El ciclismo de montaña atrapa, eso es un hecho. Una vez que lo probamos, y si nuestra experiencia fue placentera, lo queremos volver a hacer.  Nos ofrece un reto físico-mental y eso nos motiva para superar miedos y retos que esta modalidad nos ofrece. Te dejamos estos consejos básicos que te van a servir en cualquier rodada de MTB.

1. Lleva el equipo de refacción

Mujer reparando bici de montaña
Si bien en el ciclismo de ruta/carretera, a veces, sólo llevamos hidratación y un snack pues, generalmente contamos con una barredora que nos pueda asistir en cualquier momento. En el caso del ciclismo de montaña, nos internamos tanto en el bosque o cerro que es difícil conseguir alguna ayuda al momento y para salir no hay otra más que regresar por el mismo camino hasta llegar a la civilización.

Por eso es casi obligatorio, mínimo llevar nuestras herramientas básicas así como una cámara de repuesto para la llanta de tu bici.

Creeme que quedarte varado en medio de la nada pone en riesgo a tu seguridad y la de todo el grupo con el que sales a rodar.

2. Hidrátate bien y duerme bien la noche anterior

En el ciclismo de montaña es necesario dormir bien e hidratarse. Tu rendimiento se verá reflejado por las horas de descanso que hayas tenido. Seguramente alguna vez te ha pasado que aunque tengas condición, se te dificulta aguantar el paso en alguna rodada. Incluso en la bajada estar desvelado puede influir en tu espontaneidad para improvisar.

Durante el día anterior a tu rodada, mantente hidratado y si puedes que sea al menos una botella de agua isotónica. De esta manera, tus músculos estarán hidratados y tendrás un desempeño adecuado.

3. No vayas solo

Ciclista de montaña accidentado No es una regla, pero sí una recomendación. De esta manera si algo te pasará como una caída donde pongas en riesgo un tobillo o una mano, podrás contar con el apoyo de un amigo o conocido. Sin embargo, si vas solo, trata de ir a lugares donde los senderos sean muy frecuentados por ciclistas. Si algo te pasa, alguno te podrá asistir y llamar a emergencias.

Un tip muy importante es llevar un silbato. En la majestuosidad de la naturaleza un grito es muy difícil de escuchar por las grandes distancias y los árboles o arbustos que absorben los sonidos. Si te pierdes en el bosque, puedes usar el silbato para que la gente te pueda encontrar sin cansarte de estar gritando en medio de la nada incluso si vas con gente o solo.

4. Viste adecuadamente

Ciclista cruzando el rio
Seguramente tienes unos jeans que son tus favoritos y no te los quitas para nada. Sin embargo ir con la ropa inadecuada a una ruta de ciclismo de montaña puede echarte a perder toda la aventura.

Es importante que la ropa que lleves sea de fácil secado, ya que el pedalear en subidas te hará sudar.

Los shorts con licra que integra pad/chamois son esenciales, ya que estaremos sentados sobre el asiento aproximadamente entre 3 y 4hrs. Si eres mujer, no uses pad de hombre y viceversa, ya que cada pad está diseñado para la fisionomía de cada sexo.

Sé que los jeans tienen la fama de ser todo terreno, el problema se presenta cuando nuestra rodada incluye ríos y lluvia; la mezclilla absorbe el agua y se hace pesada la prenda. Es por esto que no es recomendable, además como vas a estar pedaleando puede rozarte en algunas partes del cuerpo; además, no libera el calor.

5. No te canses antes de tiempo

Cuando empezamos a pedalear en la rodada no quemes toda tu energía al inicio. Ve a tu paso o un poco más de tu paso normal. Si quemas toda la energía a media rodada, te sentirás muy fatigado antes de acabar la subida y para el descenso, ya sin nada de energía, pondrás en riesgo tus habilidades sobre la bici.

Si conoces la ruta, sabrás qué parte es la difícil o cuántos kilómetros te faltan, de esta manera podrás distribuir tu energía según la necesites.

