Una buena costumbre que ayudará a prolongar la vida de tu bicicleta y mantener una buena eficiencia es mantenerla limpia. Utilizar una bicicleta sucia acelera el desgaste de sus rodamientos y partes móviles al incrementar la fricción. Además, el aumento de fricción se traduce en mayor resistencia al pedaleo, haciendo que la bici se sienta más lenta.

Idealmente habría que limpiar la bicicleta cada vez que se usa, considerando que es mucho más fácil remover un poco de mugre que la que se pueda acumular en semanas, meses o años de uso. Seamos realistas, al menos que seas ciclista profesional, es muy probable que jamás hayas tomado el tiempo de lavar tu bicicleta, ya sea por desidia o falta de tiempo. En este artículo te compartimos una forma práctica de limpiar tu bicicleta en solo 10 minutos que te ayudará a mantenerla siempre en óptimo estado.

Aquí una lista de lo que necesitarás para lavar tu bici

  • Desengrasante
  • Agua
  • Jabón
  • Esponja o trapo
  • Lubricante

Pasos para lavar tu bici en 10 minutos

1. Desengrasa el tren de potencia

El primer paso es aplicar desengrasante en el tren de potencia: cadena, platos, piñones y desviadores/descarriladores. Para asegurarte que el desengrasante penetre bien y entre en todos los rincones es recomendado utilizar una brocha.

2. Rocía la bici con agua

Para evitar embarrar el polvo y lodo por todo el cuadro, rocía la bicicleta con agua (de preferencia con una manguera). De esta manera retirarás gran parte de la mugre y evitas rayar el cuadro.

3. Talla el cuadro con agua y con jabón

Para remover la mugre más pegada será necesario preparar una mezcla de agua y jabón. Con una esponja o un trapo talla muy bien todo el cuadro. Se recomienda usar agua caliente a fin de aflojar la grasa y removerla más fácil.

4. Enjuaga el tren de potencia

Después de unos minutos el desengrasante ya debió haber actuado y aflojado la mugre de tu tren de potencia. Talla muy bien la cadena, desviadores, platos y piñones con agua y jabón. Una buena buena alternativa para limpiar entre platos y piñones, en bicis de velocidades múltiples, es usar un cepillo (un cepillo de dientes viejo funciona de maravilla).

5. Talla las ruedas

A continuación talla las ruedas de tu bicicleta. Si tu bicicleta tiene bloqueo lo más fácil es desmontar las ruedas. Durante este paso deberás prestar particular atención a los aros, discos de freno (si tu bici usa este sistema) y los rayos/radios.

6. Enjuaga tu bici

Enjuaga toda la bicicleta para eliminar cualquier rastro de desengrasante y jabón. Asegúrate de retirar muy bien el desengrasante que aplicaste al tren de potencia, de lo contrario el lubricante que aplicarás posteriormente no será ineficaz.

7. Seca la bicicleta

Con un trapo seca muy bien la bicicleta. Para secar las mazas, eje de centro puedes usar papel absorbente.

8. Lubrica el tren de potencia

Una vez secas, lubrica la cadena y demás partes de la transmisión. Además es recomendable aprovechar para aplicar un poco de aceite a los chicotes y articulaciones de frenos y cambios. Si tu bicicleta tiene suspensión también aplica un poco de aceite. De ves en cuando puedes tomarte unos minutos extras para lubricar el poste del asiento y los pedales. No olvides retirar el exceso de lubricante para minimizar la acumulación de mugre. Para esta tarea puedes usar papel absorbente o un trapo.

Recomendaciones adicionales:

  • No laves tu bicicleta acostada en el suelo para evitar que el agua penetre en los rodamientos de las mazas y eje de centro. Lo posición ideal es con la bici perpendicular al suelo.
  • Lava la bicicleta de arriba hacia abajo para evitar ensuciar las partes ya limpias con el agua sucia que cae.
  • Si no quieres ensuciarte las manos con grasa puedes usar un par de guantes.

Lo que NO debes hacer al lavar tu bici

  • Aplicar lubricante sobre una superficie sucia
  • Si usas agua a presión no apuntes a las mazas o eje de centro para evitar que el agua penetre en los rodamientos
  • No apliques lubricante en zapatas, aros o discos

Cada cuanto tiempo y qué tan profundo debes lavar tu bicicleta depende del uso que le des. Lo importante es no dejar pasar mucho tiempo ya que inevitablemente la bicicleta irá recolectado suciedad del camino. Si usas tu bicicleta en superficies de tierra o lodosos, es conveniente lavarla al llegar a casa. Por último, a pesar de que un mínimo mantenimiento cotidiano mantendrá tu bicicleta en excelentes condiciones, una limpieza más minuciosa de vez en cuando no le caerá nada mal. Si tienes alguna duda o consejo que quieras compartir con nosotros, por favor, déjanos tus comentarios.