Para las y los que nos movemos todo el tiempo en bicicleta no es raro que nos juzguen de locos. Seguramente ya te han preguntado más de una vez, que si no te cansas, que si no está muy lejos, que si no es peligroso. La verdad es que para todos nosotros que ya hemos sido contagiados por la bicicleta sabemos que salir a rodar se siente tan bien. ¿Pero sabes el porqué? Aquí te compartimos 5 razones sorprendentes por las que andar en bici se siente tan bien.

1. Mejora tu autoestima

Niño en bicicleta en parque
Uno de los ingredientes importantes para la felicidad es la percepción que tienes de ti mismo o de ti misma. Numerosos estudios han comprobado que existe relación entre esta autopercepción o el autoestima y la actividad física. No influye significativamente la duración ni la intensidad de la actividad física, así que el simple hecho de pedalear al trabajo o a la escuela son suficientes para mejorar tu autoestima.

2. Es un antidepresivo eficiente

Muchacha en ecobici
Una vida activa también reduce considerablemente el riesgo de sufrir de depresión. El ejercicio funciona para combatir la depresión e incluso puede ser un buen auxiliar en el tratamiento de pacientes de todas las edades que han sido diagnosticados con depresión clínica. El utilizar la bicicleta como medio de transporte es una buena manera de realizar un poco de actividad física diariamente.

3. Te ahorra toneladas de estrés

Ciclista urbano en el tráfico
Cuando sales a pedalear no solamente liberas estrés sino que además te ahorras del inevitable estrés de ir a vuelta de rueda dentro de un auto o el ajetreo y el bullicio del transporte público. En la bici no te queda de otra más que gozar del viento en la cara y sentir la libertad que te da.

4. Reduce tus niveles de ansiedad

Pareja caminando con su perro y bicicleta
No se sabe a ciencia cierta que mecanismos biológicos ni psicológicos son los que intervienen, pero diferentes estudios han comprobado que el ejercicio aeróbico, como andar en bicicleta, ayudan a reducir los niveles de ansiedad. Estudios han comprobado que al realizar ejercicio la persona logra despejar su mente de los problemas, siente un bienestar general y una sensación de control y fortaleza sobre si mismo y su medio.

5. Activa un ciclo en tu cerebro

Cerveza en tienda de bicis
Andar en bici activa un ciclo esencial para la supervivencia en tu cerebro. Todo comienza con la hormona de la saciedad, llamada Leptina. Esta hormona es la encargada de indicar a tu cuerpo los niveles de energía que tiene. Un estudio de la Universidad de Montreal reveló que cuando tienes niveles bajos Leptina sientes una urgencia por realizar actividad física, lo que hace millones de años te hubiera motivado a salir a buscar alimento.
Por eso, después de una buena pedaleada no es raro que se te antoje una botana o unas cervezas con los amigos… aquí es donde se cierra el ciclo. Después de saciar tu antojo tu cerebro comienza a liberar Dopamina lo que genera placer y sensación de bienestar. ¡Por eso sientes tantas ganas de salir a pedalear!

Cómo podrás darte cuenta, no es que los ciclistas urbanos estemos locos. La bicicleta no solamente nos ayuda a mejorar nuestra condición física sino que también ayuda a mantener un balance psicológico y sentirte feliz. Una ventaja bastante grande que tiene la bicicleta es que es sumamente fácil integrarla en tu vida diaria. Al usarla como medio de transporte, casi de manera automática estarás gozando de todos sus beneficios.