6. Come y toma líquidos durante la rodada

Ciclista tomando agua
Cuando estés rodado en montaña es importante consumir agua constantemente. Esto no significa que tomes medio litro de agua cada que lo hagas; no. Debes tomar pequeños sorbos solo para mantener hidratados tus músculos, ya que si no están hidratados, te empezará a dar calambres.  Además, de esta forma el agua te rendirá más para toda la rodada.

Con respecto a la comida, cuando hagas un descanso un poco largo, come un snack, gomitas o una barra de granola. Este será tu combustible para mantenerte entero en la rodada.

7. No lleves nada en las bolsas del short

Tenemos la costumbre de guardar las llaves del coche en el short, incluso el celular o la herramienta. Si tu short no tiene cierre, el contenido corre el riesgo de salirse en el descenso. Las vibraciones y los movimientos toscos harán que todo eso se salga. Podrías perder tu teléfono móvil o peor aún las llaves de casa o auto. Además, traer estas cosas en las bolsas del short, pueden ser un riesgo en caso de una caída; el teléfono se puede estrellar, las llaves o las herramientas pueden herirte o encajarse en tu piel. Por eso trata de llevarlo en la mochila o en las bolsas traseras de tu jersey.

8. Mantente en grupo

Ciclistas en grupo
Si sales en grupo, siempre mantente con él. Trata de ir al paso.  Sigue sus consejos, recomendaciones o incluso órdenes. En caso de que te vayas quedando atrás del grupo asegúrate que alguien del grupo sepa. Y si en algún momento crees que tu condición física no te da más, no abandones el grupo (si es que la ruta te permite abandonar la rodada), al menos, no sin antes avisarle al guía. En caso contrario; cuando tu paso sea mejor al del grupo, trata de no rebasar al guía, a menos de que el guía te lo permita. Deberás detenerte en cada intersección hasta que el grupo llegue completo, incluso si conoces o sabes el camino de la ruta. Recuerda que vienes en un grupo y no en solitario.

9. Mira siempre hacia adelante

Tanto en el ascenso como en la bajada debes mirar al frente. Mucha gente va viendo la llanta delantera y al obstáculo más cercano. Pero cuando hacemos esto, estamos perdiendo visión de lo que viene después. Hay que ver más allá de 5-10 metros delante de nosotros, para poder reaccionar a tiempo, para sortear el obstáculo o camino a recorrer.

10. Se vale preguntar

Ciclistas preguntando
Cuando somos nuevos generalmente nos da un poco de pena preguntar, no queremos vernos poco conocedores. Sin embargo, como en todo, si no preguntas no sabrás que sigue o como adecuarte a la rodada.

No te intimides, pregunta todo lo que se te venga a la mente: ¿Qué tan larga es la rodada? ¿Cuánto falta para descansar? ¿El descenso es muy complicado?

Pregunta solo una vez, no seas impertinente y preguntes lo mismo quien pase por tu lado. Ni repitas constantemente si ya se va acabar la ruta. Con eso, solo lograrás cansarte antes de tiempo.

11. Llévate tu basura

Nunca está de más recordarte; TE TIENES QUE LLEVAR TU BASURA que llevaste.

Si abriste unas galletas, una barra, o tu botella de agua se vació, lo vuelves a guardar en tu mochila o jersey. De verdad, es muy triste ver contaminados nuestros bosques con basura que ciclistas o visitantes dejan tirados.

12. La bicicleta hace la diferencia

Cadena safada MTB
Por último y no menos importante: la bicicleta sí hace la diferencia. Si llevas una bicicleta en mal estado mecánico, con frenos sin balatas o gomas, con la cadena oxidada o algo que no le sirva. Eso te va costar posiblemente toda la rodada.  Además de poner tu seguridad en riesgo así como la del grupo con el que vayas. Así que, no olvides revisar con una semana de anticipación a tu rodada, que todo le funcione bien a tu bicicleta. Así tendrás tiempo de acudir a un taller en caso de que algo le “suene” o le “falle” a tu bicicleta.
Cuéntanos, ¿qué otros consejos recomendarías para las primeras rodadas?