Un buen ciclista urbano debe aprender a ser autosuficiente. Aunque la bicicleta sea nueva o se encuentre en excelente estado mecánico, siempre existe la posibilidad de que algo salga mal. Algunos de los contratiempos más comunes tienen que ver con las ruedas y van desde una cámara ponchada hasta problemas con el rin. A continuación les comparto 3 trucos de supervivencia que nos ayudarán a salir del problema y llegar a nuestro destino o al taller.

1. El Truco del billete

El truco del billete es bastante útil cuando la cubierta (llanta como la llamamos en México) sufre más que un simple pinchazo. En la mayoría de los casos la ponchadura es provocada por objetos pequeños que prácticamente no afectan la cubierta.
Sin embargo, en otras ocasiones la cubierta puede sufrir un mayor daño, como una rajada o una perforación de tamaño considerable. Cuando esto sucede, la cámara quede expuesta a objetos en el camino o puede pellizcarse con la misma cubierta. En estos casos, cámara que pongamos, cámara que se nos va a ponchar.

Cómo usar un billete para salir de ésta:

  1. Desmonta la cubierta del rin.
  2. Localiza la parte dañada y cerciórate que el objeto  no permanezca alojado en la cubierta.
  3. Toma un billete, de la denominación que sea (en México sugiero usar uno de 20 o de 50 pesos) y dóblalo por lo menos a la mitad. Dependiendo del ancho de la cubierta puede que se requieran más dobleces.
  4. Coloca el billete en la parte interior de la cubierta,  sobre la zona dañada.
  5. Coloca la cámara parchada, o una nueva, en la cubierta cuidando que el billete permanezca presionado entre el área dañada de la cubierta y la cámara.
  6. Termina de montar la cubierta y la rueda.

El billete ayudará a contener la cámara dentro de la cubierta. Esto le brindara un poco de protección para poder llegar a tu destino o a un taller para comprar una nueva cubierta.

Truco del billete

2. El nudo en la cámara

Idealmente todo ciclista debe salir a rodar, mínimo, con unos cuantos parches o una cámara de refacción. Aunque seas el ciclista urbano más precavido no faltará el día en que te ponches varias veces, que prestes tu último parche a un amigo o que olvides comprar más parches.

Cómo reparar una cámara sin usar parches:

  1. Desmonta la cámara y localiza el punto dañado.
  2. Corta toda la sección de la cámara en este punto.
  3. Ata ambos extremos de la cámara. Asegúrate de hacer un nudo que te permita apretarlo muy bien.
  4. Infla un poco la cámara para revisar que no se este escapando el aire.
  5. Si no hay fugas de aire, continua el proceso de montado.
  6. Infla la cámara a la presión adecuada.

Para este truco necesitaras llevar por lo menos una bomba para inflar la cámara y sólo te recomiendo que lo uses para llegar a comprar una cámara nueva. Si no tienes nada a la mano puedes utilizar el plato de la bicicleta para cortar la cámara.

Nudo en la cámara.

3. Truco para llegar a tu destino con un rin doblado

Algunos banquetazos o alcantarillazos nos pueden dejar más que una cámara dañada. En ocasiones puede que terminemos con un rin ligeramente doblado y muchas otras veces terminaremos con algo que parece, más bien, una papa frita. En el mejor de los casos el aro sólo rozará con los frenos. En casos más severos pegará con las vainas de la bici impidiendo que gire.

Cómo seguir pedaleando con un rin doblado:

  1. Lo primero que hay que hacer es evaluar la magnitud del problema.
  2. Si el daño no es tan severo podamos continuar nuestro camino liberando los frenos de la rueda dañada. Este proceso varia según el tipo de frenos de tu bicicleta.
  3. Si el daño es severo será necesario desmontar la rueda y aplicar un poco de fuerza bruta.
  4. Coloca la rueda de tal manera que el eje se apoye en el piso mientras que aplicas fuerza a la parte a enderezar.
  5. Una vez que el rin esté más o menos derecho podemos montarlo nuevamente en la bicicleta, liberar los frenos como se indica en el paso número 2 y continuar nuestro camino.

Este truco nos permitirá llegar a nuestro destino y nada más. Dependiendo del daño que haya sufrido el rin y del material del que este hecho podemos decidir si nos conviene repararlo o comprar uno nuevo.

Enderezando un rin de bici.

Estos 3 trucos te serán de gran utilidad si te encuentran en alguna de estas situaciones. Recuerda que lo ideal es contar con un kit de herramientas básico y aprender a hacer reparaciones sencillas como parchar una cámara.  Estos trucos solamente deberán usarse como una solución temporal y salir de apuros. En la primer oportunidad deberás llevar la bicicleta al taller o arreglar el problema de manera definitiva. ¿Conoces algún otro truco? ¡Compártelo con nosotros!