Especialmente en las grandes ciudades, el tráfico puede llegar a ser bastante caótico. Todo mundo tiene que estar en algún lugar justo en ese preciso momento. Todos quieren ganarle al otro y más que vialidades las calles se transforman en una jungla. Esta percepción de inseguridad es una de las principales barreras que desalientan el uso de la bicicleta entre muchas personas. Por eso hoy te compartimos 5 recomendaciones para pedalear de manera segura y disfrutar de tu ciudad.

1. No seas tímido

¡No hay que confundir precaución con timidez! Una manera bastante eficaz de prevenir accidentes es reconocer que, tú como ciclista, tienes el mismo derecho de usar las calles. Toma tu carril con confianza y a una velocidad adecuada de tal manera que tu bicicleta fluya junto con los otros vehículos. El ocupar un carril completo te hace más visible a otros usuarios y te da más espacio para maniobrar y evitar obstáculos en el camino. ¡Circular por el extremo derecho del carril es mucho más peligroso! Recuerda que es en esta zona donde encontraras alcantarillas y acumulación de basura(especialmente en temporada de lluvias).
Si es necesario rebasar un coche o inclusive a otro ciclista, lo ideal es hacerlo por el lado izquierdo y de preferencia cambiando de carril.

2. Piensa como ciclista

Especialmente si estás acostumbrado a manejar, muy probablemente elegirás rutas que parecerían las más rápidas y directas; claro, si las recorrieras en carro. Al cambiar el auto por la bicicleta descubrirás que google maps no siempre te dará la ruta más adecuada para ti. Esta y otras herramientas te ayudarán a trazar una ruta, pero ahora tendrás que tomar en cuenta otros factores como tipo y pendiente del terreno, volumen y velocidad de las vialidades e inclusive crearas un mapa mental de todos los baches y coladeras por las calles que frecuentes.
Como muchas cosas en esta vida, con la práctica iras fortaleciendo ciertas capacidades que harán de la planeación de tus rutas algo casi inconsciente.

3. Revisa tu bici y herramienta antes de salir

Una bicicleta en buen estado es una bicicleta segura y además es mucho más cómoda y divertida.

Antes de salir revisa:

No olvides llevar:

Incluyendo esta inspección rápida en tu rutina previa a cada salida, no solamente te aseguras de salir con una bicicleta en buen estado, sino que también podrás detectar y prevenir descomposturas mayores. Recuerda programar servicios periódicos a tu bici y no esperar hasta que algo deje de funcionar.
Tu kit de herramienta básico es ideal para llegar o por lo menos para salir de apuros. Las desperfectos más comunes, como una llanta ponchada un aro ligeramente doblado, una cadena atorada, son fáciles de solucionar si se tiene la herramienta adecuada.

4. Si te subes a la banqueta, bájate de la bicicleta

La base para una convivencia sana en las vialidades es el respeto y la conciencia de que todos tenemos el mismo derecho de transitar. Ya sea como peatón, como ciclista, en transporte público o como automovilista.
Ten en mente que la banqueta es un espacio destinado a los peatones, por eso si te subes a ella, bájate y camina con tu bici a un lado.

5. Nunca confíes que tu bici estará segura

Lamentablemente el robo de bicicletas está a la orden del día. En unas ciudades este mal es más común que en otras, sin embargo nunca debes confiarte de que tu bicicleta estará segura.
La mejor manera de proteger tu bici es procurar que sea más difícil de robar que la que está a un lado. Un ladrón siempre busca el camino más fácil (por eso roban en lugar de trabajar).
Puntos que pueden hacer de tu bicicleta más difícil de robar que la del vecino:

  • Un buen candado
  • La estructura a la que sujetas la bicicleta
  • El lugar donde se encuentra la estructura (busca un lugar visible y bien iluminado)
  • Encadena la bicicleta de manera adecuada