una herramienta que le permitirá acceder de forma más sencilla a zonas con altos índices marginación y así promover la salud de manera gratuita.

Foto: Alejandro Solís Morán

“Al llegar a Ensenada, un amigo me sugirió que usara la bicicleta para transportarme y así, poder ahorrar algo de dinero (un pasaje del transporte público cuesta $15 pesos aproximadamente). Comencé a moverme en bicicleta y aunque en un principio era algo torpe pedaleando en el tráfico, con la experiencia adquirida con el tiempo, eso ya es cosa del pasado”, comenta Alejandra en entrevista telefónica que sostuvimos.

Corredora de ultramaratones

Además de su gusto por la bicicleta como medio de transporte y deportivo, Alejandra, también gusta del deporte de alta resistencia, pues además de recorrer en bici los caminos de Ensenada, actualmente es la ganadora del Ultramaratón Baja Trail 80K, en su versión 2018, que se llevó a cabo en abril, al correr la asombrosa distancia de 80 kilómetros a campo traviesa en un tiempo de 12:35:48.

Entre sus futuros planes académicos, tiene pensado en septiembre de 2018, aplicar para a hacer su especialidad en traumatología y ortopedia.

“Me interesa todo lo relacionado con el deporte, y por eso decidí especializarme en esta rama, ya que así, me preparo para atender todo lo que son primeros auxilios en zonas agrestes. De cierta manera esta especialización está en la línea de lo que a mí me gusta a hacer.

Para mi el deporte es una manera de mantenerse saludable de cuerpo y mente, y además, muy efectivo para a hacer muchos amigos. Es la forma más sencilla de acercarse a las personas”. explica Alejandra.

Sus inicios en el cicloturismo fueron con un viaje desde Ensenada a San Diego (aproximadamente 120km), California. Así nació su inquietud por recorrer más kilómetros, justo después de disfrutar de su primer cicloviaje y conocer todas las bondades que representa para aquellos que quieren conocer de cerca ciertas regiones, y de manera más íntima. Para este tipo de exploradores, el ir en bicicleta, les permite detenerse en cualquier sitio y fusionarse con el paisaje y del lugar visitado, además de mezclarse con sus habitantes de manera más orgánica.

Promover la salud de manera gratuita

Con los kilómetros acumulados en su piernas, Alejandra comenzó a tejer una relación entre su amor por el deporte y su profesión de médica, y eso la llevó a concebir su proyecto para promover la salud durante su cicloviaje.

Para emprender tal proyecto, Alejandra ha tenido que realizar trabajos que nada tienen que ver con su profesión de médica, pero que han servido como una forma de a hacerse de los recursos monetarios que necesita para tal empresa; además de postular a la primera beca exclusivamente pensada para mujeres cicloviajeras: “Kerem Meyer”, que otorgará este año por primera vez, Dos Erre, marca de productos para cicloviajeros hechos en México.

“De la beca Kerem Meyer, me enteré a través de unos amigos que gustan de viajar en bicicleta y que están activos con el tema en redes sociales, ellos fueron los que me dijeron sobre la beca para cicloviajeras.  Escribir el proyecto pensando promover la salud en zonas marginadas y en la bicicleta encontré un buen camino para poder a hacerlo realidad”, asegura Alejandra.

Foto: Instagram/ale.n.leon

¿Qué es la beca Kerem Meyer para cicloviajeras?

Kerem Meyer, fue una activista en temas de movilidad con contribuciones en el Estado de México, que murió intempestivamente en el año 2015, a los 25 años de edad, dejando una clara huella de su trabajo y personalidad en muchas personas; una de ellas, Seth Domínguez, dueño de Dos Erre que, a manera de tributo a su memoria y sobre todo a su trabajo, creó la beca que lleva el nombre de la activista.

De acuerdo a Seth Domínguez, la beca consiste en un kit completo personalizado de equipo para cicloviaje:

  • Par de alforjas de cicloviaje delanteras plus con capacidad de 15 lts c/u.
  • Par de alforjas de cicloviaje traseras plus con capacidad de 22 lts c/u
  • Bolsa para herramienta
  • Bolsa para manubrio.
  • 50% de lo recaudado a través de las ventas de Dos Erre, en el mes previo al inicio del cicloviaje cuyo proyecto haya sido elegido después de su postulación.

A partir de esta primera ocasión y en el futuro, La Beca Anual Para Cicloviajeras Kerem Meyer, será otorgada una vez al año a una mujer que presente un proyecto de ciclismo de alforjas, que busque promover el cicloviaje en mujeres, con duración mínima de mes y medio y una cobertura de al menos 1000 kilómetros.

Para futuras postulaciones, se abrirá la recepción de los proyectos a partir de marzo 2019, mayores informes en Dos Erre.

Llevando la salud en bicicleta

“Mi viaje consiste principalmente en recorrer en bicicleta el camino que hay entre Ensenada y La Paz. Además es un proyecto que promueve la salud de manera gratuita a través de la realización de pruebas de glucosa, medición de tallas, y pláticas para la prevención de la obesidad y del SIDA, ya que el Estado de Baja California Norte es el 8° a nivel nacional con problemas de obesidad y el 5° con enfermos de SIDA.  

Me detendría en tres lugares específicos: Guerrero Negro; San Quintín y La Paz, en estos lugares, yo haría una serie de pruebas: de glucosa, talla, sangre, etc.

Y aunque hay centros de salud, las organizaciones de salud gubernamentales no están haciendo mucho trabajo al respecto, la gente de estos lugares ven a los médicos como algo inalcanzable, y aunque no es culpa del médico directamente, éste, sí puede cambiar esa percepción que se tiene de él, siendo más accesibles para la población más vulnerable.

Mi proyecto contempla a hacer algo más allá de la asistencia institucional que se les da a los pobladores cada determinado tiempo. Haciéndolo de manera más dinámica e intentado romper con la estereotipo que se tiene del médico tradicional. Que es como alguien muy formal, que es ajeno a la comunidad; yo lo que quiero, es tener un acercamiento más estrecho con los pobladores a través de pláticas de concientización sobre la problemática que genera el sobrepeso y en la que todos los involucrados participemos y rompamos paradigmas”, puntualiza Alejandra.

Alejandra con un compañero de guardia en Ensenada. Foto: Alejandra Naheli León Ortiz

Médicos en bicicleta

Para ayudarla en cuanto a los estudios y las pruebas médicas que realizará a los pobladores, Alejandra contará con la ayuda de otros dos cicloviajeros; uno es el médico Christian Tavares y otro, el psicólogo Jorge Reyes Dávila, quienes también rodarán en sus bicicletas durante los 1,400 kilómetros del cicloviaje.

En cuanto a su preparación física, Alejandra se siente más que preparada, y cómo no estarlo si puede correr 12 horas continuas, y ya que sus jornadas serán de alrededor de 100 kilómetros pedaleados diariamente, pues la verdad es que condición física no le faltará.

“Físicamente, creo que no hay problema, pero toda la preparación mental y de logística es la que he estado trabajando, pues he leído mucho sobre cuestiones técnicas de la bicicleta y recibido consejos de otros cicloviajeros, pero también leyendo sobre el tema.

El llegar en bicicleta a esas comunidades ayuda, porque la gente te ve más cercana a ellos y te aceptan más fácilmente.

Este viaje es poder empoderar a las chicas y aportar cómo los médicos podemos ser más activos en cuestiones sociales y a hacer una diferencia. La gente que más nos necesita, es la que menos tiene. Y quiero a hacer la diferencia y poner mi granito de arena. Solidarizarme con los enfermos¨, concluye Alejandra.