Uno de los principales obstáculos que enfrenta la bicicleta, para poder integrarse al sistema de transporte de nuestras ciudades, es que aun no es vista como un vehículo. Para muchos la bicicleta sigue siendo un objeto meramente recreativo. Sin embargo, nosotros como ciclistas urbanos podemos hacer mucho para cambiar esta concepción. ¿Cómo? Demostrando a la sociedad que los ciclistas podemos convivir y ser pieza fundamental en un sistema de transporte sustentable incluyente, democrático y accesible. Una manera de hacer esto es evitar cometer estos 5 errores comunes al pedalear por tu ciudad.

1. Pedalear en sentido contrario

Uno de los errores más frecuentes es circular en sentido contrario. En ocasiones lo hacemos para cortar camino o hay quienes creen que circular en sentido contrario a los vehículos es más seguro porque se les ve venir. La realidad es que circular en sentido contrario puede ser un factor importante para no ser vistos por conductores y peatones. Especialmente en calles de un solo sentido, la tendencia de las personas es voltear hacia el lado en que se supone que vendrán los vehículos. ¡Esto incluye la circulación por ciclovías!

2. Circular sin luces por la noche o días nublados

Circular en las noches sin luces es otro error bastante común. La función principal de las luces de la bicicleta es ser vistos en la noche o en días lluviosos en los que la visibilidad se reduce considerablemente. Si las demás personas son capaces de vernos a mayor distancia el tiempo de reacción se aumenta minimizando la probabilidad de algún accidente.

3. Circular con audífonos o en el teléfono

No es raro ver a ciclistas pedaleando con audífonos o distraídos con su celular.
Como ciclistas somos más vulnerables y por lo tanto debemos tener los sentidos al 100% mientras circulamos por las calles. Los sonidos nos pueden dar mucha información de lo que sucede a nuestro alrededor. El sonido del motor y de las llantas de un auto nos ayudan a percibir la posición de éste, si esta arrancando o frenando y así tomar precauciones.

Headphones

Foto: W.D. Vanlue

4. Circular por las banquetas

Las banquetas son para los peatones y las calles son para los vehículos. Si por alguna razón hay que subir a la banqueta lo más indicado es bajarte de la bicicleta para evitar alguna colisión con algún peatón.
Este punto puede ser bastante controversial ya que actualmente las ciudades mexicanas carecen de la infraestructura y la cultura vial que garanticen la seguridad de los ciclistas. Sin embargo, si queremos que a la bicicleta se le de el lugar que se merece hay que respetar las vías publicas y usarlas adecuadamente.

Ciclista no passeio, na Av. Fontes Pereira de Melo
Foto: anabananasplit

5. No anunciar nuestros movimientos (cambio de carril, vueltas, altos)

Un punto clave para lograr una convivencia sana con los demás usuarios de las vías es la comunicación. Gran cantidad de accidentes pueden ser evitadas si se comunica a los demás cual será nuestro siguiente movimiento; ya sea que nos vamos a detener, a cambiar de carril a dar vuelta o a salir de la ciclovía. Para transmitir estos mensajes a los demás podemos utilizar un sistema de señales manuales. En algunos casos será necesario hacer las señales más notoria ayudándonos de sonidos ya sea el timbre de nuestra bici o nuestra voz.
Left Turn Signal
Buen uso de las señales manuales.
Foto: Infidelic

Predicando con un buen ejemplo podremos promover la bicicleta como una alternativa viable de transporte y que las vías deben ser compartidas con otro tipo de vehículos de manera armoniosa. Esto a su ves puede alentar a que cada vez más ciudadanos decidan cambiar el auto por la bicicleta. Entre más ciclistas haya en las estas serán más seguras y los opositores no podrán argumentar que no se justifica la inversión en infraestructura ciclista. Los invito a que disfrutemos el placer de rodar por la ciudad con responsabilidad y a que difundamos el mensaje.