En la mente de todo ciclista de cualquier ciudad alrededor del mundo, siempre está presente el temor a dejar encadenada su bicicleta en algún lugar, ausentarse por un tiempo, y al volver,  encontrase con que ha desaparecido a manos de ladrones de bicicletas.

Desafortunadamente, el dejar correctamente asegurada tu bici no siempre es una garantía de que estará a salvo, sin importar que tipo de seguridad utilices. Para los ladrones no habrá nunca un sistema inviolable, en realidad, lo único que necesitan es tiempo para forzar tu cadena o U- lock, sin importar la calidad de éstos.

Por supuesto que comprar un buen candado ayuda a disuadir. Los ladrones siempre preferirán robar algo que sea más sencillo que algo que les lleve más tiempo hurtar. Sin embargo, es necesario saber que,  con tiempo y la herramienta adecuada para el trabajo, no existe ningún sistema de seguridad que sea infalible.

Y ya que el número de usuarios de la bicicleta en las ciudades mexicanas se está incrementando exponencialmente, y teniendo en cuenta que,  de acuerdo con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés) en la Ciudad de México, hay 500 mil usuarios de este vehículo  y se realizan un millón de viajes diarios en bicicleta, cifras sumamente tentadoras, por  las cuales, el robo de bicicletas se está volviendo una industria bastante lucrativa para las ratas de dos patas.

La falta de respuesta de las autoridades a este relativamente nuevo delito, los ha tomado por sorpresa y se han visto sobrepasados por el ilícito; se cree que al menos 10 bicicletas son robadas diariamente en la Ciudad de México –bueno, eso es, por las que se levanta una denuncia, pero,  y de las que no se levanta denuncia ¿cuántas son? Afortunadamente además de invertir en un buen candado, tú puedes hacer algo más por mantener tu bici a tu lado y si te la roban, contribuir a aumentar las probabilidades de recuperarla.

Compartimos 6 acciones que sería bueno que siguieras antes de que te la roben.

1. Solicita factura o comprobante de la bici

Si compras tu bici en una tienda, tienen la obligación de entregarte una factura que ampare su compra y de esta manera tú puedas acreditar su propiedad.

Ahora, si la has comprado de segunda mano, cerciórate que no sea robada, el vendedor puede mostrar pruebas de que no ha sido robada y, acreditar su propiedad con la factura, recibos y fotos, por supuesto que no sean recientes o, también, antes de comprarla, puedes boletinar  esa bicicleta que pretendes adquirir –usando una foto- en redes sociales y esperar a ver si  aparece el verdadero dueño.

Si todo ha marchado correctamente, redacta junto al vendedor una  carta responsiva de compraventa, en donde se establecerá el acto de transacción de la bicicleta.

En la carta responsiva de compraventa de la bicicleta, deberán incluir datos como: la hora y fecha en que se realizó la operación; los nombres, domicilios y forma de identificación –copias de sus identificaciones oficiales, vigentes- de los involucrados; información completa sobre la bicicleta, es decir: descripción y la cantidad en la que se vendió; también será necesario que cada una de las partes involucradas solicite un testigo que firme la carta.

Si todo esto te lo saltaste y aun así la compraste, crucemos los dedos y esperemos que no sea robada, Ahora bien, si en un futuro tú tienes que acreditar su propiedad, y ya que careces de factura o contrato de compraventa, puedes utilizar facturas de accesorios y notas de servicios que le hagas a la bicicleta, por lo que valdrá la pena conservar recibos de todos esos componentes y servicios que le hagas a tu bici.

2. Localiza y anota el número serie de tu bici

Te ayudará a identificar el cuadro aun cuando le hayan cambiado componentes o lo hayan pintado de otro color.

El número de serie en cualquier bicicleta de marca –cuadros que no son genéricos- suele estar situado en la parte baja del cuadro, en la lateral del tubo vertical, o en la zona del pedalier o eje de centro. Una vez que lo has localizado, anótalo y guárdalo, también será bueno que le tomes una fotografía, de esta manera aseguraras que puedes identificar el cuadro por si te roban la bicicleta y de esa forma reclamarla por si aparece.

3. Ten fotos actuales de tu bici

Hoy en día quién no tiene una foto con su bici en algún paseo, ruta o por el simple hecho de presumirla en sus redes sociales, pues bien, eso puede ser una forma de acreditar la pertenencia de la bicicleta. Toma fotos poniendo especial atención a las señas particulares -raspones o personalizaciones que le hayas hecho- de tu bicicleta.

4. Compra un buen candado

Vale más invertir en un buen candado para reducir las probabilidades de que tu bici sea robada. Y Don Warren, gerente de productos de Kryptonite, está de acuerdo con esto, quien dice: “La seguridad de tu bici es tan fuerte como aquello con lo que la sujetas”; no, no es necesario que compres un sistema de aseguramiento de esta marca, hay muchos de donde escoger con la misma o mayor resistencia.

En lo personal recomiendo un candado del tipo U-Lock, estos además de que son robustos, han sido diseñados especialmente para asegurar bicis y son sencillos de transportar en la misma bici, y las mochilas que actualmente se fabrican para ciclistas, cuentan con compartimentos especiales para llevar este tipo de candados contigo.

Al comprar un candado de este tipo, será bueno que tengas en consideración estos sencillos consejos. Para empezar la mayoría de los fabricantes, catalogan sus productos en base a niveles de resistencia, algunos los enumeran del 1 al 10, o por colores, pregunta en tu tienda especializada de confianza cuál es el más resistente de acuerdo a la marca que quieras adquirir.

Rehúye de aquellos que tienen cerraduras con llaves cilíndricas – como las de las alarmas de automóvil que hubo hace algunos años- estos son débiles y sus cerraduras pueden ser fácilmente abiertas, incluso con el cilindro de una pluma del tipo Bic.

De preferencia adquiere uno que cuente con un grillete largo, esto evitará que puedan hacerle palanca o que utilicen un gato de automóvil; este método de apalancamiento es muy eficaz, no hace ruido y con un gato de botella pueden hacer una presión de varias toneladas de peso, también cerciórate que el grillete tenga doble seguro, de esa forma si lo cortan de un lado no podrán girarlo y no podrán liberar la bicicleta.

5. Registra tu bici (si existe registro)

En México no existe un registro oficial, pero por ejemplo, en España existe un Biciregistro –con un costo de 7 euros-, que además de disuadir el robo de la bicicleta, en caso de que sea robada, hace más sencillo a las autoridades su identificación y la de su legítimo dueño.

Por otra parte hay algunas marcas de bicicletas que cuentan con un registro en el portal de la marca de tu bici, desafortunadamente en México las marcas nacionales no aplican esta medida, pero si hay algunas extranjeras que te permiten hacer el registro.

Un registro ciudadano, como tal, no lo hay, si hay muchos registros (mapas) en donde se marcan los lugares con mayor incidencia en este ilícito, pero no a manera preventiva. Únicamente sirven para marca cuándo y dónde le robaron la bicicleta a algún usuario.

6. Si puedes, asegura tu bici

En México, aunque existen compañías aseguradoras y bancos que ofrecen seguros con supuestas pólizas exclusivas para ciclistas, la realidad es que, no te venden otra cosa que no sea un seguro de menaje de casa, que dependiendo del monto de tu prima, puede o no, cubrir el robo de pertenencias fuera de casa, incluida la bicicleta, pero hasta una suma tope que, estará relacionada a la suma asegurada y a la prima que pagues desde un principio.

Otras compañías han hecho tratos con algunas tiendas especializadas en venta de bicicletas, pero para poder acceder a este tipo de seguro, tendrías que comprar la bicicleta con ellos y la suma asegurada es poca, vamos, que no te alcanzaría para comprar otra bicicleta como la que te robaron.

Espero que estos consejos te ayuden si bien a evitar que te roben la bici, en el desafortunado caso de que ya hayas sido víctima de los amigos de lo ajeno, contribuyan a hacer el trámite de recuperación más probable.