El saber de mecánica y poder dar mantenimiento o reparar tu bicicleta siempre es buena idea. No solo ahorras un poco de dinero, sino que además podrás salir de apuros al tener alguna descompostura a medio camino. Es normal cometer errores, especialmente cuando apenas estás aprendiendo. A continuación te compartimos algunos de los más comunes para que los evites.

No cometas estos 5 errores con tu bici

1. No usar la herramienta adecuada

Herramientas para bicicleta
El primer inconveniente de no usar la herramienta adecuada para dar mantenimiento o reparar tu bicicleta es que muy probablemente te costará más trabajo. En segundo lugar corres el riesgo de dañar la tornillería o componentes de tu bici. Esto no quiere decir que necesitas tener todo un taller en casa, basta con tener las herramientas adecuadas especificas para tu bicicleta.

2. Apretar tornillos y tuercas más de la cuenta

Apretando las tuercas de rueda trasera
Puede ser muy tentador apretar los tornillos y tuercas de tu bicicleta con todas tus fuerzas para evitar que se vayan a salir. La verdad es que esto no es necesario y en ciertos casos puede resultar contraproducente. En el mejor de los casos terminarás con un tornillo o tuerca que te costará mucho trabajo aflojar. En el peor, podrás incluso dañar alguno de los componentes o el cuadro de tu bici. Hay componentes que son más delicados y es importante apretarlos al torque adecuado. En estos casos el torque suele estar marcado en el mismo componente o en el manual.

3. No limpiar el exceso de lubricante de tu cadena

Lubricando la cadena de la bici
Limpiar y lubricar tu cadena periódicamente es muy buena manera de prolongar la vida de todo tu tren de potencia (cadena, platos y piñones). Pero como todo en esta vida, el exceso también es malo y puede convertir tu cadena en un imán de polvo y mugre. Al aplicar lubricante a tu cadena, lo importante es que penetre entre los rodillos y los pernos. Después de haber aplicado lubricante a todos los rodillos, toma un trapo y girando los pedales en sentido contrario a las manecillas del reloj limpia el exceso.

4. No engrasar el tubo de asiento de tu bici

Ajustando el asiento de la bicicleta
Una manera de evitar un poste de asiento pegado es aplicando grasa al tubo del asiento de vez en cuando. Basta con poner un poco. Una película fina es suficiente para proteger contra la corrosión y el óxido. Con esto será fácil introducir el poste de asiento y evitarás que se pegue.

5. No revisar la cubierta al reparar una pinchadura

Utilizando palancas de llanta
Un error común al reparar una pinchadura es no inspeccionar la llanta/cubierta antes de volver a montarla. Muchas veces terminarás la labor de parchar  para volver a pincharte al comenzar a rodar. En numerosas ocasiones el objeto que perforó la cámara se queda incrustado en la llanta. Otras veces el pinchazo es provocado por un daño en la cubierta (una rajada o perforación grande o deterioro del interior de la cubierta). Por eso es importante revisar, con cuidado de no lastimarte, el interior y exterior de la cubierta antes de montarla.

Esperamos que estos consejos te eviten varios dolores de cabeza. Si tienes alguna pregunta o te gustaría compartirnos otros errores comunes déjanos tu comentario aquí abajo.