Para muchas personas la bicicleta se convierte en un objeto muy especial. Es más, hay para quienes la bici es casi una extensión del cuerpo. En muchos casos la persona encargada del mantenimiento de la bici se vuelve alguien cercano y de nuestra entera confianza.

Siempre nos reciben con amabilidad, nos escuchan con atención y siempre están dispuestos a ayudarnos. Pero a veces, podemos omitir algunas de sus recomendaciones, las cuales hacen su labor más difícil. Le preguntamos a nuestro mecánico de confianza que es lo que más odia y aquí lo que nos respondió.

1. Cadenas descuidadas

Mecánico limpiando cadena de bicicleta

No es raro que lleguen al taller bicicletas con cadenas que no se han lubricado en mucho tiempo. O peor aún, cadenas a las que se les ha aplicado aceite sin haberla limpiado adecuadamente.

A fin de prolongar la vida útil de la cadena, de platos y piñones es importante limpiar y lubricar la cadena periódicamente.

No basta únicamente con aplicar el aceite. Antes de lubricar una cadena deberás limpiarla profundamente. Aplicando un desengrasante podrás remover el aceite viejo y contaminado; así como toda la mugre que la cadena recoge en el camino.

Una vez que la cadena este completamente limpia, puedes proceder a aplicar el aceite. Solamente es necesario aplicarlo entre los rodillos de la cadena. No hace falta aplicarlo en las placas.

2. Platos y piñones sucios

Mecánico limpiando cassette de bicicleta

Otro caso típico es recibir bicicletas con platos y piñones completamente sucios. Siempre que se limpia la cadena, también es importante darle una limpiada a platos y piñones. Hay que poner especial atención en limpiar muy bien entre los varios piñones de tu rueda libre o cassette.

3. Postes de sillín pegados

Mecánico engrasando poste de sillín

No hay peor pesadilla que tratar de sacar un poste de asiento pegado. Si se tiene suerte sale con un poco de maña, pero en los casos más extremos a veces es necesario tratar el cuadro con calor.

¡No corras riesgos! Para evitar que el poste de tu sillín se pegue al cuadro es recomendable, limpiarlo con regularidad y aplicar un poco de grasa antes de volverlo a poner.

Para mantener tu cadena siempre limpia, bien lubricada y evitar que tu poste de asiento se pegue existen productos especializados. En lo personal recomiendo usar Orontas, ¡son biodegradables y hechos a base de soya y canola!

FamilIa de productos ORONTAS

4. Frenos que no se han ajustado en años

Mecánico ajustando frenos de bici

Si tus frenos comienzan a hacer ruidos extraños o sientes que no frenan bien; más vale revisar que todo este debidamente ajustado. Un error común es esperarse hasta que, literalmente, ya no frenen.

Entre más tiempo dejes pasar, podrías terminar con una simple zapata desgastada o hasta con un aro completamente dañado. Así que no esperes más, al primer síntoma se recomienda darle un ajuste a tus frenos o si no visitar a tu mecánico de confianza.

5. Llantas descuidadas

Mecánico inflando llantas a presión adecuada

Si tu mecánico te recomienda revisar la presión de aire en tus llantas cada que salgas a rodar, es por algo. El tener una presión demasiado baja aumenta la probabilidad de sufrir una pinchadura o incluso de dañar los costados de la cubierta.

Por otro lado, si la presión es demasiada, tu trayecto será incómodo, además de que en camino húmedo tendrás menos agarre.

Siempre sigue las recomendaciones de tu mecánico y ubica la presión recomendada para tus cubiertas en sus costados.

Siguiendo estos consejos, no solamente evitarás hacer el trabajo de la o el mecánico más difícil; sino que además evitarás tener problemas más severos que implican gastos mayores o que incluso pueden dañar componentes permanentemente.