Mientras que alrededor del mundo y sobre todo en ciudades latinoamericanas algunas autoridades fomentan el ciclismo urbano y otras lo pretenden castigar, el crecimiento en el número de ciclistas urbanos en las ciudades está en aumento, y esto, plantea la necesidad de construir mejor infraestructura para hacer uso de la bicicleta de manera segura.

Sin embargo, no es ningún secreto que muchos ciclistas sentimos que, lo que muchas de nuestras autoridades llaman infraestructura destinada para la bicicleta, no sólo es escasa, sino también insegura.

Y si lo que realmente buscan las autoridades es fomentar el ciclismo urbano como una forma de transporte para las ciudades, deberán responder con infraestructura bien diseñada, que garantice la seguridad para los ciclistas urbanos que realizan sus traslados en bicicleta. Aunado a ello, se debe intensificar una cultura vial que cumpla con los respectivos Reglamentos de Tránsito que, con sus normas buscan proteger y dar garantías de seguridad a todos los actores de la movilidad en las urbes y en especial a peatones y ciclistas.

Entonces, ¿qué aspecto tiene la infraestructura para el ciclismo urbano que sea verdaderamente buena? Como es de esperar, muchos ejemplos provienen de los países del norte de Europa donde el ciclismo domina la mayor parte de los viajes en las ciudades. Pero no son los únicos países que están haciendo las cosas en pro de la bicicleta como medio de transporte.

Te comparto algunos claros ejemplos de innovadores y prácticos diseños de infraestructura ciclistas alrededor del mundo que además de invitar a que cada vez se sumen más usuarios de la bicicleta, espero que sirvan de enseñanza para los encargados de realizar tales obras en tu ciudad.

1. Puente Kurishima-Kaikyo, Oshima-Shikoku, Japón

Shimanami Kaido

Foto: Onomichi Travel


Esta obra es un claro ejemplo de la integración de la bicicleta con otros medios de transporte, ya que fue ideado para el automóvil, pero como para los nipones la bicicleta es un medio de transporte indispensable no la dejaron fuera en la planeación de esta imponente obra de ingeniería.

El puente Kurishima-Kaikyo, es una construcción que consta de tres partes, es el puente colgante más largo del mundo con 4,015 metros de longitud, y sí, tiene una vía dedicada exclusivamente para la bicicleta, así como estaciones de alquiler de bicicletas a lo largo del camino y, si eso no basta, cuenta con un paisaje espectacular que se extiende a través de las islas que conecta hasta su destino final en la Prefectura de Hiroshima.

2. La ciclovía con su propio museo


A muchos nos corroerá la envidia, porque no parece justo. Ya que Ámsterdam no sólo tiene una fulgurante cultura ciclista que es, como ya mencioné, la envidia de muchos.

Pero, resulta que además de ser una hermosa y boyante ciudad, Ámsterdam, también cuenta con uno de los mejores museos del mundo, el Rijksmuseum o Museo Nacional de Ámsterdam, donde literalmente hay una ciclovía, sí, un trayecto del museo es atravesado por una vía exclusiva para las bicicletas.

La presencia de esta histórica ruta –por un túnel- fue objeto de mucha controversia durante una renovación del museo, y fue casi destruida. Pero los defensores del ciclismo prevalecieron, y en mayo del 2013, la ciclovía finalmente se volvió a abrir, con paredes de cristal que permiten a los ciclistas ver el museo mientras pasan bajo el majestuoso techo abovedado.

3. Puente Nescio, Ámsterdam

NescioBridge

Foto: Netherlands Bikeways


Holanda está llena de grandes puentes para la bicicleta, como era de esperar, pero uno de los más notables y encantador es el puente Nescio, que cruza sobre el canal Ámsterdam-Rin y está diseñado para dar un amplio espacio para el tráfico de embarcaciones comerciales, mientras sirve de enlace para bicicleta y peatones.

El puente proporciona una conexión a la ciudad para los residentes de un barrio construido sobre terrenos ganados al mar, cuenta con alrededor de 800 metros de longitud total, es el más largo  en el país dedicado a la bicicleta.

4. 8 House, Copenhague Dinamarca

8 Tallet Bike Ride from Andrew Michler on Vimeo.

Este edificio diseñado por el célebre arquitecto danés Bjarke Ingels Group (BIG), fue concebido como una comunidad 3D, con una trayectoria de uso común al aire libre. En otras palabras, puedes ir en bicicleta directamente desde tu apartamento desde cualquier nivel donde éste se encuentre a la calle sin bajar de la bicicleta.

Este diseño es una muestra  de qué tan bien está integrada la bicicleta en la cultura danesa.

El desarrollo inmobiliario 8 House, integra magistralmente todos los elementos de la vida urbana en un solo edificio a través de diferentes capas que coexisten, creando prácticamente un vecindario donde la vida en suburbio es similar a la vida que se desarrolla en la cuidad, donde edificios de vivienda y oficinas coexisten y la bicicleta es su elemento de cohesión.

5. La primera ciclovía solar del mundo (Krommenie, Holanda)

kinderenvanboven Cleantechnica

Foto: ClenTechnica


Cuando los Países Bajos construyeron un ciclovía solar de 70 metros de largo a finales de 2014, existía cierta incertidumbre sobre si la energía generada por los paneles justificaría el asombroso costo de construirlos $1,500,000 euros (poco más de 319 millones de MXN).

Seis meses más tarde, esos temores fueron dejados de lado cuando la ciclovía por la que pasan diariamente centenares de ciclistas ya había generado más energía de lo que se esperaba: más de 3,000kwh, o para términos que entendamos los no iniciados: la energía suficiente para alimentar un hogar durante todo un año en cuanto a sus necesidades energéticas.

Aunque los holandeses últimamente están implementando infraestructura faraónica para la bicicleta, este tipo de carreteras solares podría ser el primer paso a algo mucho más grande ya que el Dr. Sten de Wit de SolaRoad, el consorcio detrás del proyecto, prevé que este tipo de caminos podrían eventualmente ser utilizadas para alimentar los vehículos eléctricos que transiten por ellos.

Esta  ciclovía  está hecha de módulos de hormigón rectangulares que contienen celdas solares, y está encerrado en una gruesa capa de centímetro y medio de vidrio,  lo suficientemente fuerte como para soportar un camión.

Como puedes ver todavía hay mucho conocimiento y tecnología que se pudiera implementar en nuestras ciudades. ¿Conoces algún otro proyecto ciclista interesante? Si te interesa conocer más proyectos aquí te compartimos otros 5 proyectos de infraestructura ciclista.