Para muchos de nosotros andar en bicicleta es uno de los grandes placeres de la vida. No hay nada mejor que sentir el viento en el rostro y esa sensación de libertad, de poder llegar a cualquier lugar. Lamentablemente no todo es color de rosa. La verdad es que cada que nos subimos a la bicicleta comenzamos una travesía en una verdadera selva de concreto en la que un descuido nos puede costar la vida. Por esta razón quiero compartirles 8 consejos que nos ayudaran a evitar sustos al rodar por la ciudad.

8concejos

1. Mantén los ojos bien abiertos en busca de registros y alcantarillas

Cuando uno anda en bicicleta generalmente se cuida de los objetos en movimiento. Sin embargo hay un peligro que asecha inmóvil en espera de su próxima victima. En ocasiones éstas están destapadas o con las tapaderas rotas o mal orientadas convirtiéndose en trapas mortales tanto como para ciclistas, peatones y vehículos.

2. No te confíes de los otros ciclistas

Dos de mis más grandes sustos han sido provocados por otros ciclistas. Especialmente cuando uno viaja por la ciclovía uno se siente un más seguro y baja la guardia. Lo malo es que por falta de conciencia, de educación vial o a veces simple flojera no es raro toparse frente a frente con un ciclista en sentido contrario o que piense que la ciclovía es una pista de carreras. Esto puede sacarnos de control o inclusive chocar y los resultados pueden ser bastante feos.

3. Cuidado con los peatones despistados

El peatón es el primero en la jerarquía de usuarios de la calle y todos nosotros en algún momento somos peatones. Sin embargo hay que estar siempre atento a los peatones despistados. No se porque, pero aquí en Guadalajara les encana caminar por la ciclovía y he sabido de algunos ciclistas que han sufrido caídas de consideración por esquivar a uno de estos despistados. En otras ocasiones cruzan las calles sin fijarse y no lo hacen por las esquinas. Así que vale más ir siempre atento a los peatones y siempre respetarlos.

4. Vuelta a la derecha

Hay muchos conductores allá afuera que no utilizan las direccionales y además ni se fijan, simplemente se la dan. Como ciclistas debemos procurar circular por el carril de la extrema derecha salvo que estemos rebasando o que los vehículos en este carril se encuentren detenidos o circulen a una velocidad menor.  Ten mucho cuidado cuando cruces una bocacalle y procura mantenerte siempre visible. El no ver la direccional no nos garantiza que el vehículo no dará vuelta.

5. Aguas con los portazos

Cuando circules por alguna calle con carros estacionados procura mantener una distancia adecuada de estos. En ocasiones los conductores o pasajeros saliendo del carro no se fijan al abrir las puertas. Si mantienes a una distancia adecuada tendrás más espacio para maniobrar en caso de que una puerta se abra a tu paso.

6. Respeta la señalización vial

La bicicleta no es un juguete, es un vehículo y por lo tanto tenemos responsabilidades. Cuando no respetamos los señalamientos las probabilidades de sufrir algún accidente se multiplican. Por ejemplo, cuando un carro va saliendo de una cochera, generalmente el conductor voltea en el sentido contrario de la circulación de la calle para ver si tiene el paso libre. Si el ciclista vienen en sentido contrario el conductor será sorprendido causando un accidente. Otro ejemplo, sí el semáforo esta en alto detente. No intentes ganarle a los autos que cruzan. Cuando este cambie a verde espera hasta que los autos que cruzan se hayan detenido completamente. Siempre hay algún vivo que no quiere detenerse ni por un minuto. Si circulamos por nuestro carril y seguimos los señalamientos les garantizo que se sentirán más tranquilos y disfrutaran mucho más de su viaje.

7. Cuidado con el transporte público y sus paradas no oficiales

Por lo menos en Guadalajara no es raro que el transporte público, tanto minibuses como taxis, bajen pasaje fuera de las paradas oficiales. Inclusive a veces los bajan en el carril de en medio. Si vas en la bicicleta y ves que el minibus se detiene, no te confíes. Nunca sabes si va a bajar algún pasajero. Es mejor detenerte y esperar a que el minibus vuelva a avanzar o si tienes el espacio suficiente puedes rebasarlo con precaución.

8. Mantenerte siempre visible y comunícate con los demás

Un hábito que puede evitarnos muchos sustos es mantenernos visibles e indicar a los demás conductores nuestros próximos movimientos. Una forma muy fácil de hacer esto es utilizando señales manuales para indicar vueltas, disminución de velocidad o que nos vamos a detener. Es muy importante que nos aseguremos de que nos han visto antes de realizar un cambio de dirección. Por ejemplo, para rebasar un vehículo primero tenemos que ver si tenemos espacio suficiente para cambiarnos al carril izquierdo. Si es así hay que indicar que vamos a cambiar de carril con anticipación, una vez que estamos seguros de que los conductores que circulan por ese carril nos han visto efectuamos la maniobra. Antes de regresar al carril derecho tenemos que indicar nuestra incorporación al carril asegurándonos de hacerlo a una distancia adecuada del vehículo que rebasamos y que el conductor nos ha visto.

Espero que estos consejos les ayuden a evitar los sustos en la jungla de asfalto. Recuerden que para disfrutar aún más de nuestros trayectos hay que hacerlos con seguridad. Anticipar estas sorpresas es mucho más seguro que reaccionar a ellas.
Nos encantaría escucharlos. Los invito a que nos compartan sus consejos y experiencias.