Al comprar una bicicleta de montaña creemos que no se necesita más. Uno la saca de la tienda y se va a la montaña con la configuración que trae de fabrica. Sin embargo, es recomendable que por lo menos en la tienda te la “configuren” de acuerdo a tu peso y altura. Si no sabes como configurar tu bicicleta de montaña, aquí te decimos lo básico que necesitas conocer, para sacarle el máximo potencial a tu bicicleta.

Ajuste de las manetas de los frenos

Frenos bici de montaña
No es lo mismo pedalear en ciudad a un terreno plano a un terreno muy inclinado de bajada. Por ello es muy importante que verifiques y configures las manetas o palancas de tus frenos.
Comúnmente, cuando se inicia en el ciclismo de montaña notarás que las manos son lo primero que comienza a doler y en ocasiones se puede sentir cansancio excesivo. Una posible razón es que las manetas de freno no tengan la inclinación adecuada.

Para poder configurarla adecuadamente, hay que alinear las manetas al ángulo natural que tu cuerpo toma en las bajadas. Para ajustarla necesitarás de un amigo que te pueda detener la bicicleta o una pared donde recargarte.

Una vez fija la bicicleta, deberás subirte, pararte sobre los pedales y tocar las manetas de freno. Si tus dedos están muy levantados, como si estuvieras alzando el dedo, la maneta esta mal colocada. En cambio, si los dedos se bajan en un ángulo de 90% o mayor ( debajo de los puños) también están mal colocadas.

La posición correcta debe quedar de acuerdo a la dirección en la que caen los antebrazos, y visualmente deberás de ver tus dedos alineados con el dorso de la mano. En pocas palabras los antebrazos con la mano deben de quedar en el mismo ángulo; ni más ni menos.

Para ajustar las manetas solo basta con aflojar los dos tornillos que la detienen al manubrio/manillar y ponerlas en la posición ideal. Una vez realizado este ajuste, te sentirás más confidente en las bajadas y con una notable mejora en el manejo.

Configuración del manubrio

Manillar de montaña
En cada modalidad del ciclismo de montaña varía el manillar o manubrio. Pueden ser rectos como en el caso de XC y en otros casos pueden ser de doble altura como las bicicletas para trail o All Mountain. Cuando salen de fábrica los armadores de la tienda las acomodan como indica el manual.

No es raro que terminamos acostumbrándonos a la posición que nos dejaron en el manubrio. Sin embargo, sin necesidad de cambiar potencia ni altura, podemos configurar el manubrio con solo girarlo sobre su eje. Esto podrás hacerlo en lo que encuentras una posición ideal para ti, en la que te sientas más cómodo. Al centro, casi todos los manillares tienen una graduación; cuando por fin encuentres la posición en la que más cómodo y más seguro en las subidas y bajadas te sientas, para no olvidarlo, podrás marcar con una seña cerca de la medida y así cuando la lleves al taller sepas donde debes colocarla en caso de que los mecánicos la hayan movido.

Ajuste básico de las suspensiones de la bici

llantas mtb
Una suspensión mal ajustada puede ser incluso peor que no llevar suspensión. Dependiendo del sistema de tu suspensión o suspensiones, deberás saber configurarlas para tener un mejor desempeño sobre tu bicicleta, y sobre todo para poder usarla como se debe. Muchas personas nunca configuran sus suspensiones, lo cual se verá reflejado en su manejo.
Nos referimos al recorrido de la horquilla a la diferencia en distancia al estar completamente comprimida y completamente extendida.
Si tu bicicleta trae una suspensión de resorte o de aire , lo primero que debes verificar es que no esté bloqueada (a menos de que así lo quieras).
Deberás siempre fijarte si tu bicicleta no tiene el bloqueo activado, esto lo podrás ver en la perilla que tiene en la parte superior de las barras.

Si tu suspensión es de aire, tendrás que ir a un taller especializado para que te configuren tu suspensión o suspensiones a tu peso. No sé te olvide preguntar en qué presión (PSI) van para las próximas veces. Recuerda que esta configuración debe de ir de acuerdo al peso que llevas en una rodada, por tanto deberás incluir unos 3kg más a tu peso o llevar lo que usualmente lleves en la montaña para que te hagan una configuración más precisa. Si tu suspensión está configurada incorrectamente es como si no tuvieras suspensión, podría estar más “dura” de lo que la necesitas o incluso demasiado “aguada” para tu peso. En otro artículo veremos más a fondo las suspensiones y su configuración.

La presión de tus neumáticos

Bicicleta por camino rocoso

Foto por Baja Divide


Como lo vimos en el artículo de tipos de llantas para la bicicleta de montaña, es importante configurar antes de una rodada la presión en la cual llevaremos nuestras llantas.

Dependerá del lugar en donde vayas a rodar, pero si vas a subir mucho o ir en plano te recomendamos tener más infladas las llantas sin pasarte del límite que cada llanta marca. Esto te ayudará a tener menos tracción y podrás avanzar más rápido. Si mientras vas rodando notas que el camino es más resbaloso, te recomendamos bajar un poco la presión para que tengas mayor tracción o comenzarás a patinarte.

En el caso de la bajada, no se te olvide disminuir un poco de presión Pero tampoco la dejes demasiado baja ya que aumentas el riesgo de ponchar. Con tu mano puedes oprimir la llanta e irle quitando el aire, se debe sumir ligeramente con tu fuerza. Realizando este ajuste de presión, podrás tener un mejor agarre y tracción en la bajada, y no estarás rebotando como pelota o con resbalones en zonas críticas.

Asentando los frenos


Cuando nos acabamos las balatas debemos cambiarlas. No es raro creer que nuevas y recien puestas, están listas para frenar. Y si vamos a una rodada y no frenan vamos corriendo a la tienda o con el mecánico a “quejarnos”, porque no sirven…
Debemos decirte que este error pasa mucho y no es que no sirvan, simplemente es que están muy nuevas.

Cuando las balatas estan nuevas, éstas traen un pequeño barniz o cera de protección. Hay dos formas de quitar esa protección: La primera es ligando las balatas con una lija fina, como la lija que usas para la cámara antes de parcharla. Ten mucho cuidado de no tocarlas con las manos grasosas. De preferencia usa guantes, de esta manera le quitaremos el barniz y podremos frenar como siempre lo hacemos.

La otra manera es, después de haber instalado las nuevas balatas, comienza a pedalear y frenar, pero no te detengas, deja que tu bicicleta siga avanzando. Esta acción logrará ir quitando ese barniz de protección. Deberás de hacerlo unas cuantas veces. Muy probablemente las balatas nuevas rechinarán un poco, pero es parte de irle quitando la protección que tiene.

Haciendo cualquiera de estas dos acciones tendrás unos frenos nuevos que frenen como deben frenar.

Sabemos que hay más configuraciones para sacarle el mejor provecho a tu bicicleta, pero estas recomendaciones son las más básicas.¿Tú haces estas configuraciones básicas? ¿Qué otras recomendaciones nos puedes compartir?