Comprar una bici de segunda mano tiene grandes ventajas. Además de que significa aplicar, y no solo predicar, el espíritu ecológico, también te puede ahorra un montón de dinero. Hay marcas y modelos que cuestan una fortuna y muchos solo podemos acceder a ellas si las adquirimos usadas.

¡El mercado ofrece maravillas! Puedes encontrar bicicletas de segunda mano en excelente estado. Pero para que tu inversión no se vaya por el caño, hay algunas cosas que debes observar con cuidado, antes de comprar una bicicleta de segunda mano.

7 Cosas que a considerar

Prestar atención a estos 7 consejos puede significar la diferencia entre una magnífica adquisición o la pérdida de tu dinero.

1. No compres en cualquier parte, ni a cualquier persona

Vas a encontrar cientos de lugares para comprar una bicicleta usada. Desde sitios especializados en Internet, hasta ventas informales por la calle. Cualquiera de esas opciones puede ser buena, pero hay una norma de oro que nunca debes romper: no compres una bicicleta robada. Si sospechas que la bici, o alguno de sus componentes son robados vale más buscar otra opción. Si la compras, estarás fomentando el robo y puedes ser la siguiente víctima.

2. Debe ser de tu talla

Bicicleta de ruta viejita

Puede ser una oferta maravillosa, pero si la bici no es de tu talla, mejor ni lo pienses. Es fundamental que la bici sea adecuada para ti. No solo es cuestión de confort, sino también de salud y de seguridad. Claro que solo te darás cuenta de ello cuando las rodillas comiencen a dolerte, o cuando tengas problemas para maniobrar la bicicleta en una calle transitada.

3. El cuadro y la horquilla, dos elementos clave

El cuadro es la columna vertebral de la bicicleta, así que debes revisarlo muy bien. De ninguna manera puede tener abolladuras, grietas, estar doblado o desalineado. Si ves que hay algo de eso, olvídalo. No la compres.
Es muy importante que compruebes el estado de la horquilla. Si tiene unos cuantos rayones superficiales, no importa. Revisa que no este chueca y que esté perfectamente alineada.

4. Las ruedas, un elemento fundamental

Revisa que los aros de la bici estén alineados y que los radios no estén rotos, doblados y que tengan una tensión adecuada. Un aro demasiado chueco puede ser difícil o imposible de alinear, lo que puede comprometer el sistema de frenos y te pondrá en aprietos. Además de lo anterior, también revisa:

  1. El dibujo de la superficie de rodamiento de las llantas/cubiertas
  2. Los costados y la presión en las llantas
  3. Que las cámaras no estén resecas

5. Los ejes y rodamientos

Fixie blanca

Comprueba el estado de las tazas de dirección. Para esto, puedes levantar la rueda delantera, girarla el manubrio de un lado a otro para asegurarte que el movimiento sea suave. Además intenta mover la horquilla hacia arriba y hacia abajo para revisar que no tenga juego.

Continua revisando las mazas de las ruedas. Gira cada una de las ruedas, éstas deben girar suavemente. No olvides aplicar fuerza lateral para revisar que no exista ningún tipo de juego en los conos de la maza.

Es muy importante que revises con cuidado el eje de centro o pedalier girando los pedales y aplicando fuerza lateral a las bielas/palancas de los pedales.

6. Revisa los cambios

Verifica que todos los platos y piñones cacen perfectamente. Examina también, con mucho cuidado, el desgaste de los dientes de los piñones y de los platos. Vale la pena que gires los pedales en sentido contrario, para observar si la cadena se engancha o no, y si el movimiento es fluido.

Si la cadena está muy desgastada, seguro tendrás que cambiarla. Se trata de una pieza que puedes reemplazar con relativa facilidad. Así que este puede ser un punto a tu favor: muéstrale al vendedor lo desgastada que está y pídele una rebaja.

7. Estado de los frenos

Para verificar el estado de los frenos, observa qué tanto desgaste tienen las pastilla/zapatas. Estas no deben rozar la llanta, bajo ninguna circunstancia. Si la bicicleta tiene frenos de disco, examina en qué condición se encuentran las pastillas y que el disco no esté chueco. Sea cual sea el sistema de frenos es importante que sean adecuados para la bici. No es raro encontrar bicicletas con frenos que no son de la medida correcta para la bicicleta.

Felicidad en bici

Después de haber inspeccionado los 7 puntos antes mencionados y si la bicicleta es segura, ajusta la altura del asiento y dale unas vueltas, pon atención en ruidos extraños, asegúrate que sea cómoda y que puedas controlarla sin problemas. Si tienes alguna duda o quieres compartir más consejos sobre cómo comprar una bici de segunda mano, déjanos tus comentarios aquí abajo.