A pesar de que ha pasado por muchos cambios a lo largo de los años, fundamentalmente la bicicleta se ha mantenido igual desde sus orígenes; un cuadro y dos ruedas.

Y aunque no hay duda del rotundo éxito que fue la bicicleta desde sus inicios, sólo el tiempo y la necesidad fueron los que realmente se encargaron de preservar las importantes adiciones de las menos necesarias.

Por lo que desde sus inicios, la bicicleta se ha visto llena de innovaciones y perfeccionamiento que han convergido en la creación de la máquina moderna que hoy tienes aparcada afuera de tu oficina; con aquella que vas a la escuela o, con la que sales a conquistar el camino a pura fuerza de pedal.Como la historia de la bicicleta abarca más de 200 años, y yo tengo que partir de algún punto en la historia de sus múltiples modificaciones, comenzaré con la Safety Bicycle, que me parece que es el cambio más radical que sufrió desde los albores de su invención, con los diseños del francés Comte Mede de Sivrac, que en 1790 inventó el celerífero: una máquina para correr, consistente en dos ruedas alineadas, conectadas por una barra, sobre la cual se montaba el proto-ciclista a horcajadas, impulsándose con los pies, pero que carecía de dirección.

Y la Draisina del barón alemán Karl von Drais, que daría origen a la bicicleta tal y como la conocemos hoy; debido a que le añadió una dirección a la rueda delantera, su invento, permitió mantener el equilibrio sobre esta máquina y, esto a su vez, permitía tener mayor control del vehículo permitiéndoles llegar más lejos, rápido y de manera más sencilla de un punto a otro.

Ilustración: elcolombiano.com

Te comparto las 10 innovaciones que han cambiado a la bicicleta en lo que hoy conocemos.

1. La bicicleta segura (Safety Bicycle)

Antes del final del siglo XIX, tener una bicicleta era peligroso, no en el sentido en que hoy comprendemos ese peligro, que está más relacionado con factores externos como los automovilistas, calles mal trazadas, imprudencias al conducir y ese tipo de cosas que poco tiene que ver con la bici en sí. Sino porque en los modelos existentes de la época, además de poco accesibles al común de la gente, eran difíciles de conducir. El ciclista que se aventuraba a pedalear alguno de ellos, debía estar dispuesto a asumir riesgos que lo pondrían en peligro.

Hasta que llegó en 1876 la Safety Bicycle (Bicicleta de Seguridad), una bicicleta desarrollada por un ingeniero inglés de nombre Harry John Lawson, que cambiaría todo el panorama de la forma en que nos movilizamos para siempre. Con su invención no sólo hizo más seguro andar en bicicleta, sino que la Safety, llevaría la práctica del ciclismo a las masas y desde entonces, sin importar tus habilidades todos de una manera u otra hemos tenido acceso a la bicicleta.

Antes de 1880, si querías una bicicleta tendrías que tener  algún tipo de velocípedo, o una penny farthing o Highwheel, que si bien era la maravilla del momento, resultaba complicado subir y bajar de ella, carecía de rueda libre y mucho menos contaba con una trasmisión de cadena, además, era una bicicleta en la que la inercia de su enorme rueda delantera te impulsaba más allá de los 40 km/h. y, que en el mejor de los casos, sólo contaba con un precario freno delantero que posiblemente no era la mejor forma de detenerla.

Pero a finales de 1880, la Safety, se convertiría en una segura y popular alternativa a estos experimentales velocípedos para aquellos protociclistas menos dispuestos a asumir riesgos, las Bicicletas de Seguridad eran más ligeras, mecánicamente más sencillas y menos costosas.

Los cambios más significativos eran sus llantas más cerca del suelo, un tamaño que permitía al ciclista además de subir y bajar de ella con toda facilidad, conducirla de forma más sencilla, utilizaba pedales conectados con varillas para transferir la potencia del pedaleo del conductor a la rueda trasera, pero que fue rápidamente reemplazado (1879) por la cadena, el sistema que aún alimenta la fuerza de la bicicleta en la actualidad.

Aunque otras bicicletas que se ajustan a la descripción anterior ya habían sido desarrolladas como por ejemplo el modelo de Thomas Humber en 1868. No fue sino hasta bien entrada la década del ochenta en que comenzó a ser una realidad para la gente común una bicicleta, segura y con un precio asequible.

Rover Safety Bike Foto: vintagebicycle.com

2. La llanta neumática

El ciclismo tuvo muchos comienzos en falso hasta que finalmente encontró una popularidad duradera en la década de 1890. Una de las principales razones de este avance fueron los neumáticos.

Con ellos, las bicicletas dejaron de merecerse el apelativo de ” boneshakers”(rompe huesos). Pues los neumáticos llenos de aire eran más cómodos y mucho más rápidos. Inventados en 1887 por John Boyd Dunlop, quien fabricó un juego de neumáticos para la bicicleta de su hijo para ayudarlo con los dolores de cabeza que había estado sufriendo mientras pedaleaba su bicicleta.

Sin embargo su invento no era desmontable y necesitaba de mejoras, en 1891 Édouard Michelin desarrolló un neumático que podía sujetarse al borde del rin mediante abrazaderas y luego soltarse para reparar pinchazos. A partir de ahí vino el pegado tubular, y eso progresó en la combinación de cubierta y tubo interior o cámara que se encontrará en el 99% de las bicicletas de hoy.

Primera bicicleta con llantas inflables Foto: oldbike.com

3. El desviador

Antes de que apareciera el desviador trasero, había una forma no muy práctica de cambiar de marcha. Eso implicaba bajarse de la bicicleta, quitar la rueda trasera, y girarla, para utilizar el piñón del otro lado de la rueda.

A finales de 1800 se diseñaron varios sistemas de cambio de velocidades, la mayoría de los cuales permitían cambiar entre dos engranajes utilizando varillas o, como el Cambio Campagnolo Corsa, con palancas montadas en los soportes del asiento, que fueron introducidos en el Tour de Francia en 1937, y en 1949 Campagnolo lanzó el Gran Sport, con el que popularizó el cambio de paralelogramo trasero.

Desde entonces, la introducción del cambio indexado en la década de 1980 por Shimano puso en marcha la necesidad de tener un sistema totalmente compatible de cambios, desviadores, casetes y platos, y este fue el primer modelo de lo que ahora llamamos grupos.

Desviador trasero Foto: Campagnolo

4. El bloqueo o Broche de liberación rápida

Como mencione anteriormente, antes de popularizarse los sistemas de cambio trasero, cambiar de marcha requería que se retirara la rueda trasera, se girara y se reemplazara. Y aquí entra una vez más otra de las invenciones iniciada por Tullio Campagnolo.

Mientras competía durante la temporada invernal, las manos de Campagnolo se habían vuelto tan frías que tuvo problemas para quitar los tornillos que sostenían la rueda en su lugar para quitar la rueda y, como resultado, perdió un tiempo valioso en la carrera.

Esta frustración fue el génesis de la invención del broche de liberación rápida en 1927. Obviamente, esto significaba que el proceso de quitar y reemplazar la rueda se simplificó enormemente, y el broche Quick release skewer (QR) fue fundamental para el sistema de cambio Corsa de Campagnolo, donde el ajuste y aflojamiento del broche desempeñó un papel importante para facilitar el movimiento de la cadena entre los piñones.

Quick release skewe Foto: Campagnolo

5. Los frenos accionados por cables

Los frenos accionados por cable a menudo se pasan por alto, pero no nos damos cuenta de que el mayor problema para los primeros ciclistas fue frenar sus bicicletas.

Los primeros ensayos con este tipo de innovación que aunque no eran con cables sino accionados a base de varillas datan de antes de 1900, y los accionados por cables de acero se remontan a 1901 demostrando su superioridad y eficacia por lo que continúan equipando la mayoría de las bicicletas que hoy usamos.

Frenos con chicote de acero trenzado Foto: Amazon

6. El manillar de ruta

Los manillares de caída tienen múltiples posiciones ergonómicas para la mano del ciclista, lo que hace posible recorrer largas distancias cómodamente, sin perder en lo mínimo la maniobrabilidad de la bicicleta.

Inventado por cicloturistas a comienzos del siglo XX, hoy, todas las bicicletas de carrera o ruta usan este tipo de manubrio.

Manillar de carreras Foto: bicicletasylectura.com

7. Aluminio

Los componentes de aluminio se hicieron posibles cuando las aleaciones de alta resistencia se desarrollaron en la década de 1910. Durante la década de 1930, el aluminio revolucionó la construcción de bicicletas al reducir el peso de llantas, bielas, manubrios y la mayoría de los demás componentes.

Mientras que el material maravilloso del momento es la fibra de carbono, el aluminio sigue siendo el material de elección para la mayoría de los componentes de la bicicleta que hoy usamos.

Pieza de aluminio (detalle) Foto: Drillium Revival/Flickr

8. El casco ciclista

Lejos, muy lejos han quedado aquellos momentos en que la negra cabellera engominada de Fausto Coppi, se deslizaba a través del viento cuando el italiano pedaleaba en las rondas más importantes del ciclismo de competición. Y hoy sería impensable que algún ciclista deportivo no usase el casco, pieza clave en el ciclismo de competición.

Es incierta la historia en el desarrollo del casco para ciclistas, pero si podemos comprobar como desde las primeras ediciones del Tour de Francia -a principios del 1900-, algunos corredores han llevado diversas formas de tocados para su comodidad, protección y estilo.

Estos diseños han evolucionado a partir de la gorra ciclista- que también era una forma de protección ante los elementos- , hacía una transformación en gorros con forros de algodón, redecillas de cuero rellenos de lana que fueron utilizados hasta bien entrados los años setenta y, una larga lista de extravagantes experimentos para conseguir un casco resistente, seguro, fresco  y con aerodinámica, como hoy los conocemos.

El primer casco ciclista comercial

Aunque comercialmente se le atribuye a Cinelli la fabricación en serie de la redecilla de cuero y lana, el primer casco exclusivamente diseñado para el ciclismo fue el Bell Biker en el año 1975. Este primer casco fue fabricado en poliestireno y contaba con una escasa ventilación para refrescar la cabeza del pedalista.

Bell Biker Foto: amhistory.si.edu

9. Las palancas “STI” (Shimano Total Integration)

STI por sus siglas en inglés, significa Integración total de Shimano y, como su nombre indica, estas manetas fueron introducidas por los gigantes de componentes japoneses en 1990. Ya habían lanzado el sistema de cambio de “rapid fire” para bicicletas de montaña en 1989, pero el STI trajo el cambio y el frenado juntos en el mismo lugar en las bicicletas de carretera por primera vez.

El sistema permite al ciclista desplazar el casete o el juego de platos empujando la palanca del freno, y hacia abajo al empujar otra palanca más pequeña que descansaba justo detrás. Fue un gran salto adelante en el cambio y también en la conveniencia, porque hasta ese momento la mayoría de los sistemas usaban palancas ubicadas en el tubo descendente del cuadro de la bicicleta, lo que significaba que los usuarios tenían que tomar uno que no se metiera en las barras si querían cambiar.

La innovación de Shimano también impulsó a Campagnolo a lanzar sus palancas de cambio ErgoPower en 1992, y aumentó la competencia de transmisión entre las dos compañías. En 2005, SRAM lanzó su sistema DoubleTap para convertirlo en una carrera de tres marcas en el mundo de los grupos.

ShimanoTotal Integration Foto: cloundfront.net

10. La fibra de carbono

En 1999, Lance Armstrong montó el Tour de Francia en carbono OCLV de Trek. Fue la primera bicicleta de carbono en ganar el Tour (lo sabemos, lo sabemos, Armstrong hizo trampa) y realmente marcó el punto de inflexión en el que el carbono se había convertido en el material de elección para los cuadros de bicicleta.

La ligereza, la fuerza y la capacidad de moldear formas increíbles sin sacrificar ninguno de los dos anteriores significaron que la fibra de carbono desbancaba a la bicicleta de metal en un peldaño por abajo, al menos en los niveles profesionales de competencia.

En estos días, si estás buscando una bicicleta de gama superior, es probable que la gran mayoría esté hecha de carbono. Cuadros, rines, bielas, cajas de cambio, barras, tijas de sillín, casi todo lo que encontrarás en una bicicleta puede y ha sido hecho de fibra de carbono. Mientras que el acero y la aleación todavía tienen su lugar, la gama alta de bicicletas definitivamente tiene ahora carbono en sus entrañas.

Fibra de carbono Foto: daanizzo.tumblr.com