¿A poco no te gustaría que cada vez más y más gente experimentara la felicidad de pedalear? Tú y yo sabemos lo bien que se siente. Esa sensación de libertad que nos llena de felicidad, el saber que estamos contribuyendo a nuestra salud, al planeta y a nuestra economía. ¡Es increíble! Sin embargo, la mayoría de nuestros compañeros aun no lo saben. Inclusive, muy probablemente, muchos de ellos pensarán que estamos un poco locos por ir de un lado para otro en nuestra bicicleta. A continuación les compartimos 8 formas en las que podemos alentar a nuestros compañeros a que se suban a la bicicleta.

Al trabajo en bici

1. El ejemplo

Una excelente manera de promover el uso de la bici entre nuestros compañeros, ya sea de la escuela o del trabajo, es llegando a tiempo, libres de estrés, cargados de energía y con una enorme sonrisa.

2. No seas un ñoño de la bici

Deja las licras para las competencias. Llega con tu vestimenta normal. Es más fácil invitar a una persona a que pruebe la bicicleta si primero logramos que se sienta identificada con nosotros. Recuerda que lo que buscamos es alentarlos a que usen la bicicleta, más que como deporte, como un medio de transporte limpio, accesible, económico y divertido.

3. Comparte tu trayecto con tus compañeros

Una de las principales barreras para que una persona se suba a la bicicleta es el temor al tráfico. Una manera de superar esta barrera es compartir nuestras rutas con ellos. Cuando uno se desplaza en auto o en transporte público lo más probable es que todos los días circule por las mismas calles. Muy probablemente su ruta diaria sea por grandes avenidas, repletas de vehículos.
La ventaja de la bicicleta es que podemos circular por vías secundarias, con menos carga vehicular y con una vista más agradable. Comparte las rutas que tomas día a día y cuéntales de todo lo que dejan de disfrutar al ir dentro de una burbuja metálica. El descubrir tu propia ciudad puede ser una buena razón para moverte en bici.

4. Comparte tu experiencia y transmite tus habilidades

Si ya te mueves en bici lo más seguro es que te sientas seguro de pedalear en el tráfico. Es posible que la mayoría de tus compañeros lleven años sin subirse a una bicicleta o que jamás lo hayan hecho. Dependiendo de tu experiencia puedes ayudarlos a adquirir las habilidades necesarias o invitarlos a que participen en algun taller de ciclismo urbano. Muy seguramente en tu ciudad existe algún grupo o colectivo que ofrece este tipo de cursos. A continuación te compartimos una lista de algunos grupos, que imparten estos talleres, que se me vienen a la mente:

¿Conoces otros grupos que impartan este tipo de cursos en tu ciudad?

Amigos en bici

5. Demuéstrales que la bici es para todos

Aunque no lo creas, es bastante común la creencia de que para andar en bicicleta es necesario estar en forma. La verdad es que es un vehículo para todos. La bicicleta es una de las formas más eficientes en las que nos podemos mover. Más del 90% de la energía que aplicamos al pedal es aprovechada para desolazarnos. Es tan sencillo como caminar, con la diferencia de que llegamos a nuestro destino por lo menos 4 veces más rápido. El ciclismo urbano no es un deporte sino un medio de transporte accesible y económico.

6. La bicicleta es un medio de transporte económico

Especialmente si alguien no se han subido a una en varios años, las bicicletas pueden parecer caras. Si queremos alentar a nuestros compañeros a que cambien la bici, lo que podemos hacer platicarles de nuestra experiencia. Podemos darles ejemplos de como ahorramos dinero diariamente.
Gastos del Auto:

  • Costo del auto
  • Combustible
  • Estacionamiento
  • Tiempo perdido en embotellamientos
  • Servicios mecánicos
  • Gastos por accidentes
  • Gastos por daños a la salud

Más que un gasto, la bicicleta puede ser una de las mejores inversiones que podemos hacer. Mejora nuestra salud, llegamos a tiempo, no dependemos de lo congestionado del tráfico , no contamina, nos libera del estrés y nos hace más felices. ¿Qué más se puede pedir?

7. Ayúdalos a encontrar una bici adecuada

En el mercado podemos encontrar una infinidad de tipos, modelos y colores de bicicletas. Para alguien que no esta muy metido en el tema de las bicis, el no saber ni por donde empezar, puede resultar desalentador. Sin importar si sabemos mucho o poco de bicicletas, nosotros ya tenemos cierta experiencia y podemos orientarles en la búsqueda de una bicicleta que se ajuste a sus necesidades.

8. Acompáñalos en su primer viaje

Como ya lo mencionamos, enfrentarse por primera vez al tráfico puede ser bastante intimidante. Como buenos compañeros y embajadores de la bicicleta, podemos acompañarles un su primer viaje. Al brindarles nuestro apoyo les estamos dando seguridad al mismo tiempo que incrementamos la posibilidad de que su experiencia sea buena. Cuando una persona tiene una buena experiencia es más probable que quiera repetirla.
Si hay compañeros que viven por el mismo rumbo una gran sugerencia es organizar un bicibus, no sólo para los nuevos ciclistas, sino para irse todos los días al trabajo o a la escuela.

¿Qué otras formas de alentar a tus compañeros se te ocurren? Si tienes otras ideas compártelas con nosotros